Viernes, 29.05.2020 - 12:53 h
Beneficia a Glovo y Deliveroo

Los 'riders' seguirán repartiendo: Madrid permitirá a la hostelería aceptar pedidos

El Ejecutivo regional cierra por decreto los espectáculos públicos, actividades recreativas, junto a locales, establecimientos y comercios minoristas

Isabel Díaz Ayuso preside la reunión extraordinaria por el coronavirus
Los 'riders' seguirán repartiendo: Madrid permitirá a la hostelería aceptar pedidos / EFE

El cierre de locales de hostelería decretado por el Gobierno de la Comunidad de Madrid ante la pandemia de coronavirus tendrá ciertas excepciones. La principal es que los bares, cafeterías y restaurantes podrán aceptar pedidos para entregarlos en los domicilios de los consumidores que así la reclamen. Una medida que permitirá a empresas como Glovo o Deliveroo mantener su actividad, que desempeñan sus 'riders' o repartidores, que no podrán acogerse de esta manera a las recomendaciones sanitarias de permanecer en casa. Y con la que se busca mantener de alguna manera que las cafeterías, bares y restaurantes no tengan que cerrar a cal y canto, con la merma de ingresos que les generaría. 

Tras el Consejo de Gobierno extraordinario de este viernes, en el que ha estado sobre la mesa un plan para abordar el cierre de la región si así lo ordenaba el Ejecutivo de Pedro Sánchez, el equipo de Isabel Díaz Ayuso ha acordado ese cierre de los locales de hostelería, que fue adelantado por La Información. Esto afecta a los espectáculos públicos, actividades recreativas, locales, establecimientos y comercios minoristas, que desde la medianoche del viernes 13 al sábado 14 no tendrán autorización para abrir sus puertos. Una clausura que permanecerá vigente hasta el próximo jueves 26 de marzo, cuando se volverá a valorar si se levanta la orden o si se prorroga por varios días más. 

Pero hay varias excepciones. En el caso de la hostelería, la más llamativa es la de permitir a estos negocios que acepten pedidos de clientes. Lo que fomenta así que los repartidores, muchos de ellos en Glovo y Deliveroo, no puedan bajarse de las bicicletas y motos a pesar de la situación crítica que está provocando el Covid-19. Ambas compañías ya anunciaron que no tenían previsto suspender su actividad por la alerta sanitaria. A cambio, lanzaron ciertas recomendaciones para clientes y 'riders', entre las que están la habitual de evitar el contacto físico (para lo que se incluirá una opción en las aplicaciones) o promover que no sea necesaria una firma del comprador para que pueda recibir su entrega. 

Otras salvedades a este decreto que se publicará en el Boletín Oficial de la región son la de permitir que los ciudadanos recojan a domicilio la comida que pidan a un bar o restaurante. Aunque en este caso, los responsables del local tendrán que garantizar que no haya aglomeraciones para la recogida y facilitar que sus clientes mantengan en todo momento las distancias de seguridad establecidas por las autoridades. También se permite la apertura de los establecimientos de este sector que estén situados en hoteles o en instalaciones de servicios públicos, como los hospitales. 

Fuera del ámbito hostelero, los comercios minoristas de alimentación y primera necesidad forman parte de quienes sí pueden estar abiertos para el público. Concretamente, se salva del veto a fruterías, carnicerías, pescaderías, panaderías, farmacias, gasolineras, quioscos y supermercados. Lo más llamativo en este apartado es que esto también se aplica a los estancos, que podrán mantener su actividad a pesar de no ofrecer bienes de primera necesidad, como sí hacen el resto de las excepciones. Otros negocios que evitan el cierre son las tiendas de informática, de audiovisuales, las papelerías, los comercios de productos de higiene, las de animales de compañía o los comercios por correspondencia o Internet.

Teletrabajo y días inhábiles hasta el 26

Además, el Consejo de Gobierno ha tomado otras medidas encaminadas a cumplir las recomendaciones y el protocolo del Ministerio de Sanidad. La primera es la de instaurar el teletrabajo como norma en todas las dependencias autonómicas. Algo que afectará hasta a 35.000 trabajadores de la administración madrileña, aunque esto no se aplicará al personal educativo y, sobre todo, al sanitario. Para desarrollarlo, la Comunidad ya ha planteado un refuerzo de las videoconferencias y los chats, así como el acceso seguro a documentación interna y al correo corporativo de cada funcionario. 

Esta recomendación se trasladará a todos los ayuntamientos madrileños, además de sugerirles la suspensión de todos los eventos que no sean necesarios y no tengan relación con la seguridad o las emergencias. También se insta a los consistorios a que garanticen la atención telefónica o digital a sus vecinos. A esto se une la decisión de declarar inhábiles para trámites de todo tipo el periodo entre el 13 y el 26 de marzo, cuando vencen estas medidas acordadas por el Ejecutivo autonómico de PP y Ciudadanos. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING