Sábado, 22.09.2018 - 17:30 h
Fraude en la sociedad de autores

Sastrón juzgó normal que un autor de La Rueda compusiera 11.000 obras en 7 años

El actual presidente de la SGAE habría defendido los intereses de la organización criminal en una investigación interna en 2013, según la UDEF

Músicos y autores piden que "se lleve a cabo una profunda reforma de la SGAE" y reclaman "no desprestigiar" su imagen
Sede del Palacio Longoria de Madrid, sede de la Sociedad General de Autores y Editores. / EUROPA PRESS

Componer más de 4 obras al día le pareció normal. El presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), José Miguel Fernández Sastrón, consideró en 2013 que no era “descabellado” que un solo autor hubiera registrado a su nombre 11.000 obras en solo siete años. Así lo manifestó el 23 de mayo de 2013 en el grupo de trabajo creado durante el mandato de su antecesor en el puesto, Antón Reixa, para investigar la actividad de La Rueda. La UDEF considera que su actitud como miembro de ese órgano supondría un indicio de su implicación en el caso sobre ese fraude que ahora investiga la Audiencia Nacional. Los agentes achacan a Sastrón un delito de administración desleal que el juez no le ha imputado.

Ese grupo de trabajo, una suerte de comisión de investigación creada solo meses antes de la destitución de Reixa, contaba entre sus miembros con Sastrón que, según un informe policial enviado al Juzgado Central de Instrucción número 2, habría justificado la actividad del grupo de autores implicado en el fraude. Por ejemplo, cuando se analizó el dato de que 11.000 de las melodías que se emitían en las televisiones en horario nocturno reportando enormes beneficios a sus titulares en concepto de derechos las hubiera compuesto un solo socio en siete años, es decir, a un ritmo de 4,3 partituras por día. El actual presidente de la SGAE aseguró entonces que esa enorme productividad no le parecía “algo descabellado en el entorno televisivo”, dice el informe.

El ahora máximo responsable de la sociedad de autores mantuvo la misma línea de argumentación cuando la directora de operaciones del organismo puso como ejemplo a “un autor conocido internacionalmente”. La directiva aseguró ante los presentes que ese compositor había registrado a su nombre 230 obras a lo largo de toda su vida. “Sastrón participa argumentando que no se puede comparar la obra de ese autor con las de un autor de televisión, ya que se trata de contextos muy distintos”, señalan los agentes de la UDEF en su informe.

24.281 obras a nombre de 11 autores

Ese grupo de trabajo, según los agentes, investigó 24.281 obras puestas a nombre de 11 autores de las que la mitad correspondían solo a uno. Otro dato que llamó la atención de los asistentes a esa reunión fue que otro socio, a sus 80 años, hubiera creado en solo 5 años 275 composiciones. Sin embargo, el actual presidente de la SGAE, según la policía, replicó que se trataba de “cuestiones muy distintas y sería necesario estudiar caso por caso”, relata el informe.

El documento concluye que Sastrón “participó en la investigación interna desarrollada en el seno de la SGAE habiéndose desglosado una serie de intervenciones en las que exterioriza una actitud escéptica en muchos momentos, argumentando cada una de las situaciones concretas investigadas”. De esas intervenciones y de otras declaraciones prestadas a lo largo de las pesquisas policiales, los agentes deducen que el actual presidente de ese organismo “ha tenido capacidad para impulsar la investigación interna en la SGAE de una manera más activa, y no justificando cada uno de los actos irregulares que se planteaban en las reuniones del grupo de trabajo”.

20 millones de euros al año

El caso de La Rueda investiga a un grupo de socios de la SGAE que registraban a su nombre y al de personas de su entorno obras ligeramente modificadas que se emitían en horario nocturno en distintas cadenas de televisión públicas y privadas. De esa manera, los investigados habrían llegado a obtener unos 20 millones de euros al año en concepto de derechos de autor, según la policía. Sus principales cabecillas, según el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, son el pianista Manuel Carrasco, Rafael Tena (hermano del músico fallecido Manolo Tena) y Fernando Bermúdez, a los que el juez imputa los delitos de corrupción en los negocios, estafa y organización criminal.

Hasta el momento, el juez Moreno no ha apreciado indicios contra el presidente de la SGAE, al que sí implica la policía como un presunto autor de administración desleal. Los agentes creen que, con su actitud pasiva, Sastrón habría incumplido su cometido de “establecer un reparto justo, equitativo entre los autores socios de la referida sociedad”. “Esta es una de las misiones fundamentales que deben realizar los integrantes de la junta directiva de la SGAE, durante un período de tiempo siendo su presidente el investigado José Miguel Fernández Sastrón”, mantiene la UDEF.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios