Martes, 19.11.2019 - 09:25 h
Caos en los turnos de trabajo

Hablan los policías de El Prat: escraches, 14 horas de trabajo y comiendo de pícnic

Los agentes de la Policía Nacional están alojándose en hoteles de la costa y los de la Guardia Civil en cuarteles. No saben cuándo dejarán Cataluña.

Hablan los policías de El Prat: escraches, 14 horas de trabajo y comiendo de pícnic
Hablan los policías de El Prat: escraches, 14 horas de trabajo y comiendo de pícnic. / EFE

Centenares de agentes 'antidisturbios' de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se encuentran en Cataluña en unas horas críticas. Proteger el Aeropuerto de El Prat, el Puerto de Barcelona, las comisarías y edificios oficiales y garantizar la seguridad en las calles es su misión. Pero las primeras horas no están siendo fáciles para ellos. La Información ha podido recoger el testimonio de algunos de estos agentes que han sido destinados a Cataluña 'sine die'. Se quejan de la falta de previsión por parte del Ministerio del Interior ante unas jornadas tumultuosas que estaban anunciadas desde hace semanas.

Son más de 1.500 funcionarios policiales los que han llegado a Cataluña desde diferentes puntos de España. Se espera, además, que se incorporen refuerzos en las próximas horas porque la situación no es ni mucho menos tranquila. Infraestructuras estratégicas, carreteras, puntos neurálgicos de Barcelona van a ser sus lugares de trabajo durante estos días. El problema con el que se han encontrado nada más llegar a estos puntos es que parece que no se ha planificado como debería el día a día y ellos lo están sufriendo.

Según denuncian varios policías que están participando en el despliegue especial en Cataluña con motivo de la sentencia del 'procés', las condiciones en las que tienen que hacer frente al 'Tsunami Democràtic' son lamentables. Así lo relatan: el lunes, a escasas horas de que el Tribunal Supremo publicara su decisión, decenas de 'antidisturbios' fueron convocados a las 3 de la mañana en las puertas de los hoteles donde están alojados. Se trata, en la mayoría de los casos, de establecimientos costeros, en Tarragona y en el norte de la provincia de Barcelona. Subieron a los furgones y partieron por carretera camino del Aeropuerto de El Prat. 

Furgón de la Policía atacado en El Prat.
Furgón de la Policía atacado en El Prat. / La Información

En El Prat trabajaron en turnos de 12, 14 y hasta 16 horas. Los miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP) fueron dejando el aeropuerto en función de la incorporación de nuevos compañeros. Pero los relevos no fueron suficientes ante la ola de independentistas que iba llegando por minutos y por eso algunos grupos tuvieron que estar allí tantas horas. Cuando llegaron a su hotel a descansar sus superiores les volvieron a convocar para las 3 de la madrugada, aunque finalmente les dejaron descansar unas horas más.

Hubo cargas, pero faltó personal y se echó de menos una mejor previsión a la hora de comer y cenar. Agentes desplegados en la ciudad condal tuvieron que alimentarse a través del pícnic que les facilitaron en el hotel donde se están alojando estos días. No fue fácil parar y buscar comida mientras una turba de manifestantes intentaba bloquear El Prat al 'estilo Hong Kong'. En el segundo día de protestas, ayer martes, también tuvieron que recurrir a las bolsas de comida que les ofrecen en los alojamientos. 

Lo que les preocupa a los policías afectados por esta situación es que puede prolongarse en el tiempo. Algunas reservas en los hoteles finalizan este fin de semana, pero la previsión es que continúen allí ante el intento de 'Tsunami Democràtic' de dilatar durante semanas las acciones de desobediencia en las calles. Por eso desde la Guardia Civil ya están llegando a Cataluña varios centenares de nuevos agentes con el objetivo de completar el despliegue especial.

Otro problema con el que se están empezando a encontrar los policías y guardias civiles desplazados a Cataluña son los escraches y acciones violentas que ya sufren. El pasado lunes, en El Prat, varios furgones de la UIP fueron atacados con piedras. Hubo rotura de cristales y daños menores en los vehículos oficiales. En la comisaría de Vía Laietana ocurrió algo similar. Finalmente los agentes recibieron la orden de cargar ante la muchedumbre que estaba rodeando las dependencias policiales.

Piedra lanzada contra la Policía en El Prat
Piedra lanzada contra la Policía en El Prat, / La Información

En los hoteles donde se están alojando también se están empezando a vivir algunas acciones de boicot. Son vecinos que les identifican y que les insultan cuando salen a la calle. Algo similar ocurre en los cuarteles de la Guardia Civil, donde están durmiendo los agentes del GRS (Grupo de Reserva y Seguridad) que han llegado a Cataluña.

Un sindicato pide una medalla al mérito policial

El sindicato de Policía Jupol ha reclamado al ministro del Interior una serie de medidas ante esta situación que están sufriendo los agentes enviados a Cataluña. En primer lugar piden la retribución de estas actuaciones especiales como horas extraordinarias. También solicitan que se pongan en marcha todos los medios disponibles para evitar "escraches, caceroladas y medidas de presión en los centros de descanso" de los agentes, explica su secretario general, José María García.

Y dos medidas más: la imposición de la Orden del Mérito Policial con Distintivo Blanco (no remunerada) para todos los agentes que participan en estos operativos -así como para los que estuvieron con motivo del 1-O- y que haber estado destinado de forma permanente en Cataluña sea tenido en cuenta a la hora de solicitar un destino, al igual que se valora haber sido destinado en País Vasco, en la baremación y se perciba un complemento especial.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING