Ingresos extraordinarios

Renfe salvará los resultados de 2022 con 83 millones de la Operación Chamartín

El operador incumbente tiene previsto cerrar el ejercicio con un resultado operativo positivo por la venta de los terrenos en Madrid a Distrito Castellana Norte. Sin ellos, terminaría el año en números rojos.

Un viajero junto a un tren del AVE, en la Estación de Madrid-Puerta de Atocha, en Madrid (España), a 11 de enero de 2021. Adif restableció ayer la circulación, interrumpida a causa del temporal de intensa nieve provocado por la borrasca ‘Filomena’, en varios puntos de la red con destino y origen Madrid. Así, se ha restablecido la circulación por ambas vías entre Puerta de Atocha y Sevilla/Málaga, entre Puerta de Atocha y Levante y entre Puerta de Atocha y León. Asimismo, se ha restablecido la circulación en los corredores de Alta Velocidad hacia el Sur, Levante y Valladolid y el servicio comercial entre Puerta de Atocha y Toledo. Cercanías restableció a lo largo de ayer las líneas C2 (Guadalajara / Atocha / Chamartín), C3 (Chamartín-Aranjuez) y C3A (El Escorial-Aranjuez), y C5 (Móstoles-El Soto / Atocha / Villaverde Alto).
11 ENERO 2021;GRAN NEVADA;TRANSPORTES
Jesús Hellín / Europa Press
  (Foto de ARCHIVO)
11/1/2021
Un tren de Renfe.
Europa Press

Con la esperanza de que apenas se note la crisis del coronavirus en el tráfico de viajeros, Renfe afrontará 2022 con la previsión de cerrar un ejercicio sin números rojos. Ante el equilibrio entre los ingresos y gastos de explotación, la operadora espera dar un impulso a su resultado con una partida extraordinaria por la venta de sus terrenos en la conocida como Operación Chamartín, el ambicioso plan inmobiliario para la ciudad de Madrid impulsado por BBVA, Merlín y San José a través de Distrito Castellana Norte. La decisión, que se traducirá en 80 millones de ingresos extra, permitirá a la compañía terminar el ejercicio con un ebitda de 33 millones de euros, rompiendo de lleno con el resultado que se registrará este año.

Así lo confirman fuentes cercanas a la compañía a La Información, que desgranan la partida dedicada a la enajenación del inmovilizado para los próximos años incluida en los últimos Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022. Aunque la cifra asciende a aproximadamente 87 millones, una pequeña parte corresponde a "achatarramiento o venta de material a terceros", explican las mismas voces. La inmensa mayoría de este dinero, no obstante, forma parte del gran proyecto urbanístico de la ciudad de Madrid, que lleva años tratando de ver la luz verde definitiva. 

El dinero que la compañía junto al gestor ferroviario Adif iba a recibir por vender sus más de 100.000 metros cuadrados ha variado con el paso del tiempo, aunque respetando siempre el calendario de pagos diferido en 20 años. En su última memoria anual, Renfe explicó que la superficie que le correspondía al grupo había pasado de ser de 313.414 metros cuadrados a únicamente 58.590, por lo que según el reparto pactado en 2012 -año del primer acuerdo-, el porcentaje del pastel de Renfe correspondiente con la operación pasaría del 15,973% al 5,041%

Sin embargo, el perjuicio generado para el grupo por las nuevas condiciones sobrevenidas desde el inicio de la operación -la segregación de Renfe y Adif en dos sociedades estatales distintas, principalmente- determinaron que finalmente dicho porcentaje sería el 8,13%. Pese a que los planes iniciales de este plan dieron sus primeros pasos en 1993, cuando el ministerio de Transportes -entonces Fomento- lo lideraba el socialista Josep Borrell, los continuos retrasos y bloqueos de la administración han impedido que el ritmo del proyecto dejara de ser intermitente. 

Con todo y pese a la venta de los terrenos, Renfe seguirá ligada al proyecto. La compañía ferroviaria forma parte de la comisión gestora del centro de negocios del proyecto desde este mes de junio. El objetivo de esta agrupación, en la que también está el banco malo Sareb y la inmobiliaria Aliseda, es "trabajar durante los próximos meses en la elaboración de las bases y estatutos de la futura Junta de Compensación del Centro de Negocios, entidad que se encargará de redactar el proyecto de reparcelación y de gestionar y costear las obras de urbanización", según trasladaron en un comunicado oficial este verano.

Más de 2.400 millones de ingresos

El resultado de operaciones positivo de Renfe del próximo ejercicio romperá con los números rojos con los que prevé cerrar este año. Para 2021, la compañía dependiente de Transportes tiene anotadas pérdidas operativas de 318 millones de euros y unos números rojos totales de 345 millones. El motivo no es otro que los efectos que la pandemia ha seguido teniendo en el tráfico ferroviario, sobre todo en el de pasajeros. Durante este año, la compañía ha ido experimentando una recuperación paulatina y continua, con distinta intensidad entre sus modalidades (Cercanías, Media Distancia y Larga Distancia) y rutas (Madrid-Sevilla se ha comportado mejor que otras líneas de alta velocidad). 

De esta forma, el plan de previsiones de los PGE marca que los ingresos para este 2021 serán finalmente de 1.565 millones de euros, si bien para el ejercicio siguiente se dispararán hasta 2.490 millones de euros. Este notable aumento se producirá, incluso, pese al despliegue de competidores como Ouigo (SNCF) con precios agresivos frente al AVE. Habrá que esperar a 2023 para saber cómo habrá afectado la presión en las ventas  la entrada de otro operador privado, Ilsa, que empezará a operar a finales de 2022 de la mano de accionistas de Air Nostrum y el operador italiano Ferroviaria dello Stato

Mostrar comentarios