Lunes, 20.05.2019 - 09:25 h
La rentabilidad sigue siendo su asignatura pendiente

Liberbank presume de músculo comercial para ganar peso en su fusión con Unicaja

La entidad saca pecho de que su productividad por empleado se encuentra a la cabeza del sector financiero español, solo por detrás de Bankinter.

Unicaja y Liberbank
Liberbank presume de músculo comercial para ganar peso en su fusión con Unicaja./ EUROPA PRESS

Liberbank presumió ayer de músculo comercial con vistas a ganar fuerza en las negociaciones que mantiene con Unicaja respecto al peso que mantendrá banco en la entidad resultante de su fusión. Y es que el grupo que comanda Manuel Menéndez sacó pecho ante los analistas de que la productividad de su red de oficinas ya se encuentra a la cabeza del sector financiero español.

A pesar de que su benefició cayó un 28%, Liberbank puso de manifiesto ante los analistas que tanto sus volúmenes de negocio como de producción se han elevado un 25% en el último año, hasta 20 millones y 238.000 euros por empleado, cifras que han aupado a la entidad hasta el segundo puesto del sistema bancario español en términos de productividad, solo por detrás de Bankinter, la 'rara avis' del sector y muy por encima del resto.

Este avance en la productividad, no obstante, no es suficiente para el banco, que considera que aún tiene por delante un amplio recorrido de mejora. Aún así, la dinámica comercial es un factor que Liberbank ya está haciendo valer en el proceso de negociaciones con Unicaja con el objetivo hacerse con el 45% del capital de la nueva entidad, aunque el mercado actualmente descuenta que el canje será 57-43% a favor de la antigua caja andaluza.

Por el momento, la cúpula de cada uno de estos dos bancos sigue sin ponerse de acuerdo respecto al reparto accionarial, por lo que el calendario tentativo de la operación se ha ampliado algunas semanas, según fuentes financieras. En un principio, la hoja de ruta contemplaba que la ecuación de canje se aprobase a mediados de abril con vistas a que los accionistas de ambas entidades refrendasen el acuerdo entre mediados y finales de junio. 

El plazo límite para que los consejos de administración de ambos bancos aprobaran la fusión sería el 30 de junio, fecha en la que 'caducarían' las cuentas auditadas de 2018 y sobre las que se han realizado las 'due dilligence'. Menéndez ayer rechazó realizar cualquier tipo de comentario al respecto. "Hasta que no haya una decisión no haremos ningún comentario", indicó a los analistas.

Los sindicatos denuncian "objetivos inalcanzables"

El incremento de la productividad de Liberbank, no obstante, se ha producido en el marco de un proceso de racionalización de costes fuertemente criticado por los sindicatos. En el último año han salido 205 empleados -el 5% de la plantilla- y se han cerrado 108 sucursales -el 14% de la red- y, además, la entidad ha dotado 6 millones de euros a provisiones adicionales para seguir disminuyendo sus gastos de personal.

En este contexto,prácticamente todas las agrupaciones sindicales del banco denunciaron a comienzos de abril presiones sobre "objetivos de venta inalcanzables", así como extensiones de jornada fuera de horario y "constantes" incumplimientos legales por parte de la entidad que, según los representantes de los trabajadores, vienen acompañadas de amenazas de despido o movilizaciones.

Así, los sindicatos han convocado una concentración en la próxima junta general de accionistas de Liberbank, que se celebrará el martes en Madrid y en la que está previsto que se apruebe el segundo dividendo en la historia de la entidad, de 22 millones de euros. 

El grupo conformado por Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura salió a bolsa en 2013, pero, a consecuencia de las restricciones impuestas a las entidades que recibieron ayudas públicas, no pudo remunerar al accionista hasta 2015, cuando distribuyó unos 40 millones de euros, práctica que se canceló en 2016 en aras de mejorar el capital del banco.

No obstante, la solvencia de Liberbank se sitúa ahora por encima de la recomendación del 12% que el Banco Central Europeo (BCE) hace a las entidades y cerró marzo en el 12,5%. Según informó ayer la entidad, no se tomará ninguna decisión sobre este exceso de capital (más allá de repartir el 20% del beneficio) hasta que se haya resuelto la operación con Unicaja.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios