Miércoles, 18.09.2019 - 06:34 h
Compras a mercado

Pallete, Carvajal, Vilá... Reacción de la cúpula de Telefónica al desplome bursátil

El presidente, el consejero delegado y el secretario general pausan sus vacaciones para salir a comprar acciones en bolsa de la operadora.

Pallete y Vilá en la última presentación de resultados.
Pallete y Vilá, presidente y consejero delegado de Telefónica. / EFE

En estado de nervios. El veloz desplome de la acción de Telefónica en bolsa en las últimas semanas había puesto en tensión a la cúpula directiva de la operadora. El grupo ha acumulado un descenso del 18% en bolsa desde que Caixabank, su principal accionista, lanzó un mensaje de desconfianza al resto de inversores al proteger su millonaria participación con derivados financieros -que se revalorizan con la caída- a partir de los 7,33 euros, como explicó ‘La Información’.

En pleno agosto, tras la relectura de la situación, tres de los principales ejecutivos de la empresa han comunicado a la CNMV compras acciones de Telefónica entre la tarde del jueves y la mañana de este viernes. Se trata de compras a mercado para tratar de contrarrestar el clima negativo que vive la acción. No hubo comentarios disponibles en la operadora.

El presidente de la compañía, José María Álvarez-Pallete, ha adquirido 100.000 títulos a 5,98 euros, mientras que el consejero delegado, Ángel Vilá, ha comprado 22.965 acciones a ese mismo nivel. El secretario general y responsable de asuntos regulatorios, Pablo Antonio de Carvajal, también se ha hecho con 8.375 títulos. En total, los tres altos directivos dieron orden de adquisición sobre 131.340 acciones, valoradas en unos 785.000 euros, según los datos recabados por este diario.

Como publicó en exclusiva ‘La Información’ el pasado 22 de julio, Caixabank contrató un ‘equity swap’ (permuta financiera) sobre 51 millones de acciones de Telefónica para protegerse de una caída en bolsa por debajo de 7,33 euros.

Se trata de un instrumento que se revaloriza si el activo cae, como así ha sucedido desde entonces. Las acciones de la operadora se han derrumbado un 18% hasta perder los 6 euros por acción, niveles de 2005 teniendo en cuenta los ajustes por el pago de dividendo que hay que aplicar a la cotización.

El movimiento bursátil de Telefónica ha provocado pérdidas latentes al 5% de Caixabank que rondan los 350 millones de euros, aunque el derivado financiero ha disparado su valor por encima de los 60 millones. De este modo, el banco tiene blindada su participación ante la caída en bolsa y podrá rentabilizar el mal momento de Telefónica.

El banco que dirige Gonzalo Gortázar hizo lo mismo entre julio de 2017 y abril de 2018 con grandes resultados. En el momento en el que Telefónica se recuperó en bolsa, Caixabank liquidó por diferencias el derivado -entonces, sobre el 0,8% del capital- con jugosas ganancias: la cotización de la operadora se fue de 9 euros a poco más de 7,7 en ese periodo.

La salida en tromba de la cúpula trata de mitigar el impacto que ha provocado en la confianza de otros inversores el movimiento de Caixabank. La inversiónde Vilá, Carvajal y Pallete es simbólica (menos de 800.000 euros) en comparación con el dinero de su mayor accionista: el 5% de Telefónica en manos de Caixabank vale en bolsa 1.500 millones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios