Ajuste de empleo

BBVA y sindicatos llegan por fin a un acuerdo en el ERE para 2.935 personas

La entidad ha puesto precio al plan de reestructuración: 960 millones de euros que serán anotados en las cuentas del segundo trimestre del año. 

Edificio de la sede de BBVA en Madrid, conocido como ‘La Vela’, a 22 de abril de 2021, en Madrid (España). La dirección de BBVA ha planteado el despido de 3.798 personas y el cierre de 530 oficinas. La compañía encuadra estos despidos en un procedimiento basado en motivos productivos y organizativos derivados de la transformación digital, según han señalado fuentes de la negociación consultadas por Europa Press. 22 ABRIL 2021;BBVA;DESPIDO;ERE;MADRID Isabel Infantes / Europa Press (Foto de ARCHIVO) 22/4/2021
Edificio BBVA sede
Europa Press

La dirección de BBVA y los sindicatos han logrado llegar a un punto de encuentro en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que se saldará con la salida de 2.935 empleados, el 10% de la plantilla total en España, frente a los casi 4.000 que había planteado la entidad en un principio. Después de poco más de un mes de intensas negociaciones, ambas partes han llegado a un acuerdo por el que al final se ha logrado evitar que se produzcan los despidos forzosos y se ha eliminado la cláusula que obligaba a que un 50% de los afectados fueran menores de 50 años. 

Fuentes sindicales celebran que se haya logrado reducir el número de extinciones en 863 afectaciones, fijándose en 2.935. De hecho, en la red de sucursales, donde se concentraba en un 80% el impacto, se ha mejorado la cifra en un 35%. La distribución por áreas de la plantilla afectada es la siguiente: 350 personas en el Centro Corporativo; 254 personas de Servicios Centrales de BBVA en España; 154 personas de estructuras intermedias y 2.177 personas de la red comercial. BBVA considera que la reducción en la cifra de salidas ha sido posible, entre otros factores, gracias a la recolocación de 657 personas en otras funciones dentro de la entidad.

Además, los representantes de los trabajadores entienden que el amplio catálogo de opciones de salidas permitirá que no haya ninguna salida forzosa. Para ellos, la voluntariedad era una condición innegociable. A su vez, han conseguido eliminar la cláusula de equilibrio generacional que pretendía aplicar BBVA, que establecía que la mitad de los despidos debían ser asumidos por menores de 50 años. Según el texto, el 72% serán mayores de 50 años y un 28% menores de esa edad. No obstante, la entidad recuerda que también se tendrá en cuenta la idoneidad para el desempeño del rol y el puesto, la formación, la capacitación, el potencial y la polivalencia funcional, es decir, la meritocracia. 

Las condiciones económicas pactadas difieren ligeramente de las de la última proposición del banco. Finalmente, para los empleados con hasta 63 años y diez años de antigüedad, BBVA pagará 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades. Aquellos entre 55 y 62 años, se irán con una renta temporal del 75% del nivel retributivo anual (hasta los 63 años) y un convenio especial con la Seguridad Social con un incremento anual del 3%. También aplicará el descuento de la prestación por desempleo. 

Para quienes tengan entre 53 y 54 años, la entidad pagará el 65% del salario (hasta los 63 años), así como el convenio especial con la Seguridad Social con un aumento al año del 3% y el descuento de la prestación por desempleo. Para aquellos que tengan edades comprendidas entre los 50 y los 52 años, la entidad presidida por Carlos Torres pagará indemnizaciones de seis veces el 65% del salario anual, con un tope de 320.000 euros, así como el convenio de la Seguridad Social hasta los 63 años en renta temporal (15.500 euros al año). En este caso también añade primas de voluntariedad de 2.000 euros por cada tres años en la empresa, que podrán sumar hasta 25.000 euros en empleados que lleven más de una década, así como una prima por difícil recolocación de 15.000 euros. 

Los menores de 50 años o aquellos que lleven menos de diez años en la entidad, saldrán con una indemnización de 40 días por año trabajado, con un máximo de 30 mensualidades y primas de voluntariedad de 2.000 euros por cada tres años de antigüedad, que también podrán llegar a los 25.000 euros y podrán optar a primas por difícil recolocación, aunque esto último solo para los mayores de 50 años.  

Respecto a la movilidad geográfica con cambio de residencia, BBVA contempla un pago único de 4.000 euros y 500 euros al mes durante un periodo de seis años cuando supere 250 kilómetros o contemple un cambio de isla, Ceuta o Melilla. Asimismo, indemnizará con 500 euros brutos mensuales durante cuatro años la movilidad de entre 100 y 250 kilómetros y durante tres años la movilidad de entre 25 y 100 kilómetros, con cambio de residencia en ambos casos. 

Para movilidad superior a 100 kilómetros sin cambio de residencia el banco ofrece un pago único de 1.000 euros y 0,24 euros por kilómetro en dos trayectos diarios por cada día de trabajo presencial, hasta tres años. En el caso de la movilidad de entre 25 y 100 kilómetros sin cambio de residencia, pagará 0,24 euros por kilómetro en dos trayectos diarios por cada día en trabajo presencial durante tres años.

En un comunicado, CCOO Servicios asegura que este  acuerdo se desmarca muy positivamente a los firmados en los últimos tiempos en el sector y marca el camino de los siguientes, como el que actualmente negocia CaixaBank para más de 7.600 empleados. En su opinión, las movilizaciones, los paros y la huelga han sido el motor clave para desencallar la negociación y conseguir que BBBVA acabara cediendo desde una posición muy dura.

Por su parte, UGT ha valorado el proceso de difícil dada la envergadura del plan y considera que la parte social ha hecho un enorme esfuerzo por alcanzar las mejores condiciones posibles, a pesar de que la reforma laboral, aún sin derogar, no ha facilitado para nada la negociación. También ha subrayado que no es ningún orgullo firmar un ERE, ya que estos ajustes son siempre un "hecho traumático, duro y complicado en el que nunca se triunfa, firmes o no". 

Un coste de 960 millones y ahorros de 250 millones en 2022

Poco después de conocerse que las partes habían llegado a un acuerdo, la entidad ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que el coste del proceso será de 960 millones de euros antes de impuestos, de los que 720 millones de euros corresponderán al despido colectivo y 240 millones de euros al cierre de oficinas. Como parte del plan de ajuste, el banco cerrará también 480 sucursales. BBVA podrá utilizar el dinero que ha recibido de la venta de su filial de Estados Unidos a PNC para asumir este impacto, ya que se embolsó unos 9.700 millones de euros con esta operación. 

Este coste será registrado en las cuentas del segundo trimestre de 2021 y se estima que tendrá un impacto negativo en el ratio Common Equity Tier I fully loaded de aproximadamente 28 puntos básicos. Este proceso generará unos ahorros estimados de aproximadamente 250 millones de euros anuales a partir del año 2022, de los que aproximadamente 220 millones se derivarán de los gastos de personal. En 2021 los ahorros estimados serán de aproximadamente 65 millones de euros. 

Mostrar comentarios