Martes, 19.03.2019 - 10:03 h

Bruselas reprocha al Gobierno el aumento de la desigualdad social

A pesar de la recuperación económica, la Comisión Europea avisa de que el 13,1% de los trabajadores españoles están en riesgo de pobreza.

También señala que la recuperación de las heridas de la crisis ha sido notable, palabras que ha agradecido Luis de Guindos, que ha dicho que se trata de "un informe positivo".

Un hombre mendiga en la calle mientras una fila espera a su lado.

La Comisión Europea vuelve a tirar de la oreja a España, aunque el Informe España 2017 también da alguna palmadita en la espalda al Gobierno. Las alabanzas: España sigue creciendo a niveles superiores que el resto de los socios comunitarios, reduce los niveles de desempleo y cogió las riendas de su sistema bancario para sanear los balances de las entidades.

"España sigue disfrutando de una recuperación fuerte y se está moviendo hacia una composición del PIB más equilibrada que antes de la crisis", asegura el texto, pero alerta de una desaceleración tras dos años creciendo por encima del 3% del PIB. Se espera que este año España recupere los niveles de PIB previos a la crisis. La economía nacional mantendrá cierto vigor, pero la incertidumbre global y el fin de los vientos de cola como el bajo precio del petróleo se acaban.

Las críticas: continúa teniendo niveles de desempleo y temporalidad laboral solo superadas por Grecia, la deuda pública es elevada y seguirá creciendo -pasará de rondar el 100% actual al 110% en 2027-, además de ser incapaz de cumplir con los objetivos fiscales. Luis de Guindos ya reconoció que España no estaría dentro de los límites establecidos para 2016, como avisó Bruselas.

Sin embargo, la Comisión Europea incide en repetidas ocasiones en el aumento de la desigualdad como principal tara de la España actual. En especial porque el riesgo de pobreza es mayor ahora que cuando Mariano Rajoy llegó a la Moncloa. En resumen, y usando términos del informe: la "fuerte" recuperación de España no ha servido para superar completamente el "legado" de la crisis.La pobreza en España 

"La desigualdad entre el 20% más rico y el 20% más pobre es una de las más elevadas de la Unión y sigue al alza", apunta el Informe España (Puede consultarlo aquí, en inglés). Los riesgos de exclusión social y pobreza afectan incluso a los que tienen un puesto de trabajo. Y es que un 13,1% de los españoles con un empleo están en riesgo de pobreza. En 2010, el número de trabajadores en riesgo de pobreza era el 10,9%, manteniéndose estable hasta 2014, cuando se disparó al 12,5%. 

Más datos sobre la desigualdad ofrecidos por la Comisión: el 28% de los ciudadanos está en riesgo de exclusión social y un 34,4% de los niños viven en riesgo de pobreza. El 6,4% de los españoles forma parte del porcentaje de afectados por la pobreza extrema, una disminución desde el 7,1% de 2014, pero un repunte considerable desde 2012, cuando la pobreza extrema estaba al 4,9%.

Por otra parte, Bruselas utiliza el índice Gini, uno de los indicadores más habituales para mostrar la desigualdad entre los habitantes de un país. Este coeficiente oscila del cero al uno, siendo el uno la igualdad de ingresos absoluta y el 1 la desigualdad máxima. España se queda en el 0,529. Las crecidas se han producido año a año, ya que en 2010 el índice Gini estaba en el 0,492. En esa línea caminaba la OCDE, que recientemente recalcó que España pasó de 0,324 en 2007 a 0,346 en 2014 en este indicador, por lo que su visión es más pesimista.

Bruselas destaca que la cobertura "limitada" de beneficios sociales, exceptuando las pensiones, y la "falta de coordinación" entre empleo y servicios sociales "dejan a muchos desempleados sin apoyo a sus esfuerzos por entrad de nuevo en el mercado laboral".Alerta del abuso del contrato temporal en España

En materia de empleo también tienen recados para el Gobierno, aunque alaba la reforma laboral, que recientemente cumplió cinco años. Aun así, el desempleo continúa cercano al 20%, aunque cayó en 2016 de esa barrera psicológica; el número de contratos temporales está en el 27% y el paro juvenil sigue por encima del 40%. Básicamente, la Comisión Europea apunta que solo el mercado laboral griego está peor que el español, ya que es el único socio que supera a España en esos parámetros.

Pide consolidar la reforma laboral, pero alerta de que el uso "generalizado" de los contratos temporales tiene efectos negativos para la productividad del país. Apuntan que muchos contratos temporales "fracasan" y no sirven como entrada al mundo laboral de manera estable. En especial porque muchos de ellos son de "muy corta duración".

A nivel europeo, la Comisión alerta del riesgo del paro de larga duración, que podría volverse "estructural" de no solucionarse. España es uno de los países con mayor número de desempleados de este tipo. En concreto, más de 1,8 millones de personas llevan dos o más años sin ser parte del mercado laboral, siendo la mitad de ellos mayores de 45 años.Se ha hecho poco en materia de corrupción

El Informe España dedica unas pocas palabras a la corrupción, uno de los temas que más tiempo, debates y malestar social han generado en España. Aunque ha progresado, según la Comisión, en materias como la transparencia de los partidos, "no se han puesto en marcha estrategias preventivas". También achacan que "limitar temporalmente las investigaciones podría provocar impunidad en los casos más complejos de corrupción". Por otra parte, recomienda proteger a los denunciantes Peticiones de Bruselas: más IVA y vigilar a las comunidades

Para enmendar los problemas presupuestarios de España la Comisión ofrece dos consejos. En primer lugar, pide elevar el IVA, ya que "el ajuste fiscal no está suficientemente apoyado por los impuestos al consumo". También exige una mayor recaudación en materia de impuestos medioambientales. La segunda receta para corregir los desajustes sería poner la lupa sobre las comunidades autónomas. La Comisión quiere que el Gobierno vigile el déficit de las regiones ya que "el uso limitado de herramientas preventivas y correctivas (...) no han dado suficientes incentivos para la disciplina fiscal".

La subida del IVA es un mantra al que recurren otros organismos como el Fondo Monetario Internacional. El FMI también felicitó a España por los avances logrados, pero subrayó que falta una estrategia "creíble" de consolidación fiscal a medio plazo, para lo que recomienda subir el IVA, así como los impuestos indirectos y medioambientales, además de acometer una reforma de la financiación autonómica. Un discurso parecido.

El Informe señala que en España "la carga fiscal española representó el 34,6% del PIB en 2015" mientras que en la UE era de alrededor del 40% y el de la zona euro del 41,4%. Si bien el 21% de IVA está en línea con la media de Europa, la Comisión culpa a las exenciones y tasas reducidas (en alimentos, hostelería, transporte...) que hay en España sobre sobre diversos bienes y servicios.Guindos alaba el informe, pero la oposición ve norma la bronca

Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha considerado que "El análisis en profundidad que hace la Comisión es que la recuperación española es robusta y equilibrada, y que desde 2014 está reduciendo el impacto que ha tenido la crisis en la pobreza y en la exclusión social".

Discurso diametralmente opuesto al de los partidos de la oposición. Para el parlamentario de Unidos Podemos Juan Pedro Yllanes, cercano al 'errejonismo', es "lógico" que la Comisión Europea "abronque" a España por los índices de desigualdad, "porque no somos capaces de resolver este problema". Yllanes agregó que con el Partido Popular ha surgido la categoría de los "trabajadores pobres".

También la diputada del Grupo Socialista y presidenta de la Comisión de Igualdad, Margarita Robles, ha subrayado que es evidente que la crisis "sigue afectando a la gente" y que las "políticas triunfalistas del Gobierno" no son aceptables. Robles piensa que es "importante" que sea la UE quien ponga estos datos sobre la mesa.

Más severo ha sido Alberto Garzón, que piensa que el informe "refleja la consecuencia de las políticas de austeridad de los gobiernos europeos, y en particular el español, que tuvo muy claro que para afrontar la crisis lo que había que hacer era salvar a los ricos y hacer recaer el coste sobre la mayoría social".

Por su parte, el titular de Hacienda y Función Territorial, Cristóbal Montoro, ha pedido a los más críticos que "se leyeran en el informe". Montoro ha reconocido que "por supuesto, falta avanzar" y que la intención es "que la recuperación llegue a todos". Palabras similares a las del ministro de Economía, que asume que "queda mucho que hacer".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios