Francia se perfila como la joya de la corona

El fin de los peajes de Ábalos coge con el paso cambiado a Florentino en Abertis

Acesa, filial de Abertis, tiene un proceso judicial abierto con el Estado por el cual reclama una indemnización por la pérdida de tráfico en la AP-7. 

Florentino fía al Gobierno de Sánchez los últimos 'ok' para la adquisición de Abertis
ACS se queda con las ganas de renovar las concesiones de Abertis. / EFE

Florentino Pérez se ha quedado con las ganas de renovar las concesiones de Abertis tras cerrar las puertas a los peajes José Luis Ábalos, ministro de Fomento. Un anuncio hecho apenas semanas después de que la 'joint venture' creada por ACS y Atlantia para la adquisición de la concesionaria cerrará la operación. A pesar de que los intereses de Abertis van más allá de España, el movimiento de los socialistas para acabar con el pago por utilizar las vías supone un indudable revés para la nueva sociedad.

Sin ir más lejos, el negocio estrella de Abertis en España, la AP-7, pasará a manos públicas entre 2019 y 2021, dependiendo de los diferentes tramos que la componen. La concesionaria ha realizado importantes inversiones en esta vía, como implementar el pago sin barrera, y ahora deberá cederla a manos públicas. Lo mismo ocurrirá con la AP-2, otra de las vías que cambiará de manos en menos de tres años. 

El Gobierno del PP ya había dejado claro que no tenía intención de ampliar esos contratos, aunque no fue tan explícito como Ábalos a la hora de plantear una solución. “Insisto en que no vamos a prorrogar las concesiones existentes”, aseguró sin ambages el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. “En su momento, el Gobierno decidirá”, remató. Un planteamiento que, para buena parte del sector, forzó la operación de Caixa para desprenderse de Abertis. También se sobreentendió que Pérez, tras entrar como 'caballero blanco' para salvar la compañía de la opa italiana de Atlantia, habría amarrado esas renovaciones. El cambio de Gobierno cambia radicalmente el panorama.

La toma de posesión del propio Ábalos como ministro de Fomento  escenificó los problemas de las concesionarias. Sin ir más lejos, Florentino Pérez y Marcelino Fernández Verdes, presidente y consejero delegado de ACS, respectivamente, y el primer ejecutivo de Abertis, José Aljaro, se dejaron ver en el traspaso de cartera con las concesiones de los peajes españoles en el aire. 

Apenas tres semanas después del acto, el Ejecutivo ha anunciado su intención de levantar los peajes una vez que las concesiones terminen, lo que pone en jaque el negocio español de Abertis a medio plazo. Una decisión que obliga a la multinacional a poner el foco en EEUU, Asia y Latinoamérica, mercados en auge para la concesionaria. 

Europa no se queda atrás, con Francia como la joya de la corona de la firma. De acuerdo con los datos del año 2017, ha logrado un 33% del ebitda total de la compañía, superando a España, que consiguió el 31% de este indicador. El país galo aportó un beneficio bruto de explotación de 1.161 millones a la compañía, que se espera que aumente gracias a la prórroga de las concesiones en este país.

Litigio abierto

En paralelo, Acesa, filial de Abertis, tiene un proceso judicial abierto con el Estado desde el año 2015, por el cual reclama una indemnización por la pérdida de tráfico en la AP-7 como consecuencia de las obras en otras vías aledañas. La cantidad que solicita la concesionaria se situaría alrededor de los 1.000 millones, de euros de acuerdo con las cuentas de la compañía. Otro frente abierto dentro de una relación que se presume convulsa tras los últimos acontecimientos.

La compañía creada para la adquisición de Abertis, ha presentado este mismo miércoles una proposición a la CNMV que deberá ser aprobada por la Junta General de Accionistas el próximo 25 de julio en la que se pide excluir de la cotización en bolsa a la concesionaria

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios