Blinda el 1% del capital

Caixabank se protege con derivados ante una posible caída en bolsa de Telefónica

La entidad financiera ha registrado un derivado financiero sobre el 1% del capital de la operadora, valorado en unos 380 millones de euros.

El presidente de Caixabank, Jordi Gual.
El presidente de Caixabank, Jordi Gual. / Efe

¿Vienen curvas? Caixabank, el banco controlado por el holding financiero Criteria Caixa, acaba de levantar un muro para proteger su principal inversión y activo patrimonial: sus acciones de Telefónica. La entidad financiera que preside Jordi Gual y dirige Gonzalo Gortázar acaba de firmar una nueva cobertura sobre sus títulos en la operadora para protegerse de los vaivenes del mercado, según una notificación enviada a la CNMV advirtiendo de esta circunstancia.

Caixabank, participado en un 40% por el holding Criteria Caixa (100% propiedad, a su vez, de Fundación La Caixa), controla de forma directa un paquete de 5% del capital de Telefónica, una participación histórica que se remonta varios lustros atrás en el tiempo y que le ha suministrado cientos de millones de euros en dividendos. Sin embargo, la nueva regulación bancaria obliga a los bancos a valorar de forma constante en el tiempo sus participaciones financieras y penaliza este tipo de inversiones ante potenciales conflictos de interés al darles crédito.

Paradójicamente, la apuesta por Telefónica no solo baja, sino que sube para la antigua caja de ahorros. Desde principios de 2017, Criteria está construyendo una participación en paralelo a la del banco que ya se eleva al 1,2% del capital, que se encuentra en números rojos. Tiene unas minusvalías latentes de unos 16 millones (-5,3%) ya que el precio medio de adquisición de este paquete accionarial se sitúa en torno a los 7,65 euros, como publicó La Información. En conjunto, la cabecera del grupo Fundación La Caixa controla más del 6,2% del capital de Telefónica a través de su banco y su holding, lo que le convierte en el mayor accionista de la operadora por delante de BBVA y los fondos de Blackrock.

Evolución de Telefónica y cartera de CriteriaCaixa.

El 1% del capital, blindado

Según la notificación de Caixabank, enviada a nombre de su presidente y consejero de Telefónica, Jordi Gual, el banco cubre 51,9 millones de acciones de la operadora de que dirige el tándem formado por José María Álvarez-Pallete y Ángel Vilá. Es el equivalente al 1% del capital de la multinacional española y, a los precios del viernes, vale 376 millones en bolsa. “Mediante este instrumento financiero, Caixabank efectúa una cobertura de las acciones subyacentes al precio unitario pactado (7,33 euros) con fecha 15 de julio de 2019 se han concretado los parámetros definitivos del instrumento, si bien las instrucciones para la constitución de la operación se habían ordenado con anterioridad”, explica el banco.

¿Cuál es el objetivo y para qué se extiende esta cobertura? ¿Es una posición bajista? “Es un instrumento financiero habitual para la gestión activa de nuestra cartera de participadas. Se asegura un precio de cobertura. Con este instrumento conservamos nuestros derechos de votos hasta la liquidación. No supone que vayamos a entregar nuestras acciones ya que también se puede liquidar por diferencias”, señalan fuentes de la entidad a 'La Información'. No se trata de una posición corta o especulativa -pese a que el contrato puede generar beneficios si cae la acción- ya es la posición es proporcional a la participación del 5% y por tanto está catalogada como una cobertura a efectos de las normas de contabilidad, apuntan desde una firma auditora.

¿Qué ocurrió hace dos veranos?

No es la primera vez que la entidad financiera recurre al uso de derivados -coberturas- para proteger su inversión. Caixabank contrató el 31 de julio de 2017 contrató un ‘equity swap’ sobre 45,7 millones de acciones (0,8% del capital) de Telefónica que liquidó en abril de 2018. En ese periodo, la cotización de la operadora -una vez ajustado el pago de dividendos- pasó de 9 a 7,7 euros por acción, lo que representa una caída próxima al 15% en poco más de diez meses.

Según estos datos, la “cancelación por diferencias del equity swap” habría generado un rendimiento de unos 60 millones de euros para Caixabank, que compensó así en parte el desplome de la cotización.

Caixabank mantenía una valoración de 1.905 millones de euros al cierre de 2018 por sus acciones en Telefónica, 204 millones menos que el año anterior. La entidad financiera registró la entrada de 103 millones de euros en dividendos por parte de la operadora, cifra idéntica a la de 2017. De ese modo, con las coberturas y los dividendos, el banco compensó en parte la depreciación contable de su participación en la compañía.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios