Miércoles, 26.06.2019 - 04:51 h
La desaceleración podría ser mayor

El 'canario en la mina' avisa: Blackrock y Caterpillar inquietan a los inversores

La mala evolución en las últimas semanas de dos actores claves en la economía mundial han puesto en alerta a los mercados, en especial al de EEUU.

Caterpillar gana un 44 por ciento menos en nueve meses y rebaja sus previsiones para 2013
El 'canario en la mina' avisa: Blackrock y Caterpillar inquietan a los inversores. / CATERPILLAR

En mitad de la intranquilidad que reina en los mercados, algunos 'canarios en la mina' utilizados por los inversores han empezado a bajar el tono de su canto. Se trata de verdaderos gigantes cuyos productos están muy ligados a los ciclos, o tienen tantas ramificaciones por toda la economía que cuando algo empieza a fallar en algún punto, rápido se detecta.

Para más inri, de todas las que se utilizan para este cometido aquellas que han rebajado su tono se sitúan entre las más significativas. Nombres como Blackrock, Caterpillar, en su momento Deutsche Bank o más generales como el sector bancario o el del automóvil lucen mucho menos vistosos que meses atrás, incluso con importantes caídas en las últimas semanas.

El primer punto crítico que los inversores miran con cierto recelo es la evolución de los beneficios que tiene el gigante Blackrock a través de sus posiciones en el mercado. Pese a que existe una gran literatura fantástica cuando se habla de que el gestor de fondos es uno de los actores que controlan el mundo, en realidad no queda tan lejos de ser verdad. Con 6,3 billones de dólares en activos (seis veces el PIB de España) no solo tiene fondos enraizados en todos los lugares del mundo, sino que también de todo tipo de actividades.

Por ello, su posición en el mercado, la evolución de sus fondos, es vital para conocer si en general los mercados van mejor o peor. Pues bien, el titán acumula en las última semanas un ‘dradown’ en bolsa -retroceso desde máximos en los que cotizaba- que supera el 35%, una caída excesiva para la relativa buena evolución de los fondos. Aunque en principio se podría pensar que la caída está muy relacionada con la subida de tipos en Estados Unidos, ya que la gente prefiere invertir en bonos frente a renta variable, dicho efecto es bastante más limitado. Además, tampoco sería un efecto de que el valor en bolsa estuviese caro, ya que cotiza a un PER 13, muy por debajo de la media en el mercado americano.

Pese a la importancia de Blackrock al llegar a todas las regiones, existen otros indicadores nichos que son todavía más seguidos. Uno de ello es la americana Caterpillar, se trata del mayor fabricante del mundo de maquinaría para la construcción, para la minería, motores diésel y turbinas industriales. En definitiva, el tamaño y el volumen de negocio que mueve han convertido a la firma en un termómetro para el sector industrial.

El pasado martes día 23, el fabricante se desplomaba un 10% en bolsa, tras anunciar los resultados del tercer trimestre (luego modero caída hasta el 7,5%). En principio, la razón principal fue la mala evolución de los países emergentes, que representan una parte importante de su volumen de ingresos, pero sus inversores respiran intranquilidad en el valor desde hace semanas, lo que no es una buena señal para el resto. De hecho, solo en octubre la firma se desploma un 28% en bolsa, un desplome que no se veía desde los peores momentos de 2015.

Los automóviles y la banca también avisan

Otros ‘canarios en la mina’ se pueden extender a sectores muy cíclicos como el de los automóviles y la de la banca. La evolución del primero acostumbra a dar una información bastante clara de la situación del ciclo económico. La razón es que a medida que se va creando empleo las ventas de automóviles incrementan, lo que ocurre al revés cuando el empleo se resiente.

En la actualidad, los datos de vehículos muestran que el negocio se para, algo que se puede apreciar cuando se comprueba la evolución de las fabricantes de coche: Ford cae desde mediados del año un 30%, Fiat Chrysler lo hace otro 30%, mientras que las japonesas caen de media un 20%. Por su parte, las europeas pierden de media un 28%, según el Stoxx Europe 600 Automobiles & Parts.

La banca es otro negocio que suele responder de manera adelantada a los ciclos económicos, en su caso es evidente puesto que sus oferta de crédito mueven el consumo. En este momento, la banca está en mínimos en los mercados, lo cuál es una mala señal de cara al futuro. Aunque en este caso, también se deben a muchos factores exogenos que son distintos se mire en España o en Italia, aunque en general su evolución es mala. Otro motivo de alerta para los inversores.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios