Lunes, 25.03.2019 - 07:39 h
Más de 52 millones de pérdidas en 2016

C&A sufre el golpe del 'boom de Primark': hunde un 22% sus ventas desde 2011

Era el gigante europeo de la moda 'low cost' hasta la irrupción de Primark. En España, ingresa 361,4 millones, frente a los 1.368,9 de la irlandesa.

Imagen de una tienda de C&A.
Exterior de una tienda de C&A.

En menos de una década, el sector de la moda 'low cost' se ha transformado en España a golpe de Primark. La multinacional irlandesa desembarcó en la Península en 2006, justo antes de la crisis. Y supo capitalizarla como nadie. Hasta el punto que se ha llevado por delante gran parte de la actividad del que, hasta entonces, era el principal actor en ese segmento más económico: la marca holandesa C&A.

El ejercicio clave fue el 2011. Ese año, C&A logró mantener el resultado positivo gracias a la venta de dos filiales en Alemania, lo que le permitió apuntarse un beneficio contable de 246 millones de euros. Sin embargo, ya ese año, su resultado operativo caminaba en negativo (en más de 9 millones). Sus ingresos, desde 2011, se han recortado en más de un 22,3%. Han pasado de 442,6 a 361,4 millones de euros, según sus últimas memorias de resultados.

Ha cambiado su estrategia de negocio y su red de tiendas. Al inicio de la década, en 2010, C&A se planteaba dejar de ser una enseña vinculada a los centros comerciales y comenzó a buscar locales en las arterias comerciales de las principales capitales.

En Madrid, por ejemplo, abrió un 'flag ship' (tienda emblema de la cadena) en la Gran Vía. Exactamente lo mismo que hizo Primark. En el caso de C&A no fue suficiente para despegar y anunció el cierre del céntrico local a finales de 2016. En estos años, ha pasado de tener 114 tiendas en España a rozar el centenar. Justo hace un año, anunció el cierre de 23 locales y un expediente de regulación de empleo para 300 personas de una plantilla de más de 2.000.

Sólo en el último ejercicio, que cerró el 28 de febrero de 2017, C&A elevó sus números rojos hasta los 52,3 millones de euros. En los cinco últimos años, las pérdidas acumuladas rozan los 135 millones.

Como comparación, al cierre de agosto de 2016, Primark contaba con 41 establecimientos en España, menos de la mitad que su rival holandesa; y sus ingresos superaban los 1.368,9 millones, impulsados, sobre todo, por la tienda de Gran Vía 32. En cambio, esta apertura se comió una parte de su beneficio, porque la filial del grupo irlandés recortó su rentabilidad en un 41%. 'Sólo' ganó 23,3 millones de euros.

Transformación de la red

C&A explica en su memoria que, en ese último ejercicio, cerró ocho locales, cuatro tiendas en agosto de 2016 y otras tantas en febrero de 2017. Dotó unas provisiones por reestructuración de más de 8 millones. Una reorganización para la que ha tenido el respaldo del grupo, porque suma unas deudas con otras entidades de C&A de 60 millones de euros.

La filial española depende, desde 2014, de Suiza, de C&A Mode AG. Una matriz que en el último año ha tenido que aportar 133,7 millones de euros para hacer frente "a los pagos de actas de inspección levantadas por importes de 34,5 y 9,6 millones de euros". Son fruto de sendas inspecciones realizadas en 2011 y 2015 que, al cierre de este último año fiscal, C&A no daba por perdidas. Ambas están recurridas: una, en la Audiencia Nacional; y otra, ante un tribunal económico administrativo.

De cara al ejercicio que concluye este inminente 28 de febrero, C&A era optimista y esperaba hacer despegar sus ingresos y su resultado operativo, a pesar del efecto de la última reestructuración de su red.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios