Sábado, 30.05.2020 - 01:08 h
Pide consenso para un plan a largo plazo

¿Rescate? De Cos irrumpe en el debate político y reclama no dramatizar el MEDE

El gobernador del Banco de España ha abierto una vía para revisar exhaustivamente los capítulos de gasto con el objetivo de identificar ineficiencias.

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España en su comparencencia en la Comisión de Asuntos Económicos en el Congreso de los Diputados.
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España en su comparencencia en la Comisión de Asuntos Económicos en el Congreso de los Diputados. / EFE

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, compareció en la Comisión de Asuntos Económicos del Congreso de los Diputados este mismo lunes. En ella propuso la utilización de la política fiscal como "la herramienta más adecuada" para la primera línea de defensa a la vez que entró directamente en el debate político pidiendo consenso para lanzar un plan a largo plazo que permita reconstruir la economía española frente a las dificultades que pueda generar el virus. Más allá de sus ideas a este respecto, y a respuesta de los diferentes grupos políticos, la primera voz del supervisor bancario español lanzó una indirecta al Gobierno y, ante el temor a la palabra 'rescate', señaló que él "trataría de no dramatizar la decisión de acudir al MEDE".

Con estas palabras, Hernández de Cos reiteró la idea de que que la línea de financiación de este organismo europeo, cuyo destino es la cobertura de coste sanitario directo o indirecto de los países de la UE, es "reducida en su magnitud" al estar limitada a un máximo de dos puntos de PIB por país. El gobernador del BdE ha recordado que si se pone en relación esta cifra -que en España sería de alrededor de 25.000 millones de euros- con las necesidades de financiación de la economía, se quedaría corta. Sea como fuere, parece que desde el Ejecutivo ahuyentan como pueden todo lo que suene a 'rescate' y la propia vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, defendía hace apenas unos días que España tiene un coste de financiación en los mercados muy favorable. "Estamos en una media del 0,3%", subrayó.

En este mismo sentido se manifestaba la ministra de Asuntos Exteriores, Arantxa González Laya, en su entrevista el laSexta, donde negó tajantemente la posibilidad de que España acuda al MEDE para solicitar estas cuantías. "No, no lo va a pedir", señaló, pasando la pelota a la utilización de mecanismos de liquidez "incondicionales" como las líneas de crédito para empleo y empresas. Hernández de Cos ha señalado así que una hipotética petición de este 'rescate' que ahora el Gobierno niega debería quedarse fuera del debate político a la vez que abogaba por "compartir esfuerzos" a la hora de buscar financiación y lograr "condiciones comparables" entre los países "a tipos reducidos", al margen de los programas de compra del Banco Central Europeo (BCE).

El gobernador del BdE ha centrado gran parte de sus discurso en la petición de consenso político tan importante en momentos inciertos. Así, abogó por diseñar un "programa de recuperación y de reformas estructurales que permita ganar la credibilidad que nos ayuda precisamente a que ese estímulo fiscal de hoy sea sostenible e incluso que maximice el impacto macroeconómico". Para lograr esa credibilidad, "es fundamental el consenso porque desde mi punto de vista el reto que tenemos es de muchos años una vez que la pandemia finalice", señaló, recordando que las medidas tendrán que durar varias legislaturas.

"Los ciudadanos decidirán quién es el que gobierne en cada momento pero lo normal es que haya alternancia, por lo que sería muy importante que haya consenso en los principales elementos tanto del programa de consolidación como del programa de reformas estructurales". Ante tal petición, el portavoz de Economía del Partido Popular, Miguel Ángel Castellón, reprochó la actitud del Ejecutivo de Pedro Sánchez a la hora de anunciar medidas concretas que puedan incrementar el gasto. En este sentido, se refirió directamente a la renta básica y añadió que "el Gobierno ha adoptado medidas de política fiscal de manera unilateral sin discutirlas en esa comisión de reconstrucción, con lo cual alejándose del pacto con otras fuerzas políticas". 

Más allá del consenso, Hernández de Cos habló directamente del estudio de una posible reducción del gasto, a través de una necesaria "revisión exhaustiva y rigurosa" de los distintos capítulos presupuestarios de gasto con el objetivo de identificar aquellas áreas en las que existe margen para una mejora de eficiencia  y eliminar gastos superfluos. En este sentido, ha recordado que un mayor impulso presupuestario debe ir de la mano de una "estrategia clara de saneamiento de las cuentas públicas". Esta revisión tiene debería ir acompañada de otra de "nuestro sistema impositivo para reforzar su eficiencia". 

La banca hace buena labor pero reconoce fallos

Atendiendo a la perspectiva más micro de esta crisis, Hernández de Cos ha reconocido la labor de la banca como canalizador del crédito para las empresas y ha destacado su buen desempeño al mismo tiempo que "es inevitable que se produzcan algún problema de conducta". Con respecto a la medida estrella de los avales públicos a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), el gobernador ha resaltado que la evolución es muy positiva a la vez que ha recordado que los bancos tienen que hacer un análisis de riesgo exhaustivo para evitar conceder crédito a empresas "que ya sabemos que no son viables". 

Ante las críticas que ha recibido este sistema de financiación, el supervisor ha puesto sobre la mesa datos concretos del volumen de garantías que se han concedido con respecto al PIB y que colocan a España en los primeros puestos de Europa. En concreto, el volumen de avales concedidos alcanza los 2,2 puntos del PIB, mientras que en Alemania es del 1% del PIB, en Italia del 1,4% y en Francia del 2,3%.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING