Una mujer comprando zapatos online en un comercio electrónico.

La Unión Europea establecerá a partir de julio un sistema simplificado para que los negocios sin establecimientos físicos que vendan a distancia declaren sus obligaciones fiscales en su propio idioma.