De BBVA a Bankia

Estas son las mejores cuentas sin comisiones para ahorrar en pareja

Una buena práctica es disponer de tres cuentas: una cuenta conjunta para el abono de los recibos, el alquiler y los gastos familiares y dos cuentas separadas, en las que cada miembro de la pareja cobre su salario. 

Compartir gastos en pareja
Estas son las mejores cuentas sin comisiones para ahorrar en pareja
Canva

La vida en pareja es sinónimo de compartir, aunque no siempre es necesario compartirlo absolutamente todo. Lo ideal en una relación sentimental es que ambos miembros acuerden cómo gestionar su economía doméstica sin tener que renunciar a su libertad financiera. 

Por lo tanto, sí, es buena idea disponer de cuentas en las que compartir gastos, explican desde el comparador financiero HelpMyCash.com, aunque se recomienda que cada integrante de la pareja sea titular de una cuenta bancaria propia, en la que poder gastar libremente o ahorrar, sin necesidad de dar explicaciones al otro. Tal y como indica el Banco de España y la CNMV, la clave es distinguir entre “lo tuyo, lo mío y lo nuestro”.

Juntos pero no revueltos

Una buena práctica es disponer de tres cuentas: una cuenta conjunta para el abono de los recibos, el alquiler y los gastos familiares y dos cuentas separadas, en las que cada miembro de la pareja cobre su salario. Hay que tener en cuenta que disponer de cuentas individuales no implica necesariamente no confiar el uno en el otro. Además, se puede tener una segunda cuenta conjunta si se quiere ahorrar en pareja y separar ese dinero del de la cuenta que se usa para los gastos.

Pero ¿cómo debe ser la cuenta compartida si cada uno ingresa su nómina en su cuenta personal? Desde HelpMyCash.com aconsejan que la cuenta que elijamos para compartir gastos sea gratuita y sin requisitos de vinculación.

Actualmente, hay varias cuentas que cumplen estas características. Varias entidades en España ofrecen cuentas digitales para más de un titular que no piden (casi) nada para librarnos de los gastos típicos: el mantenimiento de la cuenta o de las tarjetas o el coste de las transferencias ordinarias.

No te limites a solicitarla en tu banco

Una pareja que se independiza y decide abrir una cuenta conjunta para pagar sus gastos en común, ¿dónde debería abrir su cuenta? Lo primero que harán, seguramente, será investigar si su banco de toda la vida ofrece cuentas de este tipo sin comisiones. Lamentablemente, las mejores ofertas suelen estar en los bancos de la competencia, por una sencilla razón: muchas entidades reservan las cuentas sin comisiones y sin vinculación obligatoria para los nuevos clientes. Si ya somos clientes de un banco, es probable que este nos pida que cumplamos algún requisito de vinculación para poder obtener una nueva cuenta gratis, aunque podemos encontrar excepciones como, por ejemplo, en la banca online.

No hay que temer a abrir una cuenta en un banco distinto al actual. Ser nuevos clientes en otra entidad nos puede librar de los gastos y ofrecer muchas ventajas adicionales. Como consumidores inteligentes, debemos aprovechar las ofertas.

Por ejemplo, la Cuenta Online Sin Comisiones de BBVA no nos cobra nada, ni por la cuenta ni por la emisión, renovación o mantenimiento de las tarjetas de débito para cada uno de los titulares. Las transferencias online también son gratuitas y las retiradas de efectivo a débito en todos los cajeros de BBVA tampoco tendrán coste. ¿Los requisitos? Que ambos titulares sean nuevos clientes en la entidad y que se den de alta de forma 100% online, a través de la web de BBVA o de su aplicación bancaria. Nada más.

Lo mismo ocurre con la Cuenta On de Bankia. Se trata de una cuenta para nuevos clientes que exige que los titulares conserven un perfil digital para no cobrar costes, pero no requiere vincular nóminas ni recibos ni contratar productos adicionales. Como la anterior, la cuenta de Bankia ofrece tarjetas de débito gratuitas para cada titular y transferencias sin coste.

Eso sí, debemos revisar que nuestro banco no nos cobre por las transferencias a otras entidades bancarias, ya que enviar dinero a la cuenta compartida podría generarnos gastos. Todavía hay clientes que siguen pagando por esta operativa tan simple. En ese caso, a la vez que buscamos un banco para abrir una cuenta con nuestra pareja, podemos trasladar nuestra cuenta habitual a un banco sin comisiones que nos ahorre decenas de euros al año.

Mostrar comentarios