El Ejecutivo sigue confiando en Mediapro

El Gobierno y RTVE 'premian' a Roures con contratos tras ser señalado por el 1-O

Overon, propiedad de Mediapro, se hace por 1,5 millones con el servicio de transmisión de la señal de televisión de la Corporación pública. 

Jaume Roures, presidente de Mediapro.
Jaume Roures, presidente de Mediapro.

Mediapro, la compañía presidida por Jaume Roures y que se encuentra en trámites de venta al grupo chino Orient Hontai, acaba de recibir un importante contrato de RTVE: el servicio para que los programas e informativos de TVE y RNE puedan emitir en directo y realizar retransmisiones desde diferentes puntos de España. Se trata de un acuerdo estratégico para la Corporación y que es adjudicado al empresario catalán menos de una semana después de conocerse el informe de la UCO de la Guardia Civil en el que le situaba como uno de los miembros del "comité ejecutivo" del procés independentista del antiguo Govern de Puigdemont.

El contrato que gestionará Mediapro será el servicio de transmisión vía satélite de las señales tanto de televisión como de radio a través de estaciones terrenas transportables (ETTs). Son las famosas unidades móviles con las que se hacen posibles las conexiones entre plató y los periodistas desplazados a un evento, tanto para los directos como para los llamados 'falsos directos'. Y será Overon, la filial propiedad cien por cien de Mediapro, la encargada de realizar este servicio para la Corporación que preside José Antonio Sánchez.

En concreto, Overon facilitará a RTVE cuatro unidades móviles durante las 24 horas al día y los siete días de la semana para cualquier necesidad de los informativos o programas de la televisión o la radio públicas, así como otras tres estaciones que estarán disponibles para la Corporación durante 12 horas al día de lunes a viernes laborales. Mediapro será también la encarga de alquilar el llamado "segmento espacial" a Abertis, es decir, el ancho de banda del satélite para que la señal pueda llegar a Prado del Rey o a Torrespaña.

El valor total del contrato asciende a 1.536.460,78 euros, impuestos incluidos, y se reparte en tres lotes por un servicio de cuatro meses prorrogable por otros dos. La valoración que hace RTVE de los servicios de Overon es prácticamente perfecta, ya que otorga una puntuación de 10 en dos de los lotes y una valoración de 9,7 en un tercero. Se trata, por tanto, de una propuesta difícil de igualar para cualquier empresa del sector audiovisual, según consta en el informe de adjudicación del expediente. Mediapro, además, ha conseguido ajustar el precio del contrato en casi 400.000 euros ya que el presupuesto de licitación ascendía a 1.913.957,40 euros.

Jaume Roures.
Jaume Roures.

A este contrato de RTVE con Overon hay que añadir otra reciente licitación por parte del Gobierno a la misma empresa propiedad de Mediapro. El Boletín Oficial del Estado publicaba a principios de año la firma de un contrato con Overon por valor de 508.000 euros para ofrecer el servicio de la señal audiovisual en alta definición y la transmisión por videostreaming de las comparecencias públicas del presidente del Gobierno, la vicepresidenta y el portavoz del Ejecutivo mientras se encuentren en territorio español. 

Roures, señalado por el 1-O

Ambos contratos con la empresa filial de Mediapro llegan en plena polémica por la investigación de la Guardia Civil sobre los preparativos del 1-O. La UCO sitúa al empresario y fundador de la compañía audiovisual en el centro del desafío independentista del Govern catalán. Amparándose en el documento denominado 'Enfocats', considerado la hoja de ruta del 'procés' para la declaración de independencia de Cataluña e incautado en el domicilio de Josep María Jové, número dos del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, la Guardia Civil concluye que Roures "podría integrarse en el Comité Ejecutivo que se plasmó en aquel documento en calidad de profesional experto en el ámbito de la comunicación".

Los investigadores detallan que el empresario fue quien el pasado 1 de octubre habilitó un centro de prensa donde el gobierno catalán fue ofreciendo las ruedas de prensa informando sobre el desarrollo y el resultado del reférendum ilegal. Efectivamente, Mediapro aprovechó la existencia de una demanda informativa para habilitar un lugar en el que pudieron trabajar periodistas nacionales e internacionales. La compañía cobró 10 euros a los profesionales que quisieron acreditarse.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios