Viernes, 06.12.2019 - 19:09 h
Las claves del veredicto

El Chicle, cerca de la prisión permanente: el jurado ve agresión sexual a Diana Quer

El jurado declara a José Enrique Abuín por unanimidad culpable de asesinato con alevosía, abuso sexual y rapto. 

El Chicle escuchando el veredicto por el asesinato de Diana Quer
El Chicle escuchando el veredicto por el asesinato de Diana Quer / EFE

La prisión permanente revisable debe estar rondando por la cabeza de José Enrique Abuín Gey, conocido como El Chicle, después de que el jurado popular leyera su veredicto en el que le considera, por unanimidad, culpable de tres delitos: raptó, abusó sexualmente y asesinó con alevosía a Diana Quer. Aunque la violación con penetración no la consideran probada, manifiestan que la muerte de la joven llegó para ocultar con él otra acción criminal posterior a un ataque contra la libertad sexual de la joven que desapareció un 22 de agosto de 2016 en A Pobra do Caramiñal y cuyo cuerpo apareció casi 500 días después dentro de un pozo en una nave abandonada de Asados.  Ahora el juez Ángel Pantín tendrá la última palabra cuando dicte la pena. 

El Código Penal contempla en su artículo 140.2 la posibilidad de imponer la máxima pena, la prisión permanente revisable, en el caso de que el asesinato fuese "subsiguiente a un delito contra la libertad sexual que el autor hubiera cometido sobre la víctima". Y eso es lo que sí ha considerado probado un jurado que cree que Abuín Gey abordó a Diana Quer "con intención de agredirla sexualmente", la aturdió, la inmovilizó y la trasladó en su coche hasta la nave de Asados. Allí realizó "actos de contenido sexual" indeterminados y, para "ocultar el delito contra la libertad sexual", la mató con alevosía.

En concreto, le provocó "la muerte a la víctima por estrangulamiento" con "una brida" y después "arrojó el cuerpo de Diana" en el pozo de dicha nave industrial y lo cerró con una tapa. Queda aquí zarandeada la versión de Abuín que en su declaración mantenía que se encontró con Diana por casualidad mientras robaba gasoil. El acusado mantenía que se fue hacia ella por miedo a que le delatara y fue en ese mismo momento en A Pobra donde la coge del cuello con tanta fuerza que sin darse cuenta de la presión que ejercía la joven murió.

El veredicto continúa afirmando que, "con posterioridad limpió el vehículo y se deshizo de la ropa de Diana". Además, el jurado ha determinado también por unanimidad que "un día no determinado, posterior al menos en veinte días a la noche del suceso, el acusado volvió al lugar y lastró el cuerpo, para que no emergiera, con bloques de adobe unidos por cables". El Chicle relató en su declaración que todo sucedió el mismo día y que solo intentó lastrar en cuerpo en una ocasión. 

Por otra parte, confirman que cuando "el acusado acabó con la vida de Diana", ella "no tenía ninguna posibilidad" de defenderse por "encontrarse en un lugar desconocido" en el que "nadie podía prestarle ayuda" y al "tener mucha mayor fuerza física el acusado". El jurado ve sin duda la alevosía con la que se tramó todo. 

El jurado, en lo que respecta a las circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, ha entendido por mayoría, no unanimidad, que las declaraciones del acusado sí han contribuido de manera relevante pero no decisiva al esclarecimiento de lo acontecido, por lo que merced a ello se contempla la atenuante de confesión simple, no la cualificada, precisamente por no haber sido determinante. Es decir, que el Chicle admitió cuando estaba en situación de detención policial por la tentativa de rapto a otra mujer en Boiro tanto haber causado la muerte de Diana como la ubicación del cadáver, pero ello no fue esencial ni clave. Por último leyeron que de nuevo por unanimidad se oponían a la concesión de indulto alguno, total ni parcial, e igualmente a la suspensión de la pena que se le pueda imponer.

Tras lo expuesto por el jurado las acusaciones, pública (la fiscal Cristina Margalet) y particular (Ricardo Pérez Lama), han exigido de nuevo una condena a prisión permanente revisable, mientras que la abogada del Chicle, Fernanda Álvarez, que previamente intentó de manera infructuosa echar para atrás el segundo veredicto, se opuso. Un primer veredicto fue devuelto a los miembros del jurado el pasado viernes por falta de argumentación y algunas contradicciones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING