Domingo, 16.06.2019 - 23:40 h
Genaq vende a Ejércitos de todo el mundo

Aire que se convierte en agua: así sacia la sed de los marines una firma cordobesa

La compañía de Lucena ha logrado optimizar la tecnología para generar agua potable de excelente calidad con muy poca energía y a 5 céntimos el litro

Genaq
Aire que se convierte en agua: así sacia la sed de los marines una firma cordobesa.

Genaq, filial del Grupo Keyter-Intarcón, de Lucena (Córdoba), fabrica generadores atmosféricos de agua. Sí, aunque parezca ciencia ficción, Genaq crea agua casi de la nada, del aire, y de momento, a esta tecnología que se creó en los años 50 del siglo pasado en Estados Unidos y ha perfeccionado esta empresa española, optimizando, por ejemplo su consumo energético, han sucumbido ya, entre otros, el Ejército de Estados Unidos, el español, el de Arabia Saudí, el nigeriano, el chileno o la policía de fronteras de Panamá. Sus ‘máquinas’ que generan agua del aire están instaladas también en plataformas offshore en medio del océano, en resorts del sudeste asiático, en oficinas, fábricas… Y el reto ahora es lograr un generador doméstico, del tamaño de una Thermomix,  capaz de conseguir un agua de excelente calidad, 10 litros diarios, a un precio de menos cinco céntimos por litro.

"Esta tecnología permite generar agua potable a través de la condensación de la humedad del aire, reproduciendo el proceso natural de la lluvia. El objetivo consiste en contribuir a aumentar el acceso al agua potable y la sostenibilidad del planeta llegando a todos los hogares, reduciendo, de esta manera, el consumo de agua embotellada, y su impacto en el medio ambiente. Todo ello con un coste por litro menor al de las soluciones actuales, garantizando a su vez una gran calidad del agua. Estos equipos ya están operando en bases militares, zonas de emergencia humanitaria, plataformas petrolíferas offshore y pronto estarán disponibles en unidades pequeñas para uso doméstico", explica a La Información el director comercial de Genaq, Manuel Gómez.

Los equipos no son baratos, el que genera 5.000 litros cuesta 100.000 euros; el de 5.000, unos 25.000. y el de 50 litros, "vale 4.500 euros". Pero una vez hecho el desembolso inicial, el consumo energético es mínimo, 0,3 Kw/h por litro generado. La gama Genaq Stratus es una línea de distribución de agua doméstica (para viviendas, oficinas, hoteles, hospitales ...) de 50 a 200 litros / día. La gama Genaq Nimbus es una linea de suministro remoto (para residencias, hoteles, comunidades, instalaciones industriales ...) de 5.00 a 5.000 litros / día y la gama Genaq Cumulus es una línea de respuesta de emergencia (emergencias remotas, campamentos militares, humanitarios, desastres ... ) de 50 a 5.000 litros / día.

El principio es el mismo que produce el agua de condensación que se decanta de los extractores de un aire acondicionado doméstico, pero es mucho más eficiente. No hay que enfriar nada y la mayor parte de la energía "se utiliza" para extraer toda la humedad del aire. Un generador atmosférico de agua Genaq obtiene agua potable de la condensación del vapor de agua contenido en el aire. Utiliza un ciclo termodinámico con tecnología de refrigeración mecánica con control electrónico avanzado. Y el aire tiene un porcentaje de humedad en todos los puntos del planeta, por muy secos que sean, por lo que la máquina puede funcionar en casi cualquier sitio. Incluso en el más seco de los desiertos sale agua del surtidor. Sólo es necesario que el aire circule.

El agua de condensación es básicamente agua destilada, con un PH muy bajo, por lo que no es potable. Sin embargo, el propio aparato se encarga de aportar los minerales necesarios para el consumo humano. En el proceso, una exposición a una fuente de rayos ultravioleta acaba con cualquier resto de bacterias sin necesidad de productos químicos. Y es que para garantizar la mejor calidad del agua, "el proceso incluye tratamientos que eliminan las partículas suspendidas en el aire y en el agua, los compuestos orgánicos volátiles disueltos en el agua, aumentan la mineralización para ser usada como agua potable y también incluye tratamientos de conservación que permiten su almacenamiento". El resultado final es un agua de una calidad excelente, de mineralización muy débil, explica el director comercial de Genaq.

Gómez asegura que "la policía de fronteras de Panamá, la que está en la selva, en la frontera con Colombia, recibía el agua para consumo embotellada y se la llevaban en helicóptero, como se hace, por ejemplo, en las plataformas petrolíferas. Imagínate el coste, hasta que se hicieron con nuestros equipos. Igual que resorts en islas remotas de Malasia. El agua para la ducha, etc lo captan de desaladoras porque como yo digo, nadie se ducha con Evian, pero para beber de nuestros generadores atmosféricos". Por ejemplo, el Ayuntamiento de Lucena, sede de la empresa, ha comprado uno de estos ingenios para abastecer de agua potable el cementerio de la localidad.

Además de los generadores ‘gigantes’, el grupo Keyter, en el que trabajan actualmente unas 350 personas, quiere centrarse ahora en las soluciones domésticas, que el dispensador de agua atmosférico llegue a "todos los hogares y a partir de nuestro plan de negocios inicial, estimamos vender más de 17,000 unidades/ año, generar un beneficio acumulado de 21,61 millones de euros, generar un retorno de la inversión de 3,68 y crear un total de 356 nuevos empleos tras cinco años de comercialización” porque "la comercialización exitosa de este proyecto, basada en la producción de agua distribuida, alcanzará una facturación acumulada de 135,6 millones de euros para el 2025".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios