Domingo, 19.08.2018 - 23:06 h
La reunión ha durado dos horas

Putin reconoce en su reunión con Trump que "quería que ganara las elecciones"

Tras la reunión, el presidente de EEUU levanta ampollas en su partido por dar más credibilidad al mandatario ruso que a su servicio de inteligencia. 

Trump y Putin, se dan la mano antes de la reunión.
Trump y Putin, se dan la mano antes de la reunión. / EFE

Una de las reuniones más esperadas desde la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, su encuentro con Vladimir Putin, ha estado marcado por la buena disposición de ambos mandatarios. Putin y Trump, dos líderes con fuerte carácter, salieron satisfechos del primer encuentro entre ambos países desde la llegada del norteamericano al despacho oval. El presidente de Estados Unidos calificó de "un buen comienzo para todos" la reunión a solas que mantuvo durante más de dos horas en Helsinki con su homólogo ruso.

Uno de los puntos que se preveían más conflictivos, la supuesta injerencia rusa en las elecciones norteamericanas, se ha saldado con una negación por la parte rusa y un lamento por la parte norteamericana de que ese asunto haya mantenido separadas a ambas potencias. Putin, aseguró que durante las negociaciones en Helsinki le dijo a su colega de EEUU que Moscú no interfirió en las elecciones presidenciales norteamericanas. "Tuve que repetir lo que ya he dicho muchas veces: que Rusia nunca ha interferido y no tiene intención de interferir en los asuntos internos estadounidenses, entre ellos los procesos electorales", dijo Putin. Dicho esto, el dirigente ruso no se escondió y reconoció que quería Trump ganara las elecciones en su país por la disposición de su homologo norteamericano de "querer mejorar las relaciones con Rusia".

Trump, a su vez, aseguró que la investigación judicial sobre la trama rusa es "un desastre" para su país y lamentó que haya "mantenido separados" a Washington y Moscú. El presidente de EE.UU. añadió que no ve "ningún motivo" por el que Rusia podría haber interferido en las elecciones estadounidenses de 2016, contradiciendo así la conclusión de las agencias de inteligencia de su país. "Me han dicho (las agencias de inteligencia) que creen que fue Rusia. Yo no veo ninguna razón por la que podría serlo (...) y el presidente Putin fue extremadamente fuerte y poderoso en su negativa de eso hoy", dijo Trump.

Tras estas afirmaciones, el líder estadounidense ha provocado una tormenta de críticas en el seno del partido republicano. "Oportunidad perdida del presidente Trump para que Rusia rindiera cuentas por la injerencia de 2016 y para trasladar una seria advertencia para futuras elecciones. Esta respuesta del presidente Trump será considerada por Rusia como una señal de debilidad y creará muchos más problemas que los que resuelva", ha afirmado en Twitter el senador Lindsey Graham, miembro de la Comisión de Servicios Armados del Senado.

En esta misma línea, uno de los senadores más cercanos a Trump, Orrin Hatch, ha subrayado que ya está probada la intervención rusa en las elecciones. "Rusia interfirió en las elecciones de 2016. Los servicios secretos están de acuerdo en esto. Desde el presidente para abajo todos debemos hacer lo que podamos para proteger nuestra democracia asegurándonos de que las elecciones futuras no sufran la influencia o interferencia extranjera, diga lo que diga Vladimir Putin o cualquier otro agente extranjero", ha argumentado. Otro senador republicano, Jeff Flake, ha calificado de "vergonzosas" las palabras de Trump. "Nunca creí que vería un día en el que nuestro presidente se presentara junto al presidente ruso y culpara a Estados Unidos por una agresión rusa. Es una vergüenza", ha apuntado Flake también en Twitter. 

Respecto a este primer encuentro entre ambos, el presidente ruso dijo que las negociaciones con su colega de Estados Unidos fueron "exitosas y útiles", en la conferencia de prensa al término de la cumbre. "Las conversaciones con el presidente de EEUU, Donald Trump, transcurrieron en una atmósfera franca y de trabajo. Las considero muy exitosas y útiles", dijo Putin. El presidente ruso añadió en este sentido que la Guerra Fría terminó "hace mucho tiempo" y que desde entonces "el mundo ha cambiado radicalmente". "La Guerra Fría terminó hace mucho tiempo. La época del antagonismo ideológico entre dos países ya es cosa del pasado. La situación en el mundo ha cambiado radicalmente", dijo Putin en conferencia de prensa al término de la cumbre en la capital finlandesa.

Trump considera por su parte que Estados Unidos y Rusia "han cambiado" dentro de su relación gracias a esta cumbre con su homólogo ruso, Vladímir Putin, al asegurar que se han dado "los primeros pasos" dentro de un "largo proceso" para mejorar las relaciones bilaterales. "Nuestra relación nunca ha sido peor que ahora, pero eso ha cambiado en las últimas cuatro horas, realmente lo creo", dijo Trump en conferencia de prensa junto a Putin al término de su primera cumbre formal en Helsinki.

Antes, en unas breves declaraciones a la prensa previas a la reunión, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, había propuesto hablar sobre los "puntos de tensión en el mundo" al comenzar su cara a cara con su colega de Estados Unidos, Donald Trump, en Helsinki. "Ha llegado la hora de hablar detenidamente, tanto de las relaciones bilaterales como de los distintos puntos de tensión en el mundo, y son bastantes, para que les prestemos atención", señaló el jefe del Kremlin.

Por su parte, Donald Trump había declarado que esperaba desarrollar una relación "extraordinaria" con su homólogo ruso, y evitó cualquier referencia a la presunta injerencia de Moscú en las elecciones norteamericanas. "Realmente creo que el mundo quiere que nos llevemos bien", le dijo Trump a Putin al comienzo de su primera cumbre formal, en Helsinki. "El mundo quiere que nos llevemos bien, somos dos poderes nucleares, tenemos el 90% de las armas nucleares, no es algo bueno y tenemos que hacer algo sobre ello".

Trump y Putin entraron con semblante serio en el palacio presidencial de Helsinki, en una sala preparada para la reunión, donde se saludaron y tomaron asiento,  con varias banderas de fondo de Rusia y de Estados Unidos.

Putin reconoce en su reunión con Trump que "quería que ganara las elecciones"

Ahora en portada

Comentarios