Domingo, 24.03.2019 - 15:22 h
EEUU, Gran Bretaña y Francia bombardean Siria

La OTAN y la ONU respaldan el ataque para poner fin al uso de armas químicas

EEUU dice tener informes que prueban el uso de gas cloro y sarín en Duma y señala a Rusia como cómplice. Esta acusa a Occidente de apoyar terroristas.

Bombardeo en Siria.
Bombardeo en Siria. / EFE

La ONU y la OTAN han defendido el ataque de EEUU, Gran Bretaña y Francia en Siria porque la comunidad internacional no puede permanecer sin hacer nada ante el uso de armas químicas. "No se puede consentir una banalización de su uso", ha sido el mensaje que se ha transmitido a Rusia, que vio cómo solo Rusia y Bolivia se ponían de su lado en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Cierto que el embajador ruso ya había dejado entrever que un apoyo a su país iba a ser poco más que una odisea, mientras Putin criticaba a Occidente por apoyar el terrorismo en Siria con las sanciones a Irán, aliado, en el horizonte. 

"Misión cumplida", celebraba Trump reconociendo el apoyo de Macron y de Theresa May, después de una semana de contactos con medio mundo, incluyendo la propia Rusia. "Un ataque perfectamente ejecutado, el de anoche. Gracias a Francia y al Reino Unido por su sabiduría y por el poder de sus excelentes ejércitos. No se podía obtener mejor resultado", tuiteaba.

Porque lo cierto es que el ataque de EEUU ya era conocido (Rajoy confesó que también fue informado) por todos, de hecho gran parte de los misiles lanzados fueron interceptados por el régimen de Assad. Trump no quería bajas rusas ni de civiles. EEUU no quiere meterse en el avispero de Oriente Medio y menos teniendo en cuenta que Putin hace tiempo que tomó el mando allí. Y los mercados, aunque las bolsas bajen el lunes, también lo tenían descontado. 

La sensación es que el ataque ha salvado la cara a todos. La comunidad internacional lo ha apoyado y ha dejado claro que no es indiferente ante las imágenes de niños ahogándose en directo atacados por armas químicas y Trump ha demostrado que él, no como Obama, no consiente que nadie cruce líneas rojas.

De hecho, EEUU ya ha anunciado (por fuentes oficiales que no han dado su nombre) que tiene informes del uso en Duma de gas sarín y cloro por parte del régimen sirio. Los inspectores de la ONU están ya en el lugar para investigarlo. 

La embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley, ha avisado al Gobierno sirio de que el Ejército norteamericano está "preparado para disparar" de nuevo como vuelva a emplear armas químicas, pero nadie quiere una escalada del conflicto. 

En España las respuestas fueron las previstas. Desde el apoyo sin fisuras del Gobierno y de Cs al ataque, aunque Villegas fue un paso más y habló que llevar ante la justicia a Assad, a las críticas de IU que lo consideró lamentable. Sánchez apostó por... el diálogo y Podemos lo calificó de ilegal. 

El Ejército sirio por su parte ha reaccionado con un lacónico mensaje en el que ha señalado que "continuará defendiendo Siria y protegiendo a sus ciudadanos" al tiempo que parte de su gente salía a las calles para protestar por los bombardeos. Mientras, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha pedido  a todas las partes de la guerra en Siria que respeten la Carta de Naciones Unidas y el derecho internacional humanitario. En el camino, la ONU no es capaz siquiera de poner de acuerdo a Rusia y a EEUU para lograr una resolución para exigir el final del programa de armas químicas en Siria. Trump lo ha dejado claro: misión cumplida. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios