Todos los grandes en rojo

El Ibex cierra su peor semana desde el Brexit: cae un 5,6% y pierde los 10.000

El motivo principal está en la 'corrección sana' tras las subidas y al gran castigo vivido en EEUU al descontar una subida más agudizada de tipos.

Imagen de la evolución del Ibex en la semana

La semana no ha sido la esperada por parte de los inversores. Los números rojos han hecho acto de presencia a un lado y otro del Atlántico y las caídas han sido más abultadas de lo que se podía esperar. El Ibex 35 ha retrocedido un 5,6% en la semana (su peor semana desde el Brexit, cuando cayó cerca de un 7%), penalizado por los bancos y las eléctricas. En el resto de parqués europeos los descensos han sido muy similares: el Dax alemán se deja un 5,3%, el Cac francés cae un 5,4% y el Euro Stoxx 50, que recoge la evolución de las 50 compañías más grandes de Europa, retrocede más de un 5,5%.

Al otro lado del Atlántico, y todavía cotizando los índices, las caídas también han sido muy abultadas y han propiciado el terremoto que se ha vivido en el resto de parqués. La alarma saltaba el lunes al cierre del mercado estadounidense: Wal Street sufría la mayor caída en puntos de su historia al ceder un 4,6% y perder, de un plumazo, 1.175,21 puntos, cerrando en los 24.345,75 puntos.

El motivo de la fuerte caída no era una noticia negativa, sino que al mercado no le gustan las informaciones positivas: la economía estadounidense crece a un ritmo mayor del esperado y la subida de tipos podría ser mucho más agudizada de lo esperado ante la amenaza de inflación. Además, los responsables del parqué estadounidenses se vieron obligados a aclarar que el fuerte derrumbe no ha estado motivado por ningún problema técnico. Situación que avivaba los temores de algunos sucesos que sí se produjeron en el pasado por este motivo. 

Aun así, los expertos coinciden en señalar que no hay motivos para el pánico. Las economías mundiales crecen a un ritmo adecuado y positivo por lo que la posibilidad de un escenario correctivo prolongado se desvanece y estaríamos hablando de una simple corrección tras los fuertes avances vividos. 

El equipo de Asset Allocation de la gestora Pimco ha señalado que "no observamos un mercado bajista en activos de riesgo, puesto que requeriría o bien un escenario de recesión altamente probable, o bien valoraciones no solamente altas, sino propias de una burbuja. Aun así, unas altas valoraciones, combinadas con unas posiciones concurridas en determinados activos no son el mejor escenario para cometer excesos en las inversiones, sino para ser más selectivo, buscando oportunidades de valor relativo en múltiples países y sectores”.

Por su parte, Joaquín Robles, analista de XTB, ha señalado que "el Ibex sufrió otra semana de caídas arrastrada por la fortaleza del euro, la incertidumbre política y en mayor medida por la corrección en Wall Street. La pérdida superó el 5%, y en las dos últimas semanas ha cedido más de 800 puntos para volver justo a los niveles en los que estaba hace un año".

El experto también ha comentado que "a pesar de que nada parece estar interrumpiendo la buena evolución de la economía a nivel global, los inversores se decantan por las ventas ante lo que podría ser una recogida de beneficios ante la sensación de sobrevaloración en las acciones norteamericanas. El Ibex se vio contagiado, y no pudo frenar esta oleada de ventas que no se corresponde con la evolución de las empresas que lo componen". 

En el Ibex 35 los grandes valores del selectivo español no se han librado del fuerte castigo. Las caídas van desde más del 6,5% que se deja Iberdrola y Telefónica hasta el 4,63% que cede BBVA, pasando por el 6,27% que cae Santander y el 5,56% que se deja Inditex. 

De los 35 valores que componen el selectivo, solo uno ha logrado comportarse en positivo esta semana: Siemens Gamesa. La fabricante de aerogeneradores se ha anotado una subida en torno al 0,25% y los inversores que comienzan a confiar en la compañía podrían tener sus motivos vista su evolución esta semana. 

Beltrán de la Lastra, presidente de Bestinver, destacaba el incremento de posiciones después de un año que él calificó como "la tormenta perfecta". Tras el impacto que ocasionaron en su cotización los malos resultados de la compañía en la India, el proceso de fusión "complicado", la guerra de precios del sector y su último 'profit warning', la empresa presenta ahora "una oportunidad enorme". Además, algunas casas de análisis están aconsejando 'comprar' acciones como es el caso de Citi.

Temas relacionados
Comentarios