A juicio de la agencia de calificación europea

La ausencia de Gobierno impide una subida de rating pese al tirón económico

"Aunque se eviten nuevas elecciones y surja un gobierno en próximas negociaciones, la credibilidad del Gobierno se ha visto afectada", señala Lennkh. 

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. EP
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no llegaron a un acuerdo /. EP

La ausencia de Gobierno en España amenaza la evolución económica del país. Pedro Sánchez, líder del PSOE, no lograba este jueves la mayoría parlamentaria, lo que aumenta significativamente la probabilidad de que se repitan las elecciones el 10 de noviembre y prolonga la incertidumbre política de España, según destacan desde Scope Ratings, la agencia de calificación europea. 

La falta de mayor claridad sobre la formación del próximo gobierno de España y su programa limita la mejora de las calificaciones soberanas de España, que se mantienen en su nivel actual de 'A-' y una perspectiva de estable para Scope. Todo ello, pese al sólido crecimiento económico anual del país, superior al 2%, y del rendimiento récord de la deuda pública a diez años, inferior al 0,4%.

Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista (PSOE), y Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos (UP), no pudieron llegar a un acuerdo esta semana, tras una ruptura en las conversaciones provocada por las negociaciones sobre los ministerios y sus respectivas competencias. Pedro Sánchez no obtuvo la mayoría parlamentaria absoluta en la cámara baja en la primera votación del 23 de julio ni la mayoría simple de los que votaron en una segunda votación el 25 de julio.

Alvise Lennkh, analista de Scope Ratings, ha señalado que "el estancamiento político de España continúa, ya que la ausencia de una cultura de coalición ha frustrado una vez más la formación de un nuevo gobierno", dice Alvise Lennkh, analista de Scope Ratings.

"Procedimentalmente, ahora el reloj está corriendo. Sánchez tiene dos meses adicionales (60 días) hasta el 23 de septiembre para obtener los votos necesarios. De lo contrario, el 10 de noviembre se celebrarán nuevas elecciones, la cuarta en cuatro años", afirma Lennkh. En principio, todavía se puede llegar a un acuerdo. Sin embargo, aunque se eviten las elecciones repetidas y surja un gobierno de las próximas negociaciones, la credibilidad de ese gobierno ya se ha visto afectada. Además, la capacidad de un gobierno de facto de minoría que depende del apoyo implícito de los partidos separatistas para implementar reformas y adoptar el próximo presupuesto es limitada, dice Lennkh.

Por el contrario, si se celebran elecciones el 10 de noviembre, el fragmentado panorama político español podría consolidarse un poco. Sin embargo, es probable que siga siendo necesario algún tipo de gobierno de coalición. Según las encuestas actuales, la izquierda política vería el fortalecimiento del PSOE a expensas de Podemos, mientras que, en la derecha política, el PP se prepara para ganar escaños a expensas del partido de derecha Vox y de un Ciudadanos debilitado. "La capacidad de construir una coalición estable se ha convertido en un prerrequisito para el próximo presidente de España, lo que es una nueva realidad en la política nacional española", dice Lennkh.

En caso de nuevas elecciones, "es poco probable que ningún partido, incluido el PSOE, obtenga suficientes escaños para gobernar solo. Además, también es posible que ninguno de los dos bloques políticos obtenga suficientes escaños para gobernar sin la necesidad de abstenciones de diputados que representen a otras partes del espectro político o el apoyo de partidos regionales. Como tal, a falta de grandes sorpresas, es probable que la incertidumbre política de España persista en los próximos meses". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios