Viernes, 14.12.2018 - 00:37 h
El sector pide ayudas a la electrificación

¿El fin de los híbridos? La nueva norma los dejará sin ayudas y ya son más caros

La supresión de las ayudas para la compra de vehículos de combustibles fósiles podría menguar su venta y hacer que la transición sea más dura.

Coche eléctrico, enchufe, motor, vehículo, híbrido, sostenibilidad, transporte
¿El fin de los híbridos? La nueva norma los dejará sin ayudas y ya son más caros. / EP

La venta de coches híbridos iba viento en popa en los últimos meses, pero las caídas generalizadas en las transacciones de vehículos desde septiembre y la recién anunciada Ley del Clima que prohibirá la venta de este tipo de vehículos a partir de 2040, han hecho que el 'frenazo' se traslade también a este segmento. De hecho, las marcas temen que la aprobación de la nueva norma también elimine, según Anfac -patronal de los fabricantes-, las subvenciones a cualquier motor de combustible fósil entre los que se incluyen los híbridos. 

¿Serán capaces los híbridos de mantener las ventas sin ningún tipo de subvención si el coste de su tecnología es mayor? Anfac reconoce que "estas cifras de venta pueden frenarse con la falta de incentivos", una idea que secundan varias marcas que comercializan este tipo de vehículos consultadas por La Información. 

La nueva norma prohibirá conceder subvenciones a cualquier vehículo que emita emisiones contaminantes, es decir, solo dará ayudas a los eléctricos. Este hecho "cercena la transición desde el minuto uno", afirman desde Anfac, por lo que consideran que esta será más dura que la que tendría lugar sin esta norma. 

Las marcas creen, además, un error el hecho de eliminar "de golpe y sin haber hecho una transición correcta" los incentivos a las energías alternativas como el gas natural que, pese a ser casi residual en el número de matriculaciones, era una alternativa. "El híbrido y el gas son herramientas excelentes", sentencian, "esto solo conseguirá que la gente vuelva a la gasolina". 

Lo cierto es que a la hora de comprar un coche, más allá de las propias características del vehículo, se mira el precio. Y en este caso, los híbridos son, por lo general, más caros que los de combustibles clásicos como el diésel y la gasolina. De hecho, algunas marcas y modelos, como el Toyota Yaris, que en su versión Active está presente tanto en 'eco' como en combustible tradicional, tiene una diferencia de precio de hasta 5.000 euros en función de su motorización.

Este dinero era, hasta hace solo unos meses, 'recuperable' a través de una subvención estatal, por lo que las ventas se multiplicaron -pasaron de poco más de 30.000 en 2016 a casi 60.000 el año pasado-. En cambio, 2018 ha sido el primer ejercicio en el que las tecnologías eco de los coches no han contado con ningún tipo de ayuda y, según la patronal, la tipología que más ha sufrido ha sido la de los eléctricos. 

Y se está empezando a notar la falta de ayudas. En lo que va de año, se han matriculado 63.000 vehículos de este tipo de motorización. Esto supone, pese al aumento, una ralentización de la tendencia que se esperaba siguiese en auge con el avance de la tecnología. Además, en el sector, recuerdan que una reducción de las ventas en todos los tipos de vehículos dañaría el empleo, tanto directo como indirecto. 

El sector reclama un plan para electrificar las vías de alta capacidad

Pero no solo la posible caída de las ventas de los coches híbridos es un problema para el sector. Las marcas también reclaman medidas para aumentar la electrificación de las vías de alta capacidad españolas y colocación de las llamadas 'electrolineras', al menos de las importantes, para poder mostrar la utilidad de los coches eléctricos incluso en viajes largos. "No solo las marcas tenemos que ponernos las pilas", reclaman. 

Y es que algunas de ellas, como Tesla, han ido colocando puntos propios en zonas estratégicas del país, pero aún quedan muchos kilómetros sin posibilidades para los propietarios de este tipo de vehículos, aún hoy utilizados principalmente para los desplazamientos cortos o dentro de las ciudades. 

Por ello, desde la patronal reconocen que este tipo de vehículo que ahora quieren "imponer" aún no está al 100% del desarrollo de su tecnología en nuestro país. A pesar de ello, España fue uno de los primeros territorios que apostó por la fabricación de este tipo de coches, pero se vio rápidamente superado por otros países como Reino Unido y Alemania. De hecho, este último es el principal mercado en electrificación de toda la Unión Europea y es un objetivo para las principales firmas. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios