Por su exposición al comercio

Draghi alerta de que los países del euro son vulnerables a la 'guerra' de Trump

El BCE incide en que la deuda de los países de Europa central y oriental en 2018 alcanzó el 70% del PIB, superando a muchas economías emergentes

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha alertado de que los países del euro son especialmente vulnerables a los conflictos comerciales, como el abierto por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con China y con México, más recientemente, y a los 'shocks' financieros. Lo ha hecho durante la octava conferencia anual que celebra el emisor en Frankfurt y que se centra en la situación de los países de Europa Central y Oriental. El BCE, de hecho, ha decidido en su última reunión retrasar al menos hasta la primera mitad de 2020 la subida de los tipos de interés ante el temor de una crisis a medio plazo en la región por el frenazo de la automoción o los bienes de equipo, sectores básicos en el comercio internacional.

Draghi ha incidido en que el comercio mundial se ha enfrentado a obstáculos en los últimos años, con la aplicación de más medidas restrictivas que de liberalización, lo que ha afectado "de manera desproporcionada" a las economías de la región por dos motivos. En primer lugar, porque su industria produce sobre todo bienes de consumo duradero, que dependen mucho del comportamiento cíclico de la economía. En segundo lugar, por su especialización cada vez mayor, que las hace estar más expuestas a los 'choques' específicos.

En concreto, el presidente del BCE ha puesto como ejemplo cómo en algunos países las exportaciones de vehículos representan casi el 30% del total de las ventas al exterior de la industria, "lo que las hace más vulnerables a la amenaza de aumentar las tarifas de los automóviles", ha sentenciado. No ha citado ningún país, pero este caso bien pudiera ser el de Alemania.

Además, el efecto de los aranceles podría ampliarse, ya que una gran parte de los productos cruzan las fronteras varias veces durante el proceso de producción. Por ello, Draghi ha invitado a los gobiernos a poner en marcha reformas hacia un modelo de crecimiento más equilibrado que sea menos vulnerable a los cambios en las condiciones externas, como los que se han producido recientemente.

Esta misma madrugada, Trump ha vuelto a cargar contra la Reserva Federal de EEUU y contra el euro. Por su canal favorito, Twitter, ha denunciado que la moneda europea y otras divisas están devaluadas frente al dólar para perjudicar a EEUU. Además criticado al banco central de su país por mantener un dólar fuerte con los tipos de interés altos y su por su estrategia de reducir el balance de activos.

Estos datos confirman que se necesitan esfuerzos políticos "sostenidos" para mantener un camino de convergencia estable. Las economías de la región necesitan encontrar nuevas formas de impulsar el crecimiento de la productividad y aumentar la acumulación de capital. El principal desafío a largo plazo es, en su opinión, avanzar hacia un modelo de crecimiento y financiación más equilibrado, que dependa más de la innovación nacional y de un mayor gasto en inversión de lo que lo ha sido hasta ahora. 

Fuerte nivel de deuda y más dificultad para financiarse

Entre otros vientos de cola, Draghi se ha referido también al elevado nivel de endeudamiento que presentan los países de la región y que supone más del 70% del PIB de las economías de Europa central y oriental con datos hasta 2018, lo que supone un nivel más alto que el de muchas otras economías emergentes. La inversión extranjera directa ha caído desde el 50% de ese nivel de pasivo que representaba antes de la crisis financiera, hasta el 42% el año pasado.

Este último análisis de Mario Draghi es importante porque con un comercio tocado, costes financieros de la deuda altos y menos entrada de capital extranjero, los países están teniendo dificultades para financiarse

A FONDO

Lagarde pide atajar de una vez la corrupción

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha instado a los países de Europa central y del este a reducir la corrupción. Tras la intervención de Mario Draghi, Lagarde les ha pedido que fortalezcan "los esfuerzos anticorrupción", y consideró que "han hecho progresos pero muy despacio". La directora gerente del FMI, que fue ministra de Finanzas de Francia, ve necesario "reconstruir la confianza en las instituciones" porque "cuando la corrupción se vuelve institucional envenena la capacidad de atraer inversiones".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios