Viernes, 13.12.2019 - 01:59 h
Más señales de desaceleración

Los emprendedores tiemblan ante el caos político y agudizan la caída de autónomos

La creación de empleo se desploma un 60%. El presidente de ATA, Lorenzo Amor, advierte del impacto de la inestabilidad institucional en la confianza.

Fotografía autónomos y papeleo / EFE
Los emprendedores tiemblan ante el caos político y agudizan la caída de autónomos / EFE

España pierde empuje emprendedor. La evolución de las altas y bajas de autónomos ha dado un vuelco en un año marcado por la incertidumbre y la inestabilidad política. La inseguridad jurídica no es atractiva para embarcarse en un negocio y prueba de ello es que, con los datos de afiliación a la Seguridad Social actualizados hasta septiembre, en 2019 se han reducido las altas de trabajadores por cuenta propia respecto al mismo periodo del año pasado, mientras han repuntado los que se dan de baja del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). 

"Hay poca confianza, no se ve el panorama claro y eso frena a los autónomos", denuncia a La Información el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) y vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, que observa con preocupación la evolución de las altas y bajas en el RETA. En los tres primeros trimestres de este año se han dado de alta 537.407 autónomos, 28.914 menos que en el mismo periodo de 2018; y han abandonado la actividad 529.293, 18.663 más que hace un año. Esto supone apenas 8.114 empleos netos, frente a los 55.661 generados entre enero y septiembre de 2018.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que los datos del año pasado están afectados por la ampliación de la tarifa plana de 50 euros de seis a doce meses, que dio un gran impulso a la creación de empleo autónomo. En este sentido, desde ATA ya han trasladado sus propuestas al Gobierno que salga de las elecciones del 10 de noviembre. Entre ellas, destacan medidas para fomentar el emprendimiento en colectivos específicos como las mujeres o los jóvenes, la reducción de trabas y cargas administrativas, así como la disminución de la presión fiscal.

Y es que "si no se toman medidas que apuesten de forma clara por el colectivo, la recta final de año puede ser verdaderamente complicada para los autónomos", advierte Amor. En ausencia de un Ejecutivo en plenas funciones, por el momento, la tendencia es preocupante, porque de continuar a lo largo del cuarto trimestre el año cerrará con más bajas que altas de autónomos, algo que no sucedía desde 2012. Amor advierte de que esta evolución es la causante de los malos datos que está arrojando el empleo por cuenta propia, pues si a estas alturas del año pasado los autónomos creaban 290 empleos cada día, ahora solo generan 120.

Un desplome del 60% que se deja sentir, sobre todo, entre los emprendedores con una antigüedad en su actividad inferior a un año, que han pasado de suponer el 16,2% del total del colectivo al 13,5%. En cambio, se ha incrementado la proporción de los que tienen una antigüedad superior a 5 años. Esto, por otro lado, pone de manifiesto cómo poco a poco los trabajadores por cuenta propia se consolidan en sus negocios y las actividades de los autónomos van ganando tamaño.

En total, a las poco más de 8.000 personas que se han sumado al RETA entre enero y septiembre hay que añadirles 24.647 nuevos puestos de trabajo asalariado. El resultado, 32.763 empleos netos generados en los nueve primeros meses del año, muy lejos de los 78.531 registrados en igual periodo de 2018. Los que sí experimentan crecimiento son los autónomos que se constituyen como sociedades, que aumentan en 23.475, por encima de los 13.486 del año pasado a estas alturas. Mientras, los autónomos persona física han descendido en 15.361.

Los datos facilitados por ATA reflejan que ya hay prácticamente 4,2 millones de empleos bajo el paraguas de los autónomos (3.261.153 autónomos cotizando en el RETA y 911.740 trabajadores contratados por autónomos persona física), lo que representa uno de cada cinco empleos que hay en nuestro país (en concreto, el 21,7%). Dada la magnitud del colectivo, por supuesto no se libra del frenazo generalizado en la economía en su conjunto y en el mercado laboral en particular.

"Estamos ante una alerta en materia de empleo", advierte el representante de los autónomos y vicepresidente de la CEOE, para quien "la desaceleración de la economía está trasladándose al empleo con más fuerza de lo que al principio se preveía". A su juicio, "no solo el entorno económico global, sino la incertidumbre política en nuestro país y el bloqueo está pasando factura al empleo". "O en España se reacciona o más pronto que tarde nos tendremos que lamentar como ya hicimos en tiempos no muy lejanos”, zanja Amor.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING