Al calor de la negociación entre China y EEUU

El petróleo se dispara un 21% en quince días pero... ¡ojo! aún no es hora de entrar

Los analistas ponen como nivel a tener en cuenta los 61,91 dólares en el caso del barril de Brent

El Brent escala más del 19% desde Nochebuena
     

El petróleo se ha disparado en torno al 19% en apenas quince días, dando fuerza al rally de comienzos de año en la renta variable. El hecho de que el oro negro haya llegado a tocar los 60 dólares a lo largo de la sesión no esconde que el nivel de incertidumbre global sigue siendo demasiado elevado. Tanto, que los analistas apuestan por la cautela y en ningún caso entrarían en este activo a un precio inferior a 61,91 dólares

El mercado de materias primas es un fiel reflejo de la mejora de perspectivas en torno a la guerra comercial los últimos días en los que, no obstante, la fuerte volatilidad ha sido la tónica dominante. El barril de Brent supera a esta hora el nivel de los 61 dólares, con un alza del 4,3%. Desde el pasado 24 de diciembre, cuando registró mínimos de 2018, en 50,47 dólares, el oro negro se aprecia por encima del 21%. 

Algo más, prácticamente un 20%, se encarece el barril de crudo ligero West Texas al haber pasado de los 42,53 dólares que marcó en Nochebuena (también fue su nivel más bajo a lo largo del año pasado) a superar hoy los 52 dólares, con un avance muy cercano al 5%. 

En el caso del Brent, Sergio Ávila de IG Markets explica que se ha topado con una resistencia importante en los 59,95 dólares. Dado que el avance de los últimos días está ligado al devenir de las conversaciones entre Estados Unidos y China, no es de descartar que pueda producirse un cambio de signo. Desde su punto de vista los 61,95 dólares serían el nivel a tomar como referencia para posicionarse y tratar de buscar un mayor rebote.  

Cualquier acuerdo entre los dos gigantes que sirva para rebajar los aranceles e impulsar el comercio puede potenciar el crecimiento a nivel global. Esto se traduciría, a su vez, en un mayor crecimiento de China y elevaría la demanda de crudo del gigante asiático, que es de hecho el principal importador a nivel mundial -demanda 8,4 millones de barriles diarios-, lo que se traduciría en un alza de los precios.

Pero también existe un temor en el mercado a que suceda lo contrario y que las tensiones comerciales y la guerra entre los mayores productores a nivel mundial puedan lastrar los precios a lo largo de este ejercicio. 

El clima global se muestra más propicio para un alza del crudo. Mati Greenspan, analista senior de eToro, incide en que el progreso continuo en las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China y una postura más suave de lo esperado por parte del presidente Donald Trump con respecto a la construcción del muro en la frontera con México, están generando "apetito por el riesgo entre los inversores globales".

También contribuyen a esta atmósfera positiva las últimas cifras de desempleo en Europa, que han sido mucho más bajas de lo esperado y se sitúa en el mejor nivel desde la crisis, lo que podría ayudar a suavizar la desaceleración.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios