Viernes, 13.12.2019 - 21:14 h
Tras las alegaciones

De Talgo a SNCF, partida de póker entre los aspirantes al AVE para cerrar alianzas

Las empresas que quieran entrar a formar parte del ferrocarril español tras la liberalización tienen hasta el día 31 de julio para presentar ofertas.

AVE Renfe
De Acciona a la SNCF, guerra abierta de los futuros operadores AVE para cerrar acuerdos. / Renfe

Cuenta atrás para la presentación de ofertas de cara a la liberalización del ferrocarril en España. A falta de un mes y medio de la finalización del plazo para que los operadores elijan si les interesa o no entrar en la explotación de este medio de transporte en nuestro país y sobre todo, si lo harán en solitario o a través de un consorcio, los contactos entre unos y otros se han intensificado y los futuros operadores se afanan en cerrar acuerdos preliminares que puedan sustanciarse después de la presentación de las ofertas. Acciona, Talgo, SNCF, NTV, Deutsche Bahn, Globalia, Globalvia y la propia Renfe son solo algunas de las compañías que quieren entrar a formar parte de este negocio, aunque está claro que la tarta sólo da para tres operadores. 

La intensificación de contactos también ha hecho que algunos operadores estén jugando a varias bandas y hablen a la vez con unos y otros futuros rivales en las vías. Por ejemplo, Acciona -en consorcio con Ilsa, compañía de la que tiene la mayoría accionarial- anunciaba hace unas semanas a través de su presidente José Manuel Entrecanales que se encontraba en conversaciones con tres "posibles socios operadores y dependiendo de cual sea el socio, construiremos junto con él un plan de negocio". Uno de estos interlocutores sería, según pudo saber este medio, el industrial francés SNCF

Precisamente este operador también estaría en conversaciones, según adelantó Expansión, con otro de los interesados en formar parte del mercado ferroviario nacional tras la liberalización, Globalia. La compañía turística de Juan José Hidalgo podría estar, según señalan a La Información fuentes del mercado, tratando de tensar la cuerda para que la negociación con la compañía de Entrecanales comience a fluir. 

Pero más allá de esto, lo cierto es que Globalia ya cuenta con licencia ferroviaria -uno de los requisitos para poder ser uno de los competidores de Renfe en el futuro- y formó Iberrail Spanish Railroads hace ya varios años, en los primeros comentarios sobre la liberalización que se produjeron en 2015. Por todo ello, tampoco resulta extraño que quiera entrar como operador tras el proceso de apertura que vivirá el ferrocarril español. 

Sea como fuere, lo cierto es que el propio Entrecanales señaló hace apenas unos días, tras la junta general de accionistas de la compañía, que las conversaciones con los posibles socios estaban muy avanzadas, "pero no concluidas". Por ello, no concretaba si seguían hablando solo con uno o, por el contrario, mantenían aún conversaciones con varios operadores más para seguir con ese juego a tres bandas. De hecho, y según ha podido saber este medio, también habrían insinuado a modo de presión la posible alianza con Trenitalia, otro de los interesados, a modo de respuesta a la aspiración de los franceses de ostentar una mayoría accionarial. 

Pero Acciona no es el único. Por otro lado está el caso de Talgo que también aspira a conseguir uno de los tres paquetes de licencias para operar en la alta velocidad española que Adif sacará en los próximos meses. La compañía quiere poner en valor su experiencia en el sector y su capacidad industrial como una de las grandes constructoras globales de material rodante y lanzarse a competir con Renfe sin depender de ella, ya que posee sus propios trenes. Lo cual tampoco impediría que Talgo se subiera finalmente al proyecto de Renfe y ya que se antoja complicado rivalizar con el actual monopolio terminara por convertirse en su socio preferente para la explotación del nuevo AVE liberalizado.

Pero el problema principal, y del que se han quejado varios de los operadores que quieren quedarse con una de las partes de este pastel, es de la escasez de surcos del tercero de los paquetes. Cabe recordar que la declaración de red de Adif dividía el conjunto de las líneas en tres paquetes: el primero comprendería alrededor de un 70% del tráfico y, según señalaron diversas fuentes en su momento a este medio, estará dirigida a la propia Renfe; un segundo paquete con alrededor del 20% -suficientemente apetecible para un operador-; y un tercero, sobre el que existen las quejas, con solo un 10%. 

Este último paquete, denominado 'C', apenas supone tres viajes directos en cada una de las líneas principales de AVE (Madrid-Barcelona, Madrid-Sevilla, Madrid-Valencia), por lo que para muchos de los aspirantes a operadores se queda corto y apenas aportaría rentabilidad. En un inicio, se especuló con que este podría ser el paquete que se quedase la alemana Deutsche Bahn a través de su firma 'low cost', pero por ahora, no ha habido una comunicación oficial al respecto. 

Teniendo en cuenta todo esto y la gran cantidad de operadores interesados en formar parte de este nuevo hito en la historia ferroviaria de nuestro país, no parece disparatado que, de no conseguir alcanzar acuerdos antes del próximo 31 de julio -fecha límite para presentar solicitudes de capacidad de red a Adif- cada uno de ellos pueda hacerlo por separado para tratar de garantizarse una parte del pastel frente a los competidores. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING