Lunes, 30.03.2020 - 13:26 h
Ganadores del 'Sanferfood'

Pamplona sirve al coronavirus de pintxo: una croqueta que se come con mascarilla

Los cocineros del Baserriberri, un mítico restaurante de Pamplona, han creado este entrante de la mano del artista Mikel Urmeneta.

'Croquetavirus' del Baserriberri
Pamplona sirve de pintxo al coronavirus: una croqueta que se come con mascarilla / Baserriberri

La casualidad suele ser la causa de grandes ideas... y si no que se lo digan a Iñaki Andradas y Luken Vigo, los dos cocineros del Baserriberri que han logrado enlazar gastronomía y actualidad, gracias a su 'Croquetavirus', un pintxo de diseño que se come con mascarilla... y que puede generar polémica. "Llevábamos un tiempo jugando a comer alimentos aislando algunos sentidos, flipando los resultados que surgían cuando usábamos mascarillas... ¡y justo estalla el tema de Wuhan!", comentaba Iñaki al diario local 'Noticias de Navarra'. 

El emblemático restaurante lleva años formando parte de la vida en la ciudad Navarra. Paladares de todas las edades acuden allí porque "está decorado con mucho gusto y se come muy bien", asegura a 'La Información' una de sus clientas más asiduas. Su última creación ha surgido de la mano del artista y agitador cultural Mikel Urmeneta, con quien comparten una empresa conjunta, Sanferfood.

"Sanferfood, entre otras cosas, tiene vocación de crear productos que muestren la realidad con una dosis de humor. El humor para nosotros es el sexto sabor. Estábamos terminando algunas tapas utilizando mascarillas y aparece el terrible coronavirus, en vez de darnos la vuelta o acojonarnos, decidimos regalar un pintxo con chiste a la tragedia. Obviamente no nos reímos de la desgracia, hacemos una performance gastronómica de la actualidad", compartía Urmeneta con el medio local.

Baserriberri
Pamplona sirve de pintxo al coronavirus: una croqueta que se come con mascarilla / Baserriberri

Normalmente, el restaurante ofrece pintxos elaborados con mimo y un 'Menú 7 Alturas' de martes a viernes para comidas y cenas por 32 €, que ascienden a 35 los fines de semana. El local se sitúa en la calle San Nicolás, en pleno centro histórico de Pamplona. "Entendemos la gastronomía creativa como una industria cultural y creativa emergente global, una actividad que aúna arte, cultura, creatividad, innovación y

tecnología. Apostamos por integrar cada vez mas elementos estéticos, procesos y técnicas provenientes de otras disciplinas artísticas tanto en la cocina como en el arte de servir o en los espacios destinados a usos culinarios", reza su 'hoja de ruta'.

Definitivamente, el trío no es pionero en jugar con la comida desde el ámbito sensorial... pero seguro que pocos lo han logrado con tanto tino. Y es que justo esta semana, el coronavirus ha tomado protagonismo en España con la llegada de la veintena de repatriados que aún esperan a que pase la cuarentena en el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla en plena capital. Paralelamente, la croquetavirus gana adeptos... aunque parece que no ha llegado a las altas esferas regionales.

"Aquí no nos suena nada", admiten a 'La Información' desde el Ayuntamiento de Pamplona. "Me parece todo un acierto", aseguran divertidos desde el consistorio, "Aunque puede que a algunos no les haga tanta gracia". Ciertamente, como todo aquello que se atreve a llevar la realidad a otros ámbitos de la creación artística, el pintxo de los cerebros detrás del Baserriberri puede crear polémica en un momento en que las mascarillas son ya el producto más demandado de las farmacias.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING