ANÁLISIS

'Rocío. Contar la verdad para seguir viviendo': así 'Sálvame' deja paralizada a su audiencia para no fallar a Telecinco

Antonio David Flores reacciona al documental de Rocío Carrasco.
Antonio David Flores reacciona al documental de Rocío Carrasco.
Telecinco

Telecinco no necesita un melodramático serial turco de esos que tiene tanto tirón ahora en Antena 3, pues directamente crea tal culebrón con la vida real de los personajes del folclore popular, que la misma cadena retroalimenta e incluso crea si hace falta. Una telenovela que produce en riguroso directo, manejando con soltura los tiempos para favorecer una expectación adictiva en el público. 

Así lo ha hecho esta semana con el anuncio de una "bomba que iba a cambiar la historia de la prensa del corazón". Hay que exagerar al máximo e incorporar mucho el término de "historia" para movilizar la curiosidad de la audiencia al máximo. Prueba conseguida, ya que este martes 'Sálvame' articuló la inteligencia del mejor guionista para anunciar con el mayor choque emocional posible lo nuevo que se traían entre manos. ¿Cómo lo hicieron?

Como es habitual, primero se pasaron cebando toda la tarde tal "acontecimiento histórico". Como hacen siempre, aunque no sea nada "histórico". Pero, después, a última hora del programa, crearon un clímax redondo equilibrando con astucia los tempos. Sacaron a Antonio David Flores y Miguel Frigenti del plató para que vieran los últimos el trailer que desvelaba el percal. Lo de Miguel Frigenti era para despistar, pues así Antonio David Flores no se olía que el vídeo le afectaba directamente. Pero el programa no podía que el espectador y Antonio David Flores descubrieran el vídeo a la vez o, como consecuencia, el morbo del momento se disipaba. 

Por tanto, el tráiler de lo nuevo de Telecinco se estrenó primero para la audiencia. A toda pantalla. Rocío Carrasco, que parecía que nunca quería participar en formatos de este tipo, se estrenaba como protagonista de una "serie documental". Así lo llaman para vestir de más heroicidad al asunto. Va a hablar de su vida, claro. Aunque, por supuesto, en el anuncio no se escucha ninguna declaración todavía de la hija de Rocío Jurado. Sólo se contextualiza todos los frentes abiertos de "25 años en silencio". De esta forma, se potencia el suspense y se enmarca en una aureola de imprescindible evento mediático el "inminente" estreno de 'Rocío. Contar la verdad para seguir viva'.

Después de que la audiencia hubiera visto tal pieza y de que los personajes del programa, con Carlota Corredera al frente, incidieran en lo histórico que era aquello para que no quedara ninguna duda en la percepción del espectador. Entonces, entró Antonio David Flores y Miguel Frigenti al estudio. Era el turno de verlo ellos. Aunque la audiencia sólo quería ver a Antonio David, ex de Rocío Carrasco. Los tiempos bien manejados para atrapar al público. Se puso, de nuevo, el tráiler. Esta vez con la pantalla partida para ir viendo la reacción de Antonio David. ¿Perplejo? ¿Asustado? Nada más terminar el vídeo, con la sintonía épica de fondo que vende este documental -que es la canción que representará a Suiza en 'Eurovisión', el plató se quedó en silencio. Nadie preguntó nada a Antonio David. Durante minutos, sólo se fue realizando un juego de primeros planos de su rostro con el estudio callado viendo cómo explotaba. Varios minutos. La estampa poderosa. En 'Sálvame' no confunden ritmo con prisa. Y, al final, Antonio David saltó, claro que saltó, mientras la cámara se abría y mostraba a los compañeros en riguroso silencio observando, perplejos, su rostro. Como lo estaba haciendo el propio espectador con el surtido de largos primeros planos.

Carlota Corredera a contraluz en el plató de 'Sálvame'
Carlota Corredera a contraluz en el plató de 'Sálvame'
Telecinco

Con esta escaleta milimetrada con maña, una iluminación bien marca para impulsar la atmósfera de intriga y un despierto juego de cámaras para narrar con más emoción cada gesto, hay que reconocer que objetivamente el equipo de 'Sálvame' logra propulsar la trama de culebrón con magistral astucia. Pero con la complicación de que, a diferencia de cualquier culebrón, aquí todo se estaba plasmando con la energía única del riguroso directo. Un riguroso directo en el que todo estaba bien encajado para vender con rotundidad un programa que no puede ser una fracaso. 

Mostrar comentarios