Martes, 19.03.2019 - 21:01 h
Cuantas más tengas, mejor

Seis claves decisivas para lograr que se multipliquen tus entrevistas de trabajo

Lograr entrar en un proceso de selección no solo depende de un buen currículum y de tener contactos, hay estrategias que pueden ayudar.

Que tus manos pasen por muchas manos. / Pexels
Que tus manos pasen por muchas manos. / Pexels

Se habla mucho de cómo mejorar el currículum vitae, cómo poner a punto el perfil de LinkedIn, cuidar nuestra marca personal y, por supuesto, cómo acertar cuando nos enfrentamos a una entrevista de trabajo. Pero hay muchos otros factores que inciden en la posibilidad de entrar en un proceso de selección, factores que la gente no suele tener en cuenta y que, quizás, son los más importantes.

La realidad es que la mayoría de la gente que busca trabajo se limita a presentarse a las ofertas que encuentra. Tiene sentido, pero lo cierto es que muchas vacantes se cubren sin publicar si quiera una oferta y, aunque se publiquen, muchos candidatos entran al proceso de selección por otras vías: generalmente, a través de contactos en la empresa.

Puede que si mandas tu currículum a todas las ofertas que encuentres alguna te conteste, pero esto no es lo que deberíamos entender como “búsqueda activa de empleo”. Aunque no está de más que te sigas presentando a las ofertas laborales que encuentres, hay otras formas de aumentar tu empleabilidad y lograr, incluso, que sean los empleadores los que te encuentren, y no al revés.

La ingeniera de 'software' Moriah Rahamim asegura en un artículo para 'Noteworthy' que, tras dos meses buscando empleo, logró tener sobre la mesa siete ofertas de trabajo, algunas de 'startups' poco conocidas, otras de gigantes de la talla de Amazon, Oracle y Google.

Ni que decir tiene que no es tan sencillo encontrar buenos trabajos si en vez de ser informático eres guionista, arquitecto o biólogo, tampoco si vives en un país como España, en el que seguimos teniendo un 15,2% de paro (frente al 4% de EEUU, que podríamos considerar casi como desempleo estructural). Pero, pese a todo, Rahamim tiene razón en una cosa: su éxito en la búsqueda de empleo está relacionado con unas estrategias poco convencionales que, a la vista está funcionan.

Y estas son las claves que, aseguran, le han permitido elegir en dos meses entre siete trabajos:

1. Mejora el SEO de tu Linkedin

LinkedIn es una herramienta fundamental de todo proceso de selección. Aunque una mayoría de empresas no publican sus ofertas en la red, es muy habitual visitar los perfiles de los candidatos que se presentan antes de descolgar el teléfono, pues suelen contener más información (o al menos información diferente) a la que incluyen los currículum.

Ya hablamos por aquí de la importancia de redactar un buen resumen de tu perfil, que es la primera información que leen los candidatos, pero Rahamim insiste además en la importancia de redactar tu sumario conforme a lo que buscan los empleadores, fijándote en incluir las palabras clave que más se buscan.

Es importante, además, marcar en Linkedin que estás buscando activamente trabajo, lo que mejora tu posición en las sequedades de los empleadores, lograr recomendaciones de colegas y añadir todas las habilidades que tengas susceptibles de ser buscadas. Rahamim recomienda también pagar por la versión Premium de la red social cuando se está buscando trabajo, pues aumenta mucho tu posición en las búsquedas.

2. Di “sí” a todas las entrevistas

¿Por qué perder en tiempo en una entrevista para un puesto que no te interesa? Hay varias razones para hacerlo: en primer lugar, la oferta puede no estar bien definida, y quizás el proyecto es más interesante de lo que parecía de antemano; en segundo lugar, los empleadores no suelen buscar a gente solo para cumplir un rol: quizás este puesto no te interesa, pero al entrevistador le gusta tu perfil y te ofrece otra cosa.

Sea como fuere, no pierdes nada por hacer cuantas más entrevistas mejor: cogerás práctica, harás contactos y le tomaras el pulso al mercado laboral. Y nunca se sabe si, en un futuro, esa persona te podrá ofrecer un trabajo que te resulte más interesante.

Tampoco temas presentarte a ofertas para las que, crees, no cumples los requisitos. Muchas empresas piden el oro y el moro, pero, en realidad, saben que se van a tener que confirmar con perfiles no tan exigentes. No seas pardillo y preséntate si crees que, independientemente de los requisitos exigidos, podrías hacer bien ese trabajo. Y aclara siempre que estás dispuesto a aprender aquello que no sabes.

La entrevista de trabajo es siempre un momento tenso. / Pexels
La entrevista de trabajo es siempre un momento tenso. / Pexels

3. Llama a los empleadores, y no temas ser insistente

Entregar tu currículum a las empresas en las que te interesa trabajar, independientemente de que tengan o no abierto un proceso de selección, es uno de los consejos típicos de la búsqueda de empleo. Pero este suele limitarse a mandar un correo a alguien de personal, que, como mucho, se responderá con la típica respuesta de agradecimiento, que significa que nadie se ha leído tu currículum. Esto no sirve de nada.

Si quieres que realmente una empresa se entere de tu presencia, y de que estás buscando trabajo, no solo debes escribir a la gente de recursos humanos. Si tienes un conocido, esta es tu mejor opción, pero busca también amigos de tus amigos o escribe directamente a los responsables de los departamentos donde crees que encaja tu perfil

En las empresas se reciben continuamente cientos de currículums y, con tal de que no seas grosero, nadie va a pensar que eres un pesado, porque todo el mundo lo es cuando está buscando trabajo. Es mejor ser persistente y lograr que la persona adecuada lea tu currículum, que no serlo. Esto es importante también cuando te presentes a una oferta de trabajo: si además de escribir a la oferta en sí puedes presentarte a las personas que, crees, formarán parte de tu proceso de selección, hazlo. No temas venderte a cualquier conocido que pueda ayudarte en tu búsqueda

4. Aborda a cualquiera que visite tu perfil

LinkedIn te avisa de las personas que han visitado reciénteme tu perfil. Puede que solo pasaran por ahí, pero no deberías desaprovechar la oportunidad de escribirles preguntando si estaban buscando algo en concreto. Y es una estrategia que, según Rahamim suele funcionar: “Frecuentemente, contestaban y estaban encantados de concertar una llamada”.

Hay que tener en cuenta que muchos empleadores vienen del mundo de las ventas, y valoran la iniciativa de los candidatos.

Ordenador, inscripción, empleo
LinkedIn es una herramienta muy útil para buscar empleo / JUNTA DE ANDALUCÍA

5. No ocultes que estás en otros procesos de selección

Al buscar trabajo de esta manera, sin piedad, es posible que entres a la vez en muchos procesos de selección. Algunos pueden interesarte, otros no, pero todos cumplirán un último objetivo: dejar ver a tus empleadores que eres un perfil solicitado.

Cuando entras en un proceso de selección estás mucho mejor situado si puedes explicar que se han interesado otras empresas por tu perfil, más aún si estas compañías son conocidas. Tu empleabilidad ganará enteros.

6. No tires la toalla

"Nada de esto funciona el 100% del tiempo", apunta Rahamim. "Aún recibirás muchos rechazos antes de que puedas mostrarle a alguien lo que puedes hacer". Pero, si no das la matraca, es difícil que consigas un trabajo que realmente se ajuste a lo que estás buscando.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios