Viernes, 22.03.2019 - 05:58 h
Comienza un período de adaptación de seis meses

Proyecto Onyx: EEUU pone en marcha las pruebas para 'robotizar' a sus soldados

Los primeros que medirán las virtudes y defectos del ingenio que usa Inteligencia Artificial serán miembros de las 10ª División de Montaña.

Un soldado de EEUU probando el exoesqueleto Onyx (Foto: Lockheed Martin)
Un soldado de EEUU probando el exoesqueleto Onyx (Foto: Lockheed Martin)

Los planes del Departamento de Defensa de EEUU pasan por convertir a las Fuerzas Armadas en una especie de batallón galáctico, capaz de enfrentarse con solvencia a las amenazas futuras. En estos momentos desarrolla armas avanzadas como cañones láser, drones de combate capaces de despegar desde portaaeronaves, y su última iniciativa es la de 'robotizar' a las tropas.

Durante este mes de diciembre los miembros de una selecta unidad comenzarán a probar el uso de un exoesqueleto bautizado como ONYX. Así lo desveló Lockheed, al informar de un primer contrato por el que recibirá 6,9 millones de dólares para suministrar este dispositivo que aumenta la fuerza y capacidad de cada soldado haciendo uso de Inteligencia Artificial.

Bajo un acuerdo de dos años como único suministrador, Lockheed Martin se compromete a mejorar los componentes de Onyx con ayuda de las pruebas a las que sea sometido por los miembros de las Fuerzas Armadas en maniobras.

Tal y como avanzó el portal Armytimes, serán miembros de las 10ª División de Montaña los primeros que pondrán a prueba las virtudes y defectos del Onyx. El objetivo es medir qué capacidad tiene para reducir las lesiones y la fatiga a la hora de trabajar en un entorno natural de gran dureza, ya sea portando cargas pesadas o realizando aprovisionamiento de munición de gran calibre.

El US Army Natick Soldier Research, Development and Engineering Center (NSRDEC) lleva años tratando de incorporar este tipo de ingenios al día de las unidades desplegadas en los diferentes escenarios en los que combaten las tropas estadounidenses, pero solo hasta ahora ha creído posible hacerlo, mediante el empleo del desarrollo de Lockheed.

A partir de este mes el proyecto dispondrá de seis meses en los que soldados e ingenieros de la empresa contratista trabajaran juntos para identificar problemas o proponer mejoras al dispositivo. Durante ese tiempo, hay que destacar que no será la única tecnología que probarán los miembros de la citada división de montaña, ya que contarán con las 'mulas' robóticas desarrolladas por DARPA, la agencia de investigación militar del 'Tío Sam'.

Los avances logrados con el Onyx han sido posible gracias a las pruebas que se realizaron en su día con un proyecto pionero llamado HULC, que posteriormente se derivó hacia el campo médico siendo adaptado por B-Temia para las personas con graves lesiones en las extremidades.

Del desierto a la nieve

La clave del futuro militar del Onyx estará en la capacidad de la empresa contratista de lograr una versión 'rugerizada', un termino empleado en el entorno de la defensa para señalar las versiones de productos civiles adaptadas a las duras condiciones de las zonas de combate, en las que los materiales han de poder trasladarse de la nieve al desierto o incluso al agua.

Tanto el Pentágono como el propio fabricante defienden que el Onyx permite cargar una mochila con 20 kilos de peso en una pendiente con hasta un 15% de desnivel durante horas, con un limitado cansancio del operador. Recientemente fue galardonado por la revista Popular Science en su lista de los 100 mejores inventos del año.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios