GSAM continúa monitorizando la situación

El Mobile Congress deja abierta la opción de salir de Barcelona pese al 155 y el 21-D

Los organizadores del Congreso de Móviles siguen muy pendientes todo lo que ocurra en las elecciones en Cataluña y la formación del nuevo Govern.

Mobile Congress de Barcelona.
Mobile Congress de Barcelona.

El Mobile World Congress (MWC) de Barcelona sigue en el aire. La edición de 2018, entre el 26 de febrero y el 1 de marzo, ya está cerrada, pero su continuidad en la ciudad condal a partir de entonces no está ni mucho menos confirmada. Así, que el evento más importante de la tecnología móvil siga celebrándose en Cataluña dependerá de la deriva del nuevo Govern de la Generalitat. Si gana el bloque independentista y el Ejecutivo electo sigue apostando por una ruptura unilateral con el Estado español, los organizadores del Congreso no han descartado tomar decisiones drásticas, como llevarse la cita a otra ciudad u otro país. De momento, continúan monitorizando la situación desde la distancia.

Aunque la Asociación Mundial de Operadores de Telefonía Móvil (GSMA), la organizadora del MWC, tiene sellado un acuerdo para mantener la sede del evento en Barcelona hasta 2023, el desafío independentista lleva poniendo en jaque desde el pasado mes de octubre que la cita siga celebrándose en el Palacio de Congresos ubicado junto a la Plaza de España. Unos días después del referéndum del 1-O, GSMA confirmó que se encontraban "pendientes" de la situación política en Cataluña. Ahora, dos meses después, nada ha cambiado.

Así, tras la aprobación de las dos leyes de desconexión en el Parlament y la aplicación del artículo 155 de la Constitución que trajo aparejado el cese de todo el Govern de Puigdemont, los organizadores del Mobile siguen con la mirada puesta en lo que pueda ocurrir el próximo 21-D. No descartan nada, aseguran fuentes implicadas en el Congreso. Por otro lado, un portavoz oficial de GSMA en Londres afirma a La Información que "continúan monitorizando los acontecimientos en España y Cataluña y evaluando cualquier impacto potencial para el Mobile World Capital y el Mobile World Congress". 

La situación, por tanto, no está calmada. Solo una victoria del bloque constitucionalista y un Gobierno liderado por Inés Arrimadas o Miquel Iceta, y que descarte la ruptura unilateral durante los próximos cuatro años, podrá transmitir la seguridad que necesitan los organizadores del MWC. En caso contrario, la de este 2018 podría ser la última edición en Barcelona del evento más importante del mundo de los teléfonos móviles si los independentistas vencen en las urnas y no ceden en las posturas que han mantenido hasta ahora. El acuerdo, en definitiva, es hasta 2023 para continuar en la ciudad condal, pero nada impediría llevárselo a otra ciudad.

En su informe anual de 2017, GSMA destaca que el Congreso Mundial de Móviles aporta "beneficios a los ciudadanos de Barcelona, Cataluña y España", un comentario en referencia a los ingresos económicos que supone que este evento se celebre cada año en la ciudad condal. El Gobierno central, consciente de todo esto, ya se ha movilizado para intentar retener el MWC y que no se marche a otro país. Les ha garantizado seguridad jurídica de cara a futuras ediciones.

El peligro de los antisistema y los hoteles fraudulentos

El órdago independentista no es el único problema que rodea al Mobile. Otro inconveniente con el que se encuentran los organizadores son las acciones de boicot que protagonizan un grupo de antisistema que intenta evitar que el Congreso de móviles se celebre en Barcelona. Estos individuos radicales, cercanos a la CUP y a las juventudes de ERC, ya han protagonizado incidentes en pasadas ediciones, llegando a quemar contenedores de basura y cortando calles céntricas de la ciudad. Este 2018 ya se están organizando para intentar que sus protestas lleguen a los medios de comunicación.

La organización del Mobile World Congress también ha alertado a los cientos de directivos y profesionales del mundo de la telefonía que acudirá a Barcelona en algo más de dos meses del problema de los hoteles falsos. Según las recomendaciones que les han enviado, existen empresas fraudulentas que prometen alojamiento a estos visitantes, cobran la gestión y luego resultan ser falsas. Algunos nombres de estas compañías son Allen & Stratton Events, Euro-Events, International Trade Show Council (ITC), Premier Destinations, Star Eventz o Universal Shows, entre otras. Se trata de teóricas firmas que cambian de nombre cada año y cuyo único fin es engañar a los profesionales de todo el mundo que buscan alojamiento en la ciudad condal durante los días del MWC. La organización recomienda realizar reservas solo en los establecimientos oficiales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING