Domingo, 15.09.2019 - 08:32 h
Calviño da cuentas al Consejo de Ministros

El Gobierno sale en tromba a defender la economía tras los malos datos del paro

La ministra insiste en que España crece a doble ritmo que la UE y piensa en revisar al alza la previsión de crecimiento ante unos posibles PGE.

La ministra de Economía, Nadia Calviño. / EFE
El Gobierno sale en tromba a defender la economía tras los malos datos del paro. / EFE

La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha sido la encargada este viernes de salir ante los medios de comunicación para hacer una defensa a ultranza de la buena marcha de la economía española, comparada con el resto de la Unión Europea, frente a los malos datos de paro y crecimiento que se han conocido en la última semana. Los datos de Contabilidad Nacional reducían en dos décimas (al 0,5%) el ritmo de crecimiento trimestral del PIB español, y el paro del mes de julio ha pinchado con rotundidad, con el recorte más bajo de los últimos 17 años en ese mes.

Pese a ello, la ministra asegura que hay que valorar que España lleva más de 22 meses seguidos con avances de su PIB, a lo que se añade, como novedad, que el sector exterior ha empezado a hacer una aportación positiva al crecimiento de nuevo. Tanto es así, que la ministra confirmó la disposición del Gobierno a elevar la previsión oficial de crecimiento que hasta ahora mantenía, en el 2,2%, al hilo con lo que han recomendado instituciones como el Banco de España, la Comisión Europea y hasta el Fondo Monetario Internacional, que la sitúan con al menos dos décimas más para 2019.

Como dato positivo del mercado de Trabajo, Calviño ha destacado el récord absoluto de 19,5 millones de afiliados a la Seguridad Social, en un momento en el que hay todavía muchos parados -"tres millones son demasiados", ha dicho-, pero sin que una gran parte de ellos sean de la construcción, como ocurrió con la crisis económica. "El número de personas en edad de trabajar es el mismo que antes de la crisis, pero hay un millón más en el mercado de trabajo y un cambio en la estructura de este empleo", explicó la ministra frente al dato del paro de julio. 

Para la ministra de economía, hay dos factores clave que pueden explicar la ralentización en la reducción del paro: la primera es la moderación del crecimiento económico a niveles del 2,3% interanual, que se mantiene con aumentos de la creación de empleo que están varias décimas por encima de ese dato; y en segundo lugar, que esa evolución del paro a la baja se produce este año con un aumento mayor de la población activa, es decir, que cada vez hay más gente buscando empleo y eso reduce la baja del paro, "pero ofrece un mayor potencial de crecimiento a futuro". En concreto, la ministra de Economía aseguró que en los últimos doce meses, la población activa ha crecido el doble que en el mismo periodo del año anterior. 

Pendientes del Gobierno y las reformas

"La economía y el mercado de trabajo siguen capeando bien la situación, pero si queremos que eso se prolongue en el tiempo, hace falta realizar una serie de reformas", advirtió Calviño, para señalar después que la falta de un gobierno operativo tiene sus costes y "las perspectivas serían más positivas con una situación de más seguridad jurídica y estabilidad política". A todo eso se  añade, a juicio de la ministra, que en los próximos meses se pueden dar ciertas tensiones internacionales con la amenaza casi cierta de un Brexit duro y las guerras comerciales que se están desatando a nivel internacional. "En otro contexto, esta comparecencia sería para evaluar la situación económica y ajustar las previsiones económicas para el año que viene de cara a la elaboración de unos nuevos Presupuestos", admitió la titular de Economía. 

Para frenar los malos augurios que se están lanzando sobre el empleo, Nadia Calviño recordó que, además de vigilar la evolución del paro, hay que seguir con las medidas puestas en marcha desde el Ministerio de Trabajo, sobre todo para frenar el exceso de temporalidad, atacar a los falsos autónomos y crear más empleo juvenil. El colofón a todas esas medidas en materia de empleo sería la prevista reforma del Estatuto de los Trabajadores, para adaptarlo a las nuevas formas de trabajar que impone la digitalización y la transición ecológica. 

La ministra de Economía no quiso profundizar en las razones por las que ha quedado fuera de la carrera para dirigir el Fondo Monetario Internacional como candidata europeo. Calviño se ha alineado con las razones oficiales dadas por el Gobierno en el sentido de que la prioridad es tener un candidato de consenso lo más rápido posible desde Bruselas, algo que se logra mejor con una votación a tres opciones, en lugar de plantearlo con cinco. 

Ahora en Portada 

Comentarios