El sector pierde rentabilidad

El Mobile tira los precios de los hoteles barceloneses por la competencia de Airbn

Las rebajas llegan a los alojamientos tradicionales (12 a un 15% menos), de lujo (-20%) y los apartamentos turísticos (del 18 al 20% menos).

Fotografía Mobile Congress para portada
Mobile World Congress en Barcelona.

Tiran los precios. A dos días de su inauguración, el Mobile World Congress (MWC) no llena. Los hoteles de Barcelona registran ocupaciones de apenas el 90%, cuando el pasado año por estas fechas las reservas ya estaban completas, lo que ha llevado al sector a bajar sus precios hasta un 20% en estos días.

La razón no es la caída de afluencia, el congreso despierta el mismo interés este año que en 2017: 108.000 visitantes espera la edición de 2018. La razón es que Airbnb se lleva todo el pescado, una vez más. 45.000 reservas realizadas ya a través de la plataforma de alquiler turístico frente a las 26.000 de los alojamientos tradicionales.

Por tipo de alojamiento, los precios han bajado entre un 18 y un 20% en el caso de los apartamentos turísticos respecto a las tarifas de 2017; entre un 12 y un 15% en los hoteles de 4 estrellas y hasta un 20% en los establecimientos de lujo en relación al año pasado.

En un año muy duro para el sector turístico en Barcelona y por primera vez este año, la organización del Mobile, la asociación GSMA que agrupa a los principales operadores de telefonía del mundo, se ha puesto en contacto con determinados hoteles para que liberen algunas de las habitaciones que tenían comprometidas, y que igualmente pagarán, para que las vendan a menor precio.

Aunque las previsiones apuntan a que los hoteles de Barcelona y de L'Hospitalet de Llobregat que están cercanos a la Fira se llenarán, no pasará lo mismo con los del área de Barcelona, que otros años también se veían muy beneficiados por este evento tecnológico y colgaban el cartel de completo.

Este año los congresistas pasarán menos días en la ciudad. De hecho, ha aumentado el número de los que no se quedan los cuatros días que dura el Mobile, a la vez que las empresas han contratado menos habitaciones para invitados, tanto clientes como proveedores, explica Gallardo.

Pese a todo, la semana del Mobile World Congress es la estrella del año, mejor incluso que los meses de julio y agosto, y hay hoteles que más que doblan la tarifa de una semana normal.

Un final de año complicado en Barcelona

La situación política de Cataluña y la incertidumbre que había respecto a lo que podía pasar han sido los principales factores que han provocado el retraso en las reservas, según diversas fuentes consultadas del sector hotelero en las últimas semanas.

La demanda ha despertado en las últimas semanas, justo después de que el consejero delegado de GSMA, John Hoffman, hiciese público su compromiso con Barcelona como sede del congreso hasta el año 2023, aunque éste subrayó la necesidad de garantizar un "entorno estable y seguro".

La reactivación de la demanda, sin embargo, se ha hecho a costa de la rentabilidad, ya que los hoteleros ya habían ajustado las tarifas ante el descenso de las reservas. Aunque este año hay 1.800 habitaciones más que en 2017, algunos años anteriores entraron 2.000 nuevas y esa demanda se absorbía perfectamente tanto en Barcelona como en la primera corona de la ciudad, lo que obligaba a algunos congresistas a alojarse en localidades más lejanas, como Blanes, ya en la provincia de Girona.

Según datos de GSMA, la edición de este año tendrá un impacto económico estimado en el área de Barcelona de unos 471 millones de euros y generará unos 13.000 empleos a tiempo parcial.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING