Para hacer frente a las heladerías de autor y ecológicas

¿Helados sí o no? Los supermercados te dan la respuesta con versiones saludables

Es uno de los productos estrella del verano y, ante el cambio de tendencia alimenticia, el super ofrece alternativas más sanas para no ceder ventas.

Helados
Los helados ecológicos tienen cada vez más adeptos / Pixabay

El pasado año, el consumo de productos ecológicos creció en España un 14% y nueve de cada diez hogares compraron alimentos 'bio' o saludables, según la consultora Kantar. Unas cifras que ponen de relieve que la tendencia 'healthy' o sana de alimentación ha venido para quedarse. Tanto es así que ha conquistado uno de los segmentos que, por su propia naturaleza, carecía de ese axioma 'saludable'

Los helados son una de las grandes delicias del verano. Ricos y frescos suponen un alivio para las altas temperaturas, si bien uno de sus principales problemas hasta ahora era su elevado contenido calórico. Pero con el paso del tiempo y los mejores hábitos de alimentación, los helados han dejado de ser la bomba de calorías que eran hace unos años. O, al menos, llevan ingredientes más saludables que antaño.

Porque, al igual que en el resto de productos de alimentación, la tendencia saludable se ha apoderado también de los helados. Sin azúcares añadidos, bajos en calorías, veganos, sin gluten o ecológicos. Ahora las opciones son mayores para dar respuesta a una nueva necesidad de unos consumidores ávidos de productos considerados más sanos. 

Estos helados comenzaron a venderse hace unos años en establecimientos especializados que se encargan de confeccionarlos con materias primas de calidad o certificadas y que se dirigen a un nicho de consumidor muy concreto. Si bien, tan de moda se han puesto, que ahora los supermercados se han apuntado a esta tendencia para no perder fuelle con las ventas heladeras. 

Porque hablamos de un suculento negocio, ya que España es el tercer país del mundo que más gasta en helados por habitante -más de 41,78 euros al año-, hasta un total de 1.938 millones, y se espera que para 2019 se consuman 585 millones de litros, un 18,21% más que en 2015, según un estudio realizado por la escuela de negocios Constanza Business & Protocol School. Por ello, los supermercados han seguido la estrategia de las heladerías de autor para seguir copando buena parte de las ventas.

Helados bio, sin azúcar...

Así, ya podemos encontrar en los lineales de las principales cadenas helados de diferente nomenclatura para ajustarse a esta nueva demanda. Por un lado, estarían los bajos en azúcar o grasas -con menos cantidad de estos que los helados tradicionales- y, por otro, los ecológicos, que están compuestos por ingredientes naturales y cultivados de forma respetuosa con el medio ambiente. De hecho, estos ingredientes deben estar certificados como tal.

Así, en los lineales de diferentes cadenas es posible encontrar tanto helados saludables de marca de fabricante como también de marca blanca, lo que demuestra que no se trata de una moda pasajera si las propias enseñas se atreven a producir sus propios helados saludables. Tras realizar el perceptivo testeo, Eroski aparece como una de las cadenas con un surtido de helados saludables más amplio, tanto de fabricante como de marca blanca.

Tiene tanto opciones bajas en azúcar como sin lactosa o gluten y bio. Por ejemplo, incluye la línea Carte D'or sin lactosa y la realizada con cacao bio, así como helados sin azúcar de gigantes como Nestlé. En su propia marca, Sannia, podemos encontrar cornetes con hasta un 65% menos de azúcar o minis bombón sin azúcar, así como los típicos sandwich de nata. Igualmente, tiene helados de almendras y de vainilla sin lactosa.

Igualmente, Carrefour ofrece opciones muy simlares de marca propia y fabricante. En su surtido destaca toda la línea de la marca Bio Factory, donde hay helados sin gluten o lactosa y otros de chocolate o vainilla ecológicos. Pero el grupo francés también tiene su propia marca, Carrefour Bio, bajo la que vende helados de chocolate. En el apartado de sin azúcar, también hay mucha variedad de fabricante y del propio supermercado.

Por su parte, desde Dia nos confirman que tienen en sus lineales varias referencias de helados bajos en azúcares y sin azúcares añadidos. De hecho, la mayoría de helados que encontramos de esta gama bajos son de su propia marca blanca, Vital, en versiones cornete, sandwich o bombón. En este caso, da menos peso al fabricante en este segmento. Por último, Mercadona también nos facilita algunos de los helados más saludables de su propia marca blanca que están en sus lineales. Disponen de productos sin azúcar, gluten o lactosa y, una novedad que no tienen otras cadenas, los vegetales. En su caso, de soja. 

¿Qué es lo más saludable?

A pesar de estas variedades en principio más sanas, los helados siguen siendo alimentos calóricos que deben consumirse con mucha precaución, según indican los expertos. De hecho, la nutricionista Elena Velázquez, de V Nutrition Consulting, señala que no son recomendables por su alto contenido calórico, en grasas y en azúcares. 

Según la experta, lo más saludable serían los de hielo o frutas, aunque ella apuesta por prepararlos en casa triturando frutas y después congelándolas. Sobre las calorías, Velázquez señala que los de formato bombón de cholocate y crema tienen unas 260 y su versión mini, 180. Por su parte, los de cornete tendrían entre 200 y 300 calorías, y los de hielo, unas 100. Si bien la nutricionista señala que el problema de los helados no estriba tanto en las calorías, sino en el tamaño "porque son raciones muy grandes, que no necesitamos pero que terminamos comiendo enteros y metiendo calorías innecesarias". En cualquier caso, señala que un consumo esporádico en estos meses se podría tolerar siempre que se tenga un buen estado de salud.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING