Lunes, 09.12.2019 - 10:51 h
A las puertas del juzgado

Valeria Quer, tras declarar: "Que se haga justicia y no haya más denuncias falsas"

El próximo lunes se reanuda el juicio por la muerte de Diana y tres días antes su hermana ha acudido al juzgado tras una denuncia de su madre.

Valeria Quer en una manifestación contra la sentencia a La Manada
Valeria Quer en una manifestación contra la sentencia a La Manada / EP

El próximo lunes empezará el juicio por la desaparición y muerte de Diana Quer con José Enrique Abuín Gey en el banquillo en los juzgados de Santiago de Compostela. El conocido como 'El Chicle' se enfrenta a la prisión permanente revisable. Pero 72 horas antes la familia Quer tuvo que pisar otro juzgado, en este caso Valeria "para que se haga justicia y no haya más casos de denuncias falsas", según aseguraba ante los micrófonos de las televisiones.  

Valeria, arropada por su padre, ha asegurado que su  madre la "demanda porque ha visto que ya no podía con las (denuncias) que le ha puesto a mi padre y no tiene otra que ir a por mi". "Yo no me posiciono", insiste. "Mi madre no sabe ya ni lo que quiere", reconoce. Por su padre Juan Carlos Quer ha asegurado que se trata de "una falta de incapacitación infundada, como siempre". El padre de Valeria ha querido dejar claro que en estos momentos "lo único importante es concentrar los esfuerzos en el juicio de Diana". Y Valeria ha puesto el punto y final: "Esperemos que mi madre deje de hacer un show del caso de mi hermana"

Diana López-Pinel el pasado 8 de octubre acudió de noche al cuartel de la Guardia Civil de Majadahonda para denunciar que su exmarido, Juan Carlos Quer, supuestamente le había agredido sobre las 15,00 horas en un garaje y aportó un parte de lesiones. Concretamente, relató que le había golpeado en un pómulo, en la muñeca y luego había intentado atropellarla.

Conocida la denuncia, Juan Carlos Quer, asistido por un letrado, acudió a la comisaría de la Policía Nacional de Pozuelo de Alarcón para presentar una querella contra su mujer por injurias y calumnias y con un parte médico que supuestamente refleja que ella le había arañado durante la discusión en el aparcamiento. Este viernes su hija Valeria ha tenido que ir a declarar para dar su versión.  Hace ahora un mes ya aseguró que su madre no decía la verdad en un enfrentamiento que protagonizaron a las puertas del juzgado de Majadahonda.

López-Pinel volvió a pisar un juzgado, en este caso en Padrón (A Coruña), donde acudió este lunes a raíz de una denuncia presentada el fin de semana sobre un supuesto delito de violencia contra la mujer, tras lo que la jueza se inhibió a favor de los juzgados de Madrid, ya que los hechos relatados supuestamente tuvieron lugar allí en su mayor parte.

Pero los enfrentamientos de los Quer a partir del lunes quedarán en un segundo plano cuando todos se sienten en el mismo bando. La familia vio como el pasado 28 de octubre lo que iba a ser el inicio del juicio por la muerte de su hija mayor se vio aplazado porque no se pudo configurar el jurado. Cuatro candidatos presentaron excusas aceptadas durante la sesión, con lo que no se alcanzó el mínimo para formarlo.

 El próximo lunes se volverá a intentar iniciar un juicio en el que  inicialmente está previsto que este martes, día 12, declare el único acusado, así como los padres de la víctima. Posteriormente, están fijadas cuatro jornadas con la declaración de más de 50 testigos, entre los que figuran familiares de 'El Chicle', conocidos de la víctima, feriantes, policías locales, buzos que participaron en la reconstrucción o vecinos.

A Diana se le perdió la pista el 22 de agosto de 2016, cuando regresaba a su casa de veraneo caminando desde las fiestas de la localidad coruñesa de A Pobra do Caramiñal. Tenía solo 18 años. Sus últimos mensajes, su teléfono móvil, desparecido en un primer momento y encontrado después en el mar en Taragoña, la reconstrucción de los últimos pasos o las declaraciones que tomaron los investigadores, sin embargo, no permitieron esclarecer qué había sucedido con la joven.

La falta de pistas con el paso del tiempo fue tan acuciante que ocho meses después, en abril de 2017, el juez instructor, Félix Isaac Anido, decidía archivar provisionalmente la causa "por no existir indicios suficientes para dirigir el procedimiento frente a una persona determinada". Habría que esperar hasta finales de ese mismo año para que se produjese otro hecho delictivo que precipitó el hallazgo del cuerpo de Diana y la detención del autor confeso de su muerte.

Fue en los últimos días de diciembre de 2017, cuando una joven de la vecina localidad de Boiro denunció haber sido víctima de un intento de rapto y agresión sexual (por el que hoy en día está condenado El Chicle) y señaló a Enrique Abuín como el responsable.

Los agentes, que ya lo habían tenido entre los principales sospechosos del caso Quer, lo detuvieron entonces y lo interrogaron hasta que confesó haber sido el responsable de la muerte de la joven y los llevó hasta el cadáver. El último día del año, el cuerpo de Diana Quer era recuperado de un pozo ubicado en el interior de una nave industrial abandonada en Asados, en Rianxo, próxima a la vivienda de los padres de su presunto asesino, 500 días después de su desaparición.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING