Viernes, 03.04.2020 - 07:24 h
Rompe amarras con los bancos

Cs liquida toda su deuda con Santander en pleno pulso político por la investidura

El partido ha conseguido amortizar todos los créditos que pidió a entidades bancarias. Solo le queda un aval contraído con Caixa por 800.000 euros.

Rivera y algunos miembros de su ejecutiva este viernes
Rivera se desconecta de la banca en plena presión para que gire a la abstención. / EFE

Ciudadanos rompe amarras con los bancos. Todos los créditos que tenía contraídos el partido naranja han sido liquidados, de modo que no debe ni un euro a las entidades financieras. Es una situación inusual y única en su corta pero intensa historia, ya que la formación de Albert Rivera siempre recurrió desde su nacimiento a estos préstamos con los que ha podido sufragar los gastos de las diferentes campañas electorales. Ahora, por primera vez, han prescindido de esta financiación también para el maratón de comicios que se ha sucedido este 2019.

Cs "liquidó en el ejercicio 2017 los créditos contraídos por los diferentes procesos electorales incurridos en los ejercicios anteriores, por lo que se cierra el ejercicio sin ningún crédito". Es la conclusión que el secretario de Finanzas del partido, Carlos Cuadrado, refleja en el balance del año pasado que acaba de elevar al Tribunal de Cuentas. La formación, por tanto, no tiene ninguna deuda ni ningún compromiso financiero con bancos a fecha de 31 de diciembre de 2018. Únicamente tiene contraído un aval con CaixaBank por valor de 800.000 euros y que fue suscrito para el alquiler de su sede nacional en la calle Alcalá de Madrid.

De esta forma, Cs ha amortizado en un tiempo récord los créditos que solicitó para las diferentes elecciones de 2015 y 2016, todos ellos autorizados por el Banco Popular y que habían sido heredados por el Santander tras su adquisición. Así, para las primeras generales de hace cuatro años, la formación naranja recibió hasta 9 millones de euros del Popular; para las segundas, 5,5 millones; y para las municipales y autonómicas, 1,1 millones. A estas cantidades hay que sumar 325.000 euros para las gallegas y 110.000 para las vascas. Todos, como decimos, han sido pagados ya.

¿Cómo ha liquidado Cs todos estos créditos que también solicitaron PSOE y PP al Popular y que el bipartidismo va a tardar años en amortizar? Fuentes de la formación liderada por Rivera indican que la generación de recursos propios ha posibilitado terminar con esta deuda financiera en apenas dos años. En efecto, Ciudadanos lleva cuatro años registrando superávit en sus cuentas anuales, algo inusual en partidos políticos. Por ejemplo, en 2018 ganó 1,5 millones y en 2017 la nada despreciable cantidad de 4,9 millones. Puede consultar sus cuentas de 2018 a continuación:

Todos los créditos que ha amortizado Cs el año pasado provenían del desaparecido Banco Popular (desde ayer mismo Santander). Eran préstamos que constituían el principal sustento económico de PSOE, PP y también de Cs cuando debían encarar una cita con las urnas. Se los concedió la oficina especializada en financiación de partidos políticos, una sede autónoma abierta por iniciativa de Luis Valls-Taberner, del Popular muy cerca del Congreso de los Diputados, en la calle Alcalá. Ahora, ese grifo de financiación también ha llegado a su fin para el resto de formaciones.

Hay que destacar que Ciudadanos se quita de encima toda su deuda con los bancos en un contexto nada agradable con las entidades financieras. Y es que la formación está recibiendo fuertes presiones de sectores del Ibex 35, incluida la banca, para que gire en sus posiciones de cara a la investidura de Pedro Sánchez y acepte negociar con el PSOE. Sin embargo, el propio Rivera ha asumido en primera persona la respuesta a estos poderes económicos y les ha respondido instándoles a crear un partido político propio y presentarse a las elecciones. 

Incluso, desde el PSOE algunas fuentes han pedido "que Botín coja el teléfono y llame a Rivera". Quieren que desde el Santander y otras entidades financieras se presione a la formación naranja para que se abra a una abstención. En la entidad también han mostrado su simpatía hacia un pacto PSOE-Cs. Así, la firma envió un informe a grandes clientes horas después de las elecciones generales mojándose, según avanzó El Independiente: "La coalición entre PSOE y Ciudadanos probablemente complacería a los mercados financieros dado que la postura liberal de Ciudadanos sería mejor recibida que el populismo de Unidas Podemos".

Además de acabar con esta dependencia financiera de los bancos, Ciudadanos ha vivido un 2018 de lo más dulce en el terreno económico, a pesar de no haber sido un año electoral (solo se celebraron comicios en Andalucía). Así, las aportaciones privadas a la formación naranja se dispararon casi un 25% y llegaron a los 4,1 millones de euros. Esta partida se nutre esencialmente de las cuotas de afiliados, que el año pasado alcanzaron su récord: 3.234.708,31 de euros. De esta forma, Cs está apunto de alcanzar al PP, ya que el partido de Pablo Casado ingresó en 2018 un total de 3,6 millones de las cuotas de sus afiliados.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING