Baja un 17% desde la OPV

Uber, cuesta abajo y sin frenos... Vuelve a caer un 10% en bolsa tras su fiasco inicial

La firma afronta amenazas como la regulación creciente en los países donde está presente, las protestas de sus conductores o la mayor competencia

Uber se enfrenta a las autoridades de Nueva York
Uber se enfrenta a las autoridades de Nueva York

Uber, la plataforma de vehículos con conductor, afronta su segundo día de cotización en Wall Street con dudas renovadas entre los analistas sobre su valoración tras el fiasco de su salida a bolsa. Al cierre de la sesión del lunes, las acciones de Uber cayeron otro 10,8%, hasta 37,1 dólares. Partía de un precio un 7,6% inferior al de su opv, tras haber cerrado el viernes a 41,57 dólares (37,02 euros), frente a los 45 dólares (40,07 euros) a los que se estrenó. En solo dos días ha perdido un 17,5% en bolsa o 19.000 millones de dólares desde los 81.000 millones en que se tasó su OPV.

Lo ha hecho en medio de una coyuntura complicada por las mayores tensiones sobre la guerra comercial que, según los expertos, afectan negativamente a su negocio al impactar sobre la confianza de los consumidores y sobre las perspectivas económicas. 

La tensión entre los dos gigantes, sumada al hecho de que su principal competidor en EEUU, Lyft, acumula un retroceso del 25% desde su salida a bolsa el 29 de marzo (solo en las últimas tres sesiones se deja un 14%), han puesto en entredicho sus previsiones y han renovado las dudas sobre si puediera estar algo sobrevalorada, explica a La Información Joaquín Robles, analista del bróker XTB

Debido a que Lyft y Uber son prácticamente las únicas empresas en este segmento, no hay demasiada información para valorar las acciones, en opinión de Alexander Londoño, analista colaborador del bróker ActivTrades. Aparte de los débiles datos fundamentales de Lyft que han estado contagiando de pesimismo a Uber, su estreno también se ha dado justo cuando los mercados globales de acciones estaban retrocediendo presionados por la incertidumbre de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. 

Así y si bien Uber ha escogido un mal momento para salir a bolsa, no todas las OPVs han tenido éxito desde su inicio. "A Facebook también le tomó su tiempo superar el precio inicial de la OPV antes de empezar a generar ganancias por acción. Lo importante es ver el comportamiento de Uber durante el mercado alcista para determinar en realidad qué fuerte está con relación al resto del mercado", puntualiza.

Amenazas para su negocio 

Pese a que Uber ha hecho mucho por expandirse, está ya presente en 67 países y acumula más de 15 millones de viajes diarios, está entre las tecnológicas de nueva creación que todavía no ha logrado cerrar ningún trimestre en beneficio desde su fundación (2009), añade. Es cierto que en los últimos años ha ido rebajando sus costes y que podría estar cerca de su brake even (el punto de equilibrio entre sus gastos y sus ingresos). 

A nivel fundamental, y tal como señala Sergio Ávila Luengo, de IG Markets, la compañía ha advertido de que a corto plazo seguirá presentando resultados negativos, después de que el año pasado reconociese unas pérdidas operativas de 3.000 millones de dólares, a pesar de haber incrementado sus ingresos un 40% respecto al ejercicio anterior. En concreto y para el primer trimestre del año, se estiman unas pérdidas de 1.000 millones de dólares, a pesar de que su facturación se había elevado por encima de los 3.000 millones, en comparación con los 2.854 millones facturados en el primer trimestre de 2018. Técnicamente, no tenemos demasiado historial para poder analizar, pero todo apunta a que puede seguir cayendo más a corto plazo. Además sobre su negocio sobrevuelan otras amenazas importantes.

Amenazas, como la regulación creciente de su negocio en los países donde está presente, el hecho de que sus conductores (autónomos) hayan intensificado sus protestas y paros en las dos últimas semanas, coincidiendo con el debut bursátil, y los costes que estas huelgas pudieran tener; así como el hecho de que justo por ser empresas pioneras en su sector tienen que hacer frente a una mayor competencia.

Los expertos consultados coinciden en que la firma cotizará las próximas semanas muy previsiblemente en el rango de su salida a bolsa o ligeramente por debajo. Lo que apenas haría moverse su capitalización del entorno de los 69.700 millones de dólares (62.000 millones de euros), frente a los hasta 81.000 millones de los que se llegó a hablar en su valoración inicial.

Esta posibilidad no hará mucha gracia a los clientes más adinerados de Morgan Stanley a los que, según informa Bloomberg, el banco de inversión estadounidense ofreció la oportunidad de 'entrar pronto' en la eventual salida al mercado de Uber, ya que la entidad recaudó fondos privados para la plataforma de transporte. En concreto, Morgan colocó los títulos de Uber a 48,7 dólares entre grandes patrimonios que habrían perdido más de un 14% de lo invertido de una tajada. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios