El próximo viernes, cumbre para tomar decisiones

Merkel reserva 5.000 millones de euros para la construcción de viviendas sociales

La canciller alemana se ratifica en su mensaje semanal en que "Alemania necesita urgentemente" más casas para familias con ingresos bajos. 

Angela Merkel ante el Bundestag
Angela Merkel quiere situar el debate en torno a la vivienda en primera línea política. / L.I.

No solo en España el debate en torno a los precios de la vivienda está en la primera línea del debate político. La canciller alemana, Angela Merkel, ratificó hoy el compromiso de su Gobierno de destinar 5.000 millones de euros hasta 2021 a la construcción de viviendas sociales, con el objetivo de paliar el déficit en el mercado inmobiliario para las familias de bajos ingresos. "Alemania necesita urgentemente más viviendas", afirmó la canciller en su mensaje semanal por vídeo al ciudadano, ante la celebración, el próximo viernes, de la llamada "cumbre de la vivienda" convocada en la Cancillería.

A la reunión, que presidirá Merkel, asistirán varios de sus ministros, representantes de los "Länder" -estados federados- y de los poderes locales, del ámbito económico y social, así como del sector inmobiliario. Hasta el fin de la legislatura, en 2021, la gran coalición de Gobierno entre el bloque conservador de Merkel y los socialdemócratas pretende invertir en la construcción de 1,5 millones de viviendas sociales. "Queremos reforzar los derechos de los inquilinos sin sobrecargar a los propietarios", enfatizó Merkel, según recoge Efe.

La gran coalición de Merkel aprobó a principios de septiembre un nuevo plan para frenar las subidas de los alquileres de viviendas, en el que se preven medidas como poner un tope a los aumentos tras hacer mejoras en un edificio. Asimismo, se prohibieron el anuncio o ejecución de obras destinadas a presionar a los viejos arrendatarios para que busquen otra vivienda y poder alquilar los pisos a precios más altos, con multas de hasta 100.000 euros para los infractores.

Con esto último se pretende mejorar la aplicación del llamado "freno al precio de los arrendamientos", una ley que entró en vigor en 2015 para limitar los aumentos, pero que no arrojó los resultados esperados.

Ahora, el Gobierno quiere aumentar la inversión en la construcción de vivienda para personas de bajos ingresos, apoyar inversiones privadas y respaldar a las familias que quieran comprar o construir vivienda propia.

El precio de los alquileres es uno de los temas centrales en los debates de política social y económica en Alemania, tras el aumento constante -más del doble de la inflación- registrado en los últimos años. En el primer trimestre de 2018, los arrendamientos tuvieron un aumento promedio del 5,3%, mientras la inflación se situó en el 2%.

En las grandes ciudades el aumento es aún mayor, con cifras récord tanto en Berlín -que durante años parecía un oasis ajeno a la especulación- como en ciudades con altos estándares, como Múnich, Fráncfort y Hamburgo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios