Jueves, 18.10.2018 - 05:35 h
Por la ralentización de la economía

El BCE rebaja el crecimiento y no toca su plan: no prolonga compras ni sube tipos

Continuará cobrando a los bancos un 0,4% por el exceso de sus reservas a un día y que les seguirá prestando a un día al 0,25%.

El presidente del BCE, Mario Draghi, junto al vicepresidente, Luis de Guindos
El presidente del BCE, Mario Draghi, junto al vicepresidente, Luis de Guindos / EFE

El Banco Central Europeo (BCE) ha recortado el pronóstico de crecimiento de la eurozona al 2% en 2018 y al 1,9% en 2019, ambos una décima menos que la previsión anterior, según ha anunciado el presidente del BCE, Mario Draghi, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno de la institución.

El banquero ha asegurado que el consumo privado está apoyando el aumento del empleo y los incrementos salariales entre los países que comparten el euro. No obstante, y a pesar de que la autoridad monetaria "espera" que la actividad global siga creciendo, las nuevas proyecciones de la entidad financiera adelantan una ralentización de la economía.

Pese al menor crecimiento en 2018 y 2019, la previsión de crecimiento para 2020 se ha mantenido en el 1,7%. Draghi ha explicado que este cambio en las previsiones se debe a una contribución externa "débil" en los meses de verano de este año. Asimismo, también ha citado como riesgos que el proteccionismo comercial y la volatilidad de los mercados hayan ganado "protagonismo".

Mantiene los tipos de interés

El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo hoy el precio del dinero y confirmó que reducirá a partir de octubre las compras de deuda a la mitad y que dejará de adquirir bonos en enero del próximo año, aunque dependiendo de las perspectivas de inflación. Tras la reunión de su Consejo de Gobierno, el BCE informó de que mantiene el tipo de interés al que presta a los bancos a una semana en el 0%, de que continuará cobrando a los bancos un 0,4% por el exceso de sus reservas a un día (facilidad marginal de depósito) y que les seguirá prestando a un día al 0,25% (facilidad marginal de crédito).

La entidad monetaria no ha realizado cambios en su comunicado sobre las compras de deuda, que decidió en junio reducir a la mitad en el cuarto trimestre, hasta 15.000 millones de euros mensuales, y concluirlas a finales de diciembre.No obstante, el BCE hace hincapié en que dejará de comprar deuda en enero dependiendo de cuáles sean las perspectivas de inflación a medio plazo en ese momento.

El BCE reitera el mensaje enviado ya en junio de que prevé que los tipos de interés seguirán en el nivel actual hasta, al menos, durante el verano de 2019. Y confirma que va a reinvertir el dinero de los bonos adquiridos que vayan venciendo, durante un período prolongado tras el final de las compras netas de activos. El BCE se compromete a reinvertir los bonos durante el tiempo que sea necesario para mantener unas condiciones de liquidez favorables y un elevado grado de acomodación monetaria".

Ahora en Portada 

Comentarios