Foresta Private Equity II SCR

El fondo de biomasa de Arregui, del Pino y Telefónica 'engorda' con más millones

Foresta Private Equity II ha llevado a cabo una ampliación de capital por 2,47 millones y ya han 'inyectado' 43,3 millones junto a otros accionistas. 

Principales accionistas de Foresta Private Equity II SCR

Foresta Private Equity II SCR ha ampliado capital por enésima vez. El fondo de capital riesgo, presidido por Juan Luis Arregui y con empresarios 'vip' de nuestro país dentro de su accionariado, ha recibido una inyección de 2,47 millones de euros. No en vano, el máximo responsable de la firma es uno de los hombres más ricos de España y ha acuñado gran parte de su patrimonio, de más de 620 millones de euros, gracias a su olfato empresarial: fundaba Gamesa, fue el consejero con más participación en Iberdrola, es dueño de Ence y cuenta con múltiples negocios, sobre todo en el sector de la energía. 

El fondo de capital riesgo es un vehículo de inversión lanzado por el empresario que apuesta por canalizar sus apuestas en el sector agroforestal, sobre todo en el desarrollo y explotación de plantaciones forestales de maderas nobles. Esta actividad es lo que comúnmente se conoce como biomasa, que es la fuente de energía renovable que cuenta con mayor potencial de crecimiento en nuestro país. 

El presidente de Ence, antiguo vicepresidente de Iberdrola (alcanzó una participación del 2% en la eléctrica), conoce perfectamente el sector ya que ha hecho de Ence una compañía del Ibex 35. Su evolución en bolsa durante 2017 (multiplicaba por más de dos su precio) disparaba su tamaño y el patrimonio del empresario, que le consolidaba dentro de los 'vip' de nuestro país, gracias al 29,276% del capital que tiene en sus manos. 

Foresta Private Equity II es un fondo de capital riesgo lanzado por Foresta Capital, sociedad de Juan Luis Arregui que se dedica a cultivos forestales y energías renovables ya que cultivan maderas nobles con destino a mercados de futuros de materias primas. Entre sus grandes accionistas cuenta con el Consorcio de Compensación de seguros (15,42% de las acciones), la Asociación Telefónica para Asistencia a Minusválidos, perteneciente a Telefónica, que posee un 13,92% del capital. El tercer mayor accionista en discordia es Casagrande Cartagena, 'family office' de la familia del Pino, que tiene un 14,11% de los títulos mientras que Foresta Capital tiene un 12,23%, todos ellos a 31 de diciembre de 2017. 

Las ampliaciones de capital que ha realizado Foresta Private Equity en los últimos años siempre han sido suscritas por la mayoría de sus accionistas. Durante el curso 2017 (última fecha de cuentas publicada), solo Telefónica decidía hacer cambios: no acudía a dicha colocación con la Asociación Telefónica para Asistencia a Minusválidos sino que lo hacía con Telefónica Capital, que cuenta con un 0,9% de las acciones. Además, la gestora de los planes de empleo de los trabajadores de Telefónica (Fonditel) también tiene fuertes inversiones realizadas en el fondo. 

Desde su nacimiento en abril de 2008 el fondo de capital riesgo ha ido ganando 'músculo' gracias a las ampliaciones de capital. La última, y por tanto más reciente, se comunicaba este martes y ascendía a cerca de 2,47 millones de euros, por lo que el capital suscrito por sus empresarios 'vip' y accionistas se sitúa ya por encima de los 43,3 millones de euros. 

El fondo Foresta Private Equity II SCR opera en un sector en el que el grupo Foresta Capital, que tiene a Fernando Abril-Martorell como consejero, cuenta con gran experiencia. Hace un par de años, la firma se aliaba con Delaviuda Confectionery Group e invertían más de cinco millones de euros para cultivar más de 200 hectáreas de almendros tras plantar 70.000 árboles en Tejeda de Tiétar (Cáceres). 

Las grandes inversiones de Foresta Private Equity II SCR son Nogales del Tiétar, citada anteriormente, junto con La Pradera de la Tabladilla y Fine Timber Investment. De hecho, su fuerte peso en esta última (25,34%) era un quebradero de cabeza para el fondo de capital riesgo ya que no cumplía el coeficiente de diversificación fijado en el número 1 del artículo 16 de la Ley 22/2014 que establecía que la sociedad "no podrá invertir más del 25% de sus activos en una misma empresa".

No obstante, y para tranquilidad de la compañía las inversiones son anteriores a la entrada en vigor de dicha ley y en el momento de la inversión cumplían con los máximos, que eran de un 40%. Los administradores consideran que la sociedad dispondría de un plazo suficiente de tiempo para adoptar las medidas necesarias para adaptar la estructura de participaciones en caso de que fuera requerida a ello. 

La evolución del fondo de capital riesgo es positiva. En el ejercicio 2017, último del que se tienen datos, obtenía unos ingresos de 325.997 millones y tanto sus activos como su patrimonio neto superaba los 41 millones de euros gracias a las continuas ampliaciones de capital. Además, la firma ganaba 71.616 euros, un 58,69% más, destacando que para el pasado curso y sucesivos "la sociedad mantenga el mismo ritmo de incremento tanto en activos como en patrimonio, manteniendo la cifra de negocio en las cifras actuales ".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios