Miércoles, 20.06.2018 - 02:20 h
Diversos delitos fiscales

Día negro para el PP: cae Zaplana y el 'número 2' de Montoro, citado a declarar

La declaración de Fernández de Moya, secretario de Estado de Hacienda, se produce en una semana clave para la aprobación de las cuentas públicas.

Fernández Moya
Fernández Moya, 'número dos' de Montoro. 

El Partido Popular acumula más casos de corrupción entre sus dirigentes y hoy ha sido un día especialmente negro para la formación, que se enfrenta a unas encuestas que evidencian el castigo de los electores. A primera hora de la mañana la Guardia Civil detenía a Eduardo Zaplana por presunto fraude fiscal, blanqueo de capitales y malversación de caudales públicos. Horas más tarde, el secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, era citado a declarar como investigado por delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y falsedad, por contratos de la época en la que fue alcalde de Jaén. 

La declaración del secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, es más relevante que la de Zaplana por diversos motivos. Por un lado, es una de las personas clave en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado que se debaten estos días en el pleno. Por tanto, que uno de los inspiradores de las cuentas públicas esté inmerso en un caso de corrupción supone una "enorme preocupación", tal y como ha señalado Margarita Robles, portavoz del PSOE en el Congreso. 

Francisco de la Torre, portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Hacienda y Función Pública, ha exigido a Fernández de Moya "explicaciones urgentes ante la opinión pública y también en sede parlamentaria" mientras que la diputada socialista Patricia Blanquer ha considerado que la "credibilidad y confianza" de las cuentas se ha visto afectada por la citación del secretario de Estado.

El secretario de Estado de Hacienda es el 'número dos' de Cristóbal Montoro y uno de los hombres de su círculo. Natural de Jaén, al igual que el ministro de Hacienda y Función Pública, ha desempeñado un papel clave en la presentación de los Presupuestos y ha sido una fuerte apuesta del ministro desde que reemplazara a Miguel Ferre a finales de 2016. 

La declaración se produce en una semana clave en la que el Partido Nacionalista Vasco (PNV) tiene la llave para aprobar (o no) los Presupuestos General del Estado. De todos modos, el partido vasco ha dejado en suspenso su apoyo hasta "el último minuto, hasta la última votación de los dictámenes presupuestarios (...) en la tarde del próximo miércoles" de acuerdo con el mantenimiento de la aplicación del artículo 155". La votación de los diferentes bloques que los conforman comenzó este lunes y se llevará a cabo hasta la última hora de la tarde del miércoles, momento en el que el PNV decidirá si apoyar o no "los objetivos perseguidos". Con un solo 'no', el partido vasco podría tirar por tierra todos los avances conseguidos hasta el momento.

La detención de Eduardo Zaplana no ha tenido la "relevancia" que ha tenido la del secretario de Estado de Hacienda. Estaba retirado de la política y trabajaba en el área de Asuntos Públicos de Telefónica. Además, la reacción de la 'teleco' tras conocerse su detención ha sido la de suspender "con carácter inmediato la relación laboral".  

Eduardo Zaplana fue una de las personas claves en el Gobierno de José María Aznar. Presidente de la Comunidad Valenciana entre 1995 y 2002, Aznar le nombró ministro de Trabajo y Asuntos Sociales y, posteriormente, portavoz del Gobierno, hasta que en 2004 el Partido Popular pierde las elecciones generales y pasa a ser portavoz en el Congreso de los Diputados, abandonando la política en 2008. 

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios