Ya la aplicaron en Cataluña en 2017

La técnica de los 'okupas' para sacar provecho de la ley y no ser desalojados

Los 'okupas' aprovechan una laguna de la Ley de Desahucio Exprés para estar más tiempo en la vivienda invadida.

Los 'okupas' aprovechan la laguna de la ley para estar más tiempo en la vivienda.
Los 'okupas' aprovechan la laguna de la ley para estar más tiempo en la vivienda.
Canva.

El miedo a los 'okupas' se ha disparado este verano en España con casos de viviendas invadidas en diferentes puntos del país. En la actualidad, se estima que alrededor de 100.000 viviendas están ocupadas de forma ilegal, lo que aumentado la demanda de alarmas y la contratación de empresas de 'desokupadores' para obtener de vuelta la vivienda. Este no es un proceso sencillo ya que los 'okupas' aprovechan las lagunas de la ley para permanecer más tiempo en los inmuebles.

En la Constitución Española se indica que cualquier inmueble es inviolable, pero los trámites para echar a los 'okupas' se pueden alargar en el tiempo varios meses. La entrada en vigor en julio de 2018 de la Ley de Desahucio Exprés permite la aceleración del desalojo en un plazo de 30 días, pero normalmente los trámites judiciales se alargan por la negativa de los 'okupas' o falsas denuncias que lo único que buscan es alargar el proceso.

La clave para echar a los 'okupas' rápidamente es darse cuenta de que han allando la vivienda lo antes posible, ya que si se avisa a la policía en las primeras 48 horas, estos tienen la autoridad de desalojarlos sin orden judicial. El problema es que, como dice el refrán, hecha la ley, hecha la trampa.

Y es que ya se han dado casos en España de 'okupas' que tras ingresar a la fuerza en una vivienda, llamaron a la policía y se autodenunciaron asegurando que llevaban más de 48 horas en el inmueble. De este modo evitan el desalojo exprés de la policía e inician un proceso judicial que les asegura varias semanas e incluso meses en ese domicilio.

El caso de los 'okupas' de Llagosta

Esta técnica fue aplicada en 2017 en Llagosta (Cataluña), donde un grupo de 'okupas' se metió a vivir en los pisos a los que iban a entrar una decena de familias de manera inmediata. Los 11 pisos de un edificio fueron 'okupados' y una vez dentro, ellos mismos llamaron a los Mossos para decir que llevaban más de 48 horas allí.

La presencia de los 'okupas' en la zona de Llagosta continuó al menos hasta finales de 2018, cuando los vecinos de la localidad se pusieron en pie de guerra y consiguieron el desalojo de una familia de 'okupas' conflictiva. 

Mostrar comentarios