Falta planificación financiera 

El problema de cara a la jubilación: hay mentalidad ahorradora y no inversora

Los ciudadanos españoles optan por tener su dinero en depósitos, que ofrecen rentabilidades prácticamente nulas en vez de invertir en otros productos.

¿Es una buena idea invertir en ladrillo para la jubilación?
El problema de cara a la jubilación: la mentalidad ahorradora y no inversora.

El problema de la sostenibilidad del sistema público de pensiones y la pensión una vez nos jubilemos es algo que preocupa cada vez más a los españoles. De hecho, el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de enero sitúa las pensiones como la décima mayor preocupación de los ciudadanos, con un 7,6% de los votos. 

Los españoles asumen que la pensión pública no servirá para garantizar nuestra jubilación y que hará falta complementarla con planes privados o con distintas inversiones. ¿El motivo? La población española envejece debido a que se producen pocos nacimientos y la esperanza de vida se ha disparado en nuestro país. De hecho, hay estudios que destacan que España será, a mediados de siglo, el segundo país más envejecido del mundo tras Japón. 

La preocupación es latente pero la toma de decisiones, aunque necesaria, se posterga en el tiempo. A este comportamiento se une otro igual de relevante, como es el caso de nuestra mentalidad ahorradora y no inversora. "Somos mejores ahorradores que inversores", tal y como destacaba Beltrán de la Lastra, presidente y director de Inversiones de Bestinver en su participación en el Bloomberg Capital Markets Forum de Madrid.

El ciudadano de a pie opta por tener su dinero en depósitos como atesora que hayan superado la cota de los 800.000 millones de euros al alcanzar los 806.936 millones de euros, por primera vez en la historia, según datos del Banco de España. El ahorrador, por tanto, opta por tener su dinero en cuentas corrientes que apenas ofrecen rentabilidad y renuncia a sacarle rédito a su dinero. 

Este gran tamaño choca con la inversión realizada en planes de pensiones o fondos de inversión. Los primeros cuentan con un patrimonio gestionado de 71.961 millones de euros, según datos de la consultora VDOS, mientras que en los segundos, si tenemos en cuenta el conjunto de toda la inversión colectiva (fondos y sociedades) el montante ascendería hasta los 470.675 millones de euros. 

Beltrán de la Lastra señalaba en la mesa de debate que "debemos pasar de ahorradores a inversores" ya que "hay un buen entorno para ello". Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, iba en la misma línea al recalcar que "se necesita debate y miras a largo plazo, que es importante. Cuanto antes se aborde este tema será mucho mejor ya que si es tarde será un problema gravísimo". En ambos casos, subyace la necesidad de fomentar el ahorro privado en tema de pensiones. 

Olaf Díaz-Pintado, codirector división de banca de inversión de EMEA en Goldman Sachs, era mucho más crítico al destacar la falta de grandes gestores de pensiones privadas en España. "No los hay en España y en otros países sí, lo que es muy importante". La falta de cultura financiera es otro de los elementos que juega en contra de ahorrar de cara a la jubilación ya que se desconocen términos como el 'tipo de interés compuesto' que, a juicio de Beltrán de la Lastra, es el gran desconocido. Éste tiene en cuenta los intereses que se obtienen en cada periodo, que se van sumando al capital inicial, por lo que se generan nuevos intereses. 

Desde Abante, y de cara a la jubilación, destacan que es importante elaborar un plan financiero con proyectos y planes vitales. El objetivo sería dar respuesta a preguntas como: ¿Qué quiero hacer cuando me jubile? ¿Cuánto cuestan mis objetivos? ¿Cuándo tengo pensando jubilarme?... Por tanto, responder a estas cuestiones nos servirá para cuantificar la cantidad necesaria para poder realizar dichos objetivos. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios