Reforma de las pensiones

Ofensiva de UGT para subir los pagos de los 'autónomos VIP' a la Seguridad Social

La sección de autónomos del sindicato pide elevar al doble la cotización mínima a los profesionales por cuenta propia que ingresen más de 70.000 euros

Profesionales autónomos
UPTA quiere que los profesionales autónomos aumenten su contribución a la Seguridad Social.

Liberar de la obligación de cotizar a los 600.000 trabajadores autónomos que presentan ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (735,9 euros al mes o 10.302 euros anuales) y a cambio 'apretar las tuercas' a los 400.000 profesionales encuadrados en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) que obtienen rendimientos anuales que superan los 70.000 euros. La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), vinculada al sindicato UGT, considera básico aprovechar el actual debate político sobre el futuro de las pensiones para impulsar una reforma en profundidad del sistema contributivo de los trabajadores autónomos y ya ha dejado claro a las fuerzas parlamentarias cuál es su modelo: descargar de obligaciones a los autónomos que menos ingresan y exigir un mayor esfuerzo a aquellos con mayores rentas.

"No tiene ninguna lógica que el sistema permita que un autónomo con ingresos inferiores al Salario Mínimo y otro que ingresa 100.000 euros al año realicen la misma contribución a la Seguridad Social", recalca el secretario general de UPTA, Eduardo Abad. Y lo cierto es que tal cosa podría ocurrir, ya que la ley permite a los autónomos elegir con total libertad entre una base mínima de 919,80 euros y una máxima de 3.751,20 euros con leves modulaciones, que están asociadas a la edad y no a las rentas generadas. Un esquema que apenas ha variado en los últimos años y que ha conducido a que dos de cada tres autónomos coticen por la base mínima, con las consiguientes consecuencias para su pensión.

El modelo que plantea UPTA, y que ya ha trasladado para su consideración a las fuerzas parlamentarias, que no sólo tienen abierto el debate sobre el futuro de las pensiones en la Comisión del Pacto de Toledo sino también el del futuro del Régimen de Trabajadores Autónomos en la subcomisión creada al efecto, es un sistema de cotización en tres tramos, que adapte la contribución de los autónomos a la Seguridad Social a su capacidad económica.

Obligar a cotizar más a los 'autónomos premium'

La clave de bóveda financiera del sistema propuesto por la plataforma vinculada a UGT es la subida obligatoria de la cuota a pagar a la Seguridad Social para los profesionales autónomos con rentas superiores a 70.000 euros anuales. Piensen aquí en socios de grandes, y no tan grandes, despachos de abogados, arquitectos, economistas, ingenieros, médicos y todos los perfiles de profesionales liberales que trabajan por su cuenta que se les puedan ocurrir. Para ellos, UPTA plantea una base mínima de cotización incrementada, equivalente al doble de la que existe en la actualidad, de modo que como mínimo tendrían que pagar mensualmente a la Seguridad Social una cuota mínima de unos 475 euros en lugar de los 237 euros que podrían pagar ahora.

En el otro extremo de la balanza, la organización propone eximir del pago de cuota social alguna al colectivo de 600.000 autónomos cuyos ingresos mensuales o en cómputo anual ni siquiera alcanzan para llegar al Salario Mínimo Interprofesional y que en el esquema actual o están encuadrados en el colectivo de beneficiarios de la tarifa plana, lo que les permitiría abonar un pago reducido de 50 euros al mes durante el primer año; o están obligados, salvo excepciones, a cotizar por la base mínima estipulada para todos los autónomos, con independencia de sus ingresos.

El 70% de los trabajadores autónomos que no se encuentran en ninguno de los dos extremos del Régimen Especial continuarían cotizando según el sistema contributivo actual. Bajo este esquema, UPTA considera que el Régimen de Autónomos obtendría unos ingresos extra de 4.000 millones de euros, que no sólo servirían para enjugar parte del déficit que se atribuye a este Régimen, sino que además permitirían abordar otro de los objetivos que se plantea el sindicato: la elevación hasta el umbral del Salario Mínimo de las pensiones que reciben los jubilados autónomos.

Cerrar la brecha de la pensión de jubilación de los autónomos

"Los autónomos viajamos en el furgón de cola del sistema de protección social", denuncia Eduardo Abad, que tira de cifras para ilustrar esta afirmación. La pensión media del Régimen de Autónomos ni siquiera llega a los 650 euros mensuales (cuando en el Régimen General es de 932 euros) mientras que la de jubilación apenas supera los 700 euros al mes, cuando para los trabajadores por cuenta ajena supera ya los 1.000 euros. Esta situación tiene mucho que ver con la inclinación histórica de los trabajadores del Régimen de Autónomos, "por falta de información", matizan desde UPTA, por cotizar por la base mínima del sistema. 

"Entendemos que ese hábito genere una brecha entre las pensiones de los trabajadores del Régimen General y las que perciben los autónomos", concede la organización, "pero creemos que un país como España no se puede permitir que más de 800.000 autónomos jubilados cobren una pensión inferior al Salario Mínimo". La propuesta de UPTA es cerrar en tres años esa distancia entre la pensión media de los pensionistas del Régimen de Autónomos y el Salario Mínimo aprovechando los ingresos extra que arrojaría el sistema de cotización que plantean.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios