Se hundió un 6% el viernes

El desplome del petróleo hace saltar las alarmas en bolsa al perder los 60 dólares

Los parqués bursátiles han ido de más a menos a lo largo de la semana y a la caída del crudo se le ha unido la entrada en rojo de la bolsa de EEUU.

Grafico Brent

"El mercado está asustado con la caída de las tecnológicas, pero lo que realmente me aterroriza es el desplome del petróleo", explica Mati Greensman, analista senior del portal eToro. Las noticias desde Estados Unidos y sobre la desaceleración económica mundial han llevado al crudo, tanto el Brent con el West Texas (WTI), a vivir este viernes una de sus peores jornadas en los últimos años, con desplomes que llegaron a superar el 5,5% y el 7% respectivamente.

Aunque el mayor varapalo se lo llevó el crudo WTI, fue el Brent el que más sufrió en la sesión de este viernes al perder la barrera psicológica de los 60 dólares por barril, lo que ha empeorado la sensación del mercado. "La pérdida de dicho nivel ha sido tomada como una fuerte señal de venta para muchos inversores que tenían marcada dicha cota como nivel de huida", explican desde IG. Por su parte, el WTI se acerca rápidamente hasta los 50 dólares por barril aunque todavía mantiene dicha cota.

Las razones que explican las fuertes caídas vienen desde distintos puntos. En primer lugar, la Administración estadounidense estaría dispuesta a legislar contra las prácticas monopolísticas de la OPEP en una decisión conjunta entre demócratas y republicanos. Por otro lado, los inversores temen que se acentúe el parón en el crecimiento mundial y caiga la demanda de petróleo. Por último, también influyen las dinámicas geopolíticas entre los productores. Así, el crudo iraní sigue en el mercado a niveles máximos, pese a las sanciones, y los inversores ven cada vez más fisuras entre los países de la OPEP, lo que hace que pierdan poder de negociación.

La fuerte corrección del precio del petróleo, que lleva así desde principios de octubre, ha arrastrado con fuerza a las grandes compañías del sector. En este mes y medio las compañías más fuertes han perdido de media casi un 14%, aunque el crudo lo ha hecho hasta en un 30%. La italiana ENI es la firma más castigada con una caída del 16,6%, seguida por Total (-14,3%) y Galp (-13,5%). La española Repsol se acerca al podium: se deja prácticamente lo mismo que la portuguesa tras caer este pasado viernes un 2,62%.

La caída de los valores ligados al crudo ha llevado a una corrección en la semana para los mercados. El Ibex 35 ha perdido fuelle a medida que avanzaba la semana y sufría un castigo del 1,54%, salvando casi 'in extremis' la cota de los 8.900 puntos al cerrar en los 8.916,7

Jorge López, analista de XTB, ha destacado que "la zona de los 8.900 puntos se presume clave para no volver a ver los 8.600, que actualmente coincide con los mínimos del mes pasado y también con los mínimos anuales. Con este resultado acumulamos la segunda semana consecutiva de recortes dentro de nuestro selectivo". 

Este sector no ha sido el único penalizado durante esta semana. La banca también ha sufrido un fuerte revés tras la valoración negativa de Jefferies, lo que ha teñido de rojo el selectivo dada la fuerte ponderación de ésta. "No obstante la salud de nuestro sistema bancario es mucho mayor que la del resto de Europa y esta noticia solamente ha provocado un recorte puntual, que no debe causar mayores problemas a una banca que espera el 2019 con impaciencia ante los posibles movimientos que ejecute el BCE", según destaca Jorge López. 

Los mercados no levantan cabeza 

Los parqués europeos tampoco se han librado de los números rojos durante esta semana y han seguido la estela bajista del mercado norteamericano. El Dax ha sido el peor índice de Europa, con permiso del italiano, y ha retrocedido casi un 14%. En Estados Unidos la situación tampoco es para lanzar cohetes al entrar la mayoría de índices en terreno negativo en 2018. El desplome del Nasdaq obedece a unos resultados empresariales por debajo de lo esperado, lo que ha provocado un cierre masivo de posiciones por parte de los inversores, sobre todo en el caso de las FANG (Facebook, Amazon, Netflix y Google). 

Pablo Fernández de Mosteyrín, analista de Renta4, ha destacado que la visión de mercado del banco es que "tras las fuertes caídas ante las dudas sobre el ciclo económico global, la velocidad de subida de tipos de la Fed (riesgo que se está reduciendo) y otros riesgos de corte político (Italia, Brexit), será necesaria una mayor claridad sobre el ciclo así como un avance en la resolución de las incertidumbres políticas para ver mejoras importantes de las cotizaciones, en un contexto de valoraciones atractivas, con un descuento del 20-30% en términos de PER respecto a su media histórica". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios