Martes, 10.12.2019 - 15:10 h
Por las elecciones autonómicas

'Límite 26 de mayo': el taxi madrileño se queda sin tiempo para la norma anti Uber

Quedan sólo seis plenos y apenas dos meses para tramitar el proyecto de ley antes de la disolución de la Asamblea de Madrid previa a las elecciones.

La temperatura de las protestas del taxi sigue estando muy alta
La temperatura de las protestas del taxi sigue estando muy alta. / EFE

No hay mucho margen de maniobra. El taxi de Madrid afronta este martes la novena jornada de huelga indefinida. Pero el tiempo se le agota. Sólo quedan seis plenos de la Asamblea de Madrid antes de la disolución de cara a las nuevas elecciones regionales. En este tiempo deberán lograr la aprobación de la modificación de la ley para limitar a los vehículos de alquiler con conductor (VTC). Y las posiciones siguen muy encontradas.

La fórmula elegida para acelerar al máximo los plazos es el proyecto de ley de lectura única y por vía de urgencia. Permite no introducir enmiendas, con lo que sólo se deberá debatir y votar en la Asamblea. Pese a ser una vía 'exprés', el calendario no da mucho espacio. Quedan por delante seis plenos del Parlamento regional antes de su disolución. La fecha límite: 21 de marzo.

Antes, según confirman fuentes conocedoras del procesos, debe ser aprobado por el Consejo de Gobierno de la Comunidad (se celebran todos los martes). A partir de ahí da el salto a la Mesa, el órgano rector del Parlamento. Ésta deberá dar luz verde a que se tramite por lectura única. El equipo de Ángel Garrido necesitará los votos de otros partidos, pues cuenta con tres de los siete representantes. En teoría, Podemos y el PSOE lo respaldaría, siempre que se tratara de una iniciativa que tuviera el apoyo completo del sector del taxi.

Aun con esa fórmula, los plazos se acortan cada vez más. Son seis plenos: 7, 14 y 21 de febrero y 7, 14 y 21 de marzo. Para el del 7 sería muy complicado, por lo que no quedan muchas más oportunidades para cumplir con todos los plazos. Y máxime con la situación que hoy por hoy hay entre las partes que deben negociar.

Las posiciones están muy enfrentadas. El presidente de la Federación Española del Taxi (Fedetaxi), Miguel Ángel Leal, confirma que no ha habido contacto alguno con la Comunidad desde la reunión que tuvo lugar el pasado jueves. El viernes rechazaron la propuesta de regulación acordada por la administración regional y el Ayuntamiento de la capital para exigir estar a un mínimo de 300 metros de un coche de Uber o Cabify para poder precontratarlo.

Desde esa fecha no ha habido ninguna propuesta por parte del sector del taxi, según confirman fuentes de la Comunidad, que no va a mover ficha -al menos por ahora- mientras que no lo haga el taxi.

Castigo a la imagen del taxi

Y desde esa fecha, la temperatura de las protestas de los taxistas ha seguido muy alta. El colapso del Paseo de la Castellana entre el domingo y el lunes despertó muchas críticas de los ciudadanos. Y desde el colectivo son conscientes. "Sí, estamos perdiendo crédito en la sociedad... pero, ¿qué hacemos? ¿Dejamos este conflicto enquistado y que vengan 9.000 licencias desreguladas?", explica Miguel Ángel Leal.

Pese a ello, están convencidos de seguir adelante en las protestas. "La huelga está produciendo un dolo económico importante para los taxistas, pero la moral está alta", apunta Leal. Según dice, no votarán la desconvocatoria mientras no haya una propuesta nueva por parte de Madrid donde se incluya una limitación temporal (y no en metros) a la precontratación de Uber y Cabify.

Desde algunos colectivos del taxi como la propia Fedetaxi siguen mirando al Ministerio de Fomento para que dé un paso adelante. "El Gobierno tiene la llave: puede meter la regulación de las VTC en el decreto que ahora está abierto porque se va a tramitar como proyecto de ley", apunta. Esa puerta sigue abierta desde hace más de dos meses. El 16 de noviembre fue la primera ampliación del periodo para presentar enmiendas. La última fecha límite es el 5 de febrero.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING