Martes, 10.12.2019 - 14:25 h
Reformas en el sector energético

El Consejo de Estado avala los recortes de la CNMC pese a funcionar en la prórroga

Las empresas afectadas alegan que la mitad de los consejeros del regulador han sobrepasado los seis años de mandato para frenar el hachazo.

El presidente de la CNMC, Marín Quemada, cuestiona la ley balear del Clima.
El presidente de la CNMC Marín Quemada y otros cuatro consejeros han concluido su mandato. / EFE

El Consejo de Estado respalda a la CNMC. El máximo órgano consultivo del Gobierno ha aprobado dos de las 14 circulares que afectan a los sectores eléctricos y gasistas. Son las menos conflictivas. Contienen la nueva metodología para calcular la retribución del transporte de electricidad y de gas. Pero zanjan uno de los debates planteado por las empresas golpeadas por los recortes. En los dictámenes, que aún no son públicos, el Consejo de Estado avala las decisiones de Competencia aunque hayan sido aprobadas por un pleno en la que la mitad de sus miembros han sobrepasado los seis años de mandato.

El apoyo explícito del Consejo de Estado a la CNMC en los primeros dictámenes sobre los recortes al sector energético es un buen escudo ante el fuego graneado que sacude al regulador desde que hizo públicos los borradores de circular que rebajan la retribución a las eléctricas y gasistas. Entre otros argumentos, las empresas que se han personado en el Consejo de Estado, han planteado que el hachazo ha sido aprobado por consejeros que han sobrepasado su mandato.

El Consejo de Estado rechaza el argumento en un momento clave para la CNMC, cuando el organismo tiene pendiente renovar a la mitad de sus consejeros. El proceso afecta tanto a la Sala de Competencia que preside José María Marín Quemada, presidente también de la CNMC, como a la Sala de Regulación que preside la vicepresidenta María Fernández. Ambos culminan los seis años de mandato junto a los consejeros Josep María Guinart, Clotilde de la Higuera y Benigno Valdés.

Renovación pendiente

La renovación pendiente en Competencia, con un Gobierno también en funciones, introducía un elemento más de confusión en un debate muy acalorado. Aunque la Ley de creación de la CNMC considera que el consejo del regulador tiene plenas capacidades hasta que el Gobierno apruebe el decreto de relevo de los consejeros, algunas de las compañías afectadas por las propuestas de recortes de la CNMC habían planteado la precariedad del pleno de Competencia como un refuerzo de sus posiciones contrarias a las circulares.

Zanjada la polémica, el dictamen del Consejo de Estado avala la metodología elaborada por la Sala de Regulación de la CNMC para retribuir las redes de transporte y de distribución. En vez de retribuir sobre la base de las obligaciones del Estado a 10 años más 200 puntos básicos -6,5%-, se pagará teniendo en cuenta el coste de capital (Weighted Average Cost of Capital, WACC), lo que deja la retribución en el 5,58% frente al 7% que solicitaban las eléctricas.

Las primeras circulares que ha dictaminado favorablemente el Consejo de Estado son las menos polémicas. Al final, afectan a la metodología de cálculo y se ajustan a lo que es común en la UE. Además, la sala de Regulación de la CNMC trabajó bien el terreno, con consultas y audiencias a las empresas afectadas. Pero quedan otra docena de dictámenes sobre los que el Consejo de Estado trabaja a contrarreloj.

Todas las circulares que afectan al sector energético, salvo la circular que fija nuevas condiciones en el acceso y conexión a las redes de electricidad, tienen que ser aprobadas antes del 31 de diciembre. Los plazos son muy justos para elaborar unos dictámenes que no son un mero trámite porque si la CNMC se aparta de sus recomendaciones, la decisión se convierte en argumento y abono de posibles recursos.

Nervios a flor de piel

Los nervios de las empresas están a flor de piel desde que la CNMC sacó sus propuestas a consulta pública allá por el mes de julio. La tensión se ha rebajado algunos grados porque la redacción final de las circulares, tras los contactos con el Ministerio de Transición Ecológica, ha suavizados los recortes que se iban a aplicar los grandes propietarios de redes, REE en el caso de la electricidad y Enagás en el gas. Pero está pendiente el recorte a las distribuidoras gasistas, con Naturgy a la cabeza y también la propuesta que modifica las norma de conexión a la red de los nuevos proyectos de renovables.

La circular de acceso es la más polémica. El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada justifica la norma redactada en la necesidad de ordenar el procedimiento y desinflar la especulación en el sector renovable. Aunque la historia es más compleja y ha provocado un enfrentamiento abierto con el Ministerio de Transición Ecológica. Mientras la CNMC es partidaria de subastar los derechos de enganche a la red en las centrales que se cierren -caso de las nucleares-, el Ministerio no ve con malos ojos que las eléctricas cambien cromos y enganchen a la red proyectos renovables donde antes mantenían instalaciones contaminantes. Esa diferencia de criterios puede retrasar más allá de enero la aprobación de la circular.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING