Sábado, 30.05.2020 - 13:34 h
Una decisión histórica decidida en horas

Así cerró Sánchez la economía: un duro dossier de Sanidad y la presión de Iglesias

El Gobierno cambió en unas horas de opinión. Sanidad recomendó cerrar la actividad para frenar el avance del virus. Empresarios e Ibex se resistieron.

Así cierra Sánchez la economía: un duro dossier de Sanidad y la presión de Iglesias
Así cierra Sánchez la economía: un dossier de Sanidad y la presión de Iglesias / Moncloa

El Gobierno va a dar cerrojazo total a la actividad económica en una decisión que se ha tomado en apenas unas horas. Hasta este viernes Moncloa y la Vicepresidencia económica de Nadia Calviño transmitían que, pese a las presiones que existían en el seno del Ejecutivo y a las que venían desde fuera, la opción no estaba contemplada. Pero el mismo viernes todo cambió y Sánchez asumió que tenía que tomar la vía italiana, endureciendo aún más el confinamiento. Esperan quince días duros y sobre la mesa ya empieza a estar la opción de una segunda prórroga del estado de alarma.

El cierre total de la economía venía planeando en Moncloa desde el lunes. Ese día Pablo Iglesias ya lo había puesto encima de la mesa: parar toda la actividad no esencial ya, defendió. El vicepresidente segundo transmitió a Sánchez que era una medida que debía adoptarse con carácter de urgencia ante las escenas diarias de trabajadores en transporte público o ante la evidencia de que la construcción, entre otros sectores, no había parado. Unidas Podemos presionó durante la semana al presidente e incluso fuentes del partido morado llegaron a asegurar que el asunto, si se aprobaba la medida, iba a contar con todo el apoyo de la formación morada. Al final ambos líderes pactaron no hacer ruido. Los sindicatos, por su parte, también jugaron fuerte a favor del cerrozajo, lo mismo que varios líderes autonómicos, como Quim Torra y Fernando López Miras.

Al otro lado de la trinchera se situaban los empresarios que defendieron ante Moncloa y Economía la opción de no parar totalmente por el daño que podría provocar esa decisión a la economía en general y al PIB en particular. La recuperación, añadían, sería aún más complicada. Sánchez y Calviño abrazaron esta tesis de la "continuity" y así lo manifestaron en público y privado: "Es difícil entender en qué consisten esas solicitudes cuando ya la actividad económica está suficientemente ralentizada", llegó a decir la vicepresidenta económica.

El viernes la situación empezó a dar un giro. Fuentes de Moncloa aseguran que Sánchez estuvo encerrado en su despacho con sus cuatro pretorianos hasta altas horas de la noche. Es ahí cuando empezaron a darse cuenta de que había que endurecer el confinamiento. Los ministerios ya habían hecho el trabajo previo y habían preparado borradores con medidas aún más restrictivas. La decisión aún no estaba tomada, pero sí se estaba valorando en la sala de máquinas de Moncloa.

Fuentes del Gobierno explican que el cerrojazo de la actividad empresarial se decidió en la mañana de este sábado tras dos citas en Moncloa en las que Sánchez se rindió ante los datos. Primero, a las 10:30, se reunió por vídeoconferencia con el comité científico compuesto para luchar contra el coronavirus. Y luego, a las 11:30, llegó el turno del encuentro diario del comité de gestión técnico. Es ahí cuando, dicen en el Ejecutivo, todo cambió.

Los responsables de Sanidad, con Salvador Illa a la cabeza, presentaron un dossier con datos tumbativos. La conclusión: había que endurecer el confinamiento porque, a pesar de que Fernando Simón admitió que el pico de la curva está cada vez más cerca, todavía se están registrando altas cifras de contagios. Y esas cifras no son, precisamente, de españoles que están siguiendo a rajatabla la cuarentena. Además, solo así se podrá reducir la presión sobre el sistema sanitario, una situación que se prolongará durante más semanas aún que el estado de alarma. Ante esta evidencia, y con unos datos tan duros sobre la mesa, a Moncloa no le quedó más remedio que admitir lo que venían pidiendo tanto desde Unidas Podemos como desde los sindicatos. 

Las fuentes gubernamentales consultadas destacan que la decisión del cerrojazo total a la actividad empresarial se tomó siguiendo los criterios de los expertos sanitarios, que son la máxima autoridad en la lucha contra el coronavirus. 

Es necesario recordar que hasta el mismo día de ayer el Gobierno mantenía ciertas esperanzas en que la curva del coronavirus comenzara a aplanarse a inicios de la próxima semana. Es a partir de este lunes cuando, en principio, deberían empezar a hacerse efectivas las primeras medidas restrictivas (recuerdan en el Ejecutivo que son las más duras de Europa) y comenzar a ver cómo dicha curva se suaviza. Este lunes se cumplirán dos semanas de confinamiento real.

La presión para decretar el cierre total también ha llegado a Moncloa desde destacados sectores del PSOE, que se han mostrado partidarios de adoptar medidas aún más severas de confinamiento. Por ejemplo, la corriente del partido cercana a José Luis Rodríguez Zapatero ha abogado por elevar las restricciones aún más. Por eso para algunos la decisión de ayer fue una victoria. En esta línea se expresó el exministro de Industria, Miguel Sebastián, que ayer dijo: "El adelantamiento de la Semana Santa y cierre de todas las actividades no esenciales es la mejor medida que podría haber tomado el Gobierno. ¡Ahora sí vamos a derrotar al virus!"

el dato

La opción de las Arcas de Noé

¿Cuántos infectados por coronavirus hay realmente en España? El Gobierno habla de 64.000 pero puede haber contagiados en el hogar que no hayan tenido síntomas. O que sí pero a los que no se les ha hecho la prueba. Por eso una opción que ha llegado al Ejecutivo es la de habilitar hoteles como Arcas de Noé. Lo hicieron en china. Su objetivo era acoger a un gran número de enfermos con síntomas leves e intentar evitar que la enfermedad, muy transmisible, siguiera propagándose. El responsable de la Comisión Nacional de Salud de China, Ma Xiaowei, dijo que se trataba de una acción crucial para luchar contra el virus.

Sánchez informó ayer a los agentes sociales del cierre total de la economía antes de comparecer en Moncloa. El presidente explicó a patronal y sindicatos los motivos de la decisión. UGT y CCOO reaccionaron de mañana inmediata celebrando el paso al frente del Gobierno aseguran que esperan que "la ampliación del confinamiento sirva para frenar el contagio y reducir la presión al sistema sanitario". La CEOE, por su parte, declaró anoche el "desconcierto total" que va a provocar una decisión que respetan pero no comparten.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING