Viernes, 16.11.2018 - 20:07 h
Los vuelos de prueba ya están en marcha

Los drones de la DGT para 'freír' a multas se estrenarán en fiestas y eventos de ocio

Grandes premios de motociclismo, puentes, Semana Santa, Feria de Abril... son los actos en los que Tráfico volará sus nuevos radares aéreos.

Uno de los drones que vigilará a modo de pruebas las carreteras este puente
Uno de los drones que vigilará las carreteras españolas. / DGT

Los drones de la DGT ya están listos para desplegarse en las carreteras españolas. El proyecto para poner en funcionamiento cinco aparatos pilotados con mando a distancia fue aprobado durante el Gobierno del PP y heredado por el actual Ejecutivo socialista. De esta forma, Tráfico continúa adelante con el plan de sumar este nuevo método de vigilancia en las carreteras a los vehículos, motocicletas y helicópteros. Los vuelos se encuentran en pruebas y en 2019 comenzarán a operar... y a sancionar.

Los drones son el uno de los principales proyectos de la DGT para el próximo año. La dirección que capitanea Pere Navarro quiere realizar una implantación progresiva de esta nueva herramienta de vigilancia en las carreteras. De esta forma, según explican desde Tráfico, los aparatos tripulados a distancia se desplegarán en una primera fase en "operativos especiales de tráfico motivados por eventos deportivos, lúdicos o festivos".

Es decir, la DGT tiene previsto iniciar los vuelos operativos de sus drones con ocasión de puentes, la Semana Santa, los carnavales, la Feria de Abril, las Fallas... "En general, en eventos que supongan grandes desplazamientos de vehículos", indican las fuentes consultadas. A ellos se añaden otros actos relacionados con el mundo del motor con grandes premios del mundial de motociclismo (Jerez, Aragón y Valencia) o concentraciones de motoristas

Cinco drones listos para vigilar y sancionar

La flota de drones de la DGT está compuesta por cinco unidades: un Phantom 2, un Phantom 4 Pro, un Matrice 200 y dos S900. El Ejecutivo del PP tenía previsto comprar otras siete unidades, tal y como anunció el pasado mes de abril el exdirector general de Tráfico en la Comisión de Presupuestos del Congreso, pero ese proyecto ha sido paralizado por el nuevo Gobierno.

Los especialistas de la DGT valoran de los drones disponibles su "polivalencia, rápido despliegue, rendimiento y óptica embarcada" para ofrecer imágenes en tiempo real, de forma que se convierten en la alternativa perfecta en zonas geográficas y situaciones donde no es fácil desarrollar las misiones a través de helicópteros. A ello hay que añadir la mínima inversión que supone echar a volar un dron en comparación con el coste en horas de vuelo de los Pegasus, por ejemplo, los helicópteros que 'cazan' a los conductores incumplidores desde el aire

Entre los pilotos que van a pilotar estos cinco drones se encuentran algunos profesionales que ya manejan los helicópteros de la DGT y que, de forma voluntaria, aceptaron recibir el curso de capacitación necesario. Ellos, junto a otro grupo de personal civil, han tenido formación para la utilización de aeronaves pilotadas por control remoto de acuerdo a la homologación que establece la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

Vuelos de prueba en Las Rozas

La DGT lleva desde antes del verano realizando vuelos de prueba con sus cinco drones. Dichos vuelos se han producido en las inmediaciones de Las Rozas (Madrid), una zona apropiada para operar con estos aparatos con control remoto. De forma paralela, la DGT ha iniciado dos proyectos de coordinación con responsables de instalaciones aeroportuarias para fijar las condiciones de seguridad de estos vuelos. Así, se han firmado sendos protocolos con el Aeródromo de Ribadeo/Villaframila para vigilar el tráfico de la carretera N-642, y con el Aaeródromo de Cuatro Vientos, que es donde tienen su base los helicópteros de Tráfico.

A los drones hay que sumar los diez radares Pegasus (ocho que tenía y dos que incorporó a principios de año) capaces de detectar y grabar con un sistema giroestabilizado la velocidad de los vehículos controlados. El sistema utilizado, patentado por la firma canadiense L-3 Wescam, permite la captación de imágenes en movimiento en alta definición, es decir, a 1080 píxeles, como en una televisión plana de cualquier domicilio. La diferencia entre ambos dispositivos es que los drones no van a permitir conocer la velocidad de los vehículos incumplidores.

La DGT ofreció en 2016 datos sobre cuánto multaban los radares Pegasus: en sus tres primeros años de vida tramitaron 18.274 denuncias, más de 6.000 al año. En vías limitadas a 120 km/h, la velocidad media a la que circulaban los conductores denunciados era de más de 28 km por encima a la estipulada. La velocidad máxima detectada y denunciada en este tipo de vías fue de 242 km/h. En vías limitadas a 100 km/h, por su parte, la velocidad media de los conductores denunciados fue de 130 km/h y la velocidad máxima detectada y denunciada fue de 195 km/h. Asimismo, en las vías limitadas a 90 km/h, la velocidad media a la que circulaban los conductores denunciados era de 122,7 km/h, es decir, 33 km por encima de la velocidad estipulada en la vía. En estas carreteras limitadas a 90 km/h, la velocidad máxima a la que fue interceptado un conductor fue de 199 km/h.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios